Día 67: Comer sin hambre

Como os decía estos días atrás, estoy fastidiado de la garganta y eso ha hecho que haya tenido que estar comiendo sin apenas hambre.

El domingo sin ir más lejos hice 2 comidas, y este lunes y martes he comido más veces pero sin ningunas ganas.

Todavía no estoy del todo al 100%, pero ya empiezo a tener más ganas de comer. Voy a esperar un día más para recuperarme del todo y el jueves y viernes me daré una buena paliza en el gimnasio (que oye, al final le he cogido gusto).

A lo mejor soy un poco pesado, pero quiero recalcar lo fácil que me está siendo el llevar la dieta ahora que no como pan. Esa ansiedad por consumirlo los primeros días ha desaparecido por completo, y ahora mis ganas de comerlo son iguales a 0. Además, no paso nada de hambre. Si alguien está en mi misma situación, le animo a que pruebe este truquillo, yo estoy muy sorprendido.

Ayer fue un menú muy light, pero suficiente para mi.

Menú

  • Desayuno: Batido de protes con leche.
  • Almuerzo: 4 nueces y jamón serrano.
  • Comida: Crema de calabacín y patata y 3 croquetas.
  • Merienda: Yogur con fresas.
  • Cena: 2 hamburguesas de pollo a la plancha con 1 loncha de queso.

4 Comments

  1. Sobra en tu Dieta esto:

    Almuerzo: jamón serrano.
    Comida: Crema de calabacín y patata y 3 croquetas.

    Que la base de tu comida sean 75 gramos de arroz blanco, luego al menos 200 grs de carne o pechuga de pollo, ideal 250 grs.

    Mientras no te mentalices a que tu comida debe de cambiar no podras lograr tu objetivo, para mi la base de el cambio esta en la alimentacion, alli esta el secreto…

    Saludos.

    • Desde luego que la recomendación que me has dejado es lo mejor, pero muchas veces tengo que amoldarme a lo que hay en casa (y eso que cocino yo, pero no quiero poner a dieta a toda la familia) 😛

    • Sí, lo calculé en su día, y creo que estaba por encima de las 3000 kcal. La cuestión es que al principio de la dieta he intentado comer tal y como decía el artículo que me has pasado, pero he acabando siendo más estricto porque los resultados obtenidos eran muy lentos.

      De forma similar me alimenté en un pasado y perdí mucho peso, pero ahora me cuesta más. Debe ser porque me encuentro en tumba metabólica por haber pasado tantos años sin hacer deporte. Creo que ahora estoy empezando a despertar de ella, y seguramente más adelante pueda volver a comer de forma menos limpia, tal y como relata el artículo.

Deja un comentario

Required fields are marked *.