Día 89: Retomando las pesas

Ayer fui al gimnasio y no sé por qué extraña razón me he dado cuenta que hace tiempo que no hago pesas.

Normalmente iba directo a la sala de musculación, pero últimamente me meto en la sala de cardio sin pensar y me voy directo a la bicicleta o a la cinta.

Parecerá una tontería, pero cada vez que me pongo a hacer pesas de forma asídua, noto como que me “hincho”. No estoy diciendo que crezca muscularmente hablando, pero sí que parece que mis músculos comienzan a absorber más nutrientes de los habituales, y eso implica un aumento de peso directo (que no significa que engorde ni que gane grasa, pero al final en la báscula se nota).

Por supuesto que es un peso extra pero de salud. No estamos haciendo nada mal, como por ejemplo comer lo que no debemos. Lo que hacemos es que estamos “despertando” a la musculatura, haciendo que se quede como más hidratada y funcional, de ahí esa “hinchazón”.

Hace años me comentaba un médico que cuando una persona deja de fumar, es inevitable engordar un par de kilos. La explicación que me dió no iba por el tema de comer compulsivamente para calmar la ansiedad, me dijo que nuestro cuerpo comenzaba a regenerarse completamente, y que los pulmones que estaban negros, contraídos y totalmente deshidratados, comenzaban a volver a ser como realmente son, “curándose” y volviendo a un aspecto sano.

Esa “vuelta a la normalidad” era la causante de que se ganasen ese par de kilos. Si antes un pulmón de fumador pesaba 500 gramos (cifra totalmente inventada por mi), con el pasar de los meses y su recuperación podría pesar 800.

Pues algo parecido es lo que ocurre con el ejercicio con pesas y nuestra musculatura.

Menú

  • Desayuno: Zumo y café con leche (mañana me compro mis batidos de proteína, lo prometo).
  • Almuerzo: 100 gramos de lomo de cerdo (fiambre).
  • Comida: Macarrones con carne (un plato normal) y ensalada.
  • Cena: Hamburguesa a la plancha con un poco de queso.

Ejercicio

  • 30 minutos caminando.

Deja un comentario

Required fields are marked *.