Día 366: Medicación para el dolor de espalda

Como os contaba el otro día, el viernes me dió un pinchazo en la espalda que me ha dejado bastante jodido. Afortunadamente es una lumbalgia más o menos leve, pues ya me estoy recuperando, pero aún así ayer fuí al médico para que me viese.

Me ha recetado unos pinchazos de un medicamento que se llama “Inzitan“. En un pasado ya me lo llegué a poner, y la verdad es que funciona muy bien. Lo que pasa es que (ya me lo advirtió), lleva cortisona, por lo que es normal que durante estos días pueda llegar a hincharme un poco y a retener líquidos.

Es una caja de 6 inyecciones, de las cuales voy a empezar poniéndome 3, y si veo que estoy mejor puedo suspender el tratamiento. Para después, me ha recetado que tome 6 días otro medicamento que se llama “Aliviodol“, que se utiliza para evitar el dolor.

Mientras tanto, pues estoy durmiendo ya 5 días en un sillón xD. La verdad es que la persona que me lea pensará que esto es lo peor, pero oye, el sillón se reclina, me tapo con la manta, y la verdad es que me quedo frito toda la noche, incluso me atrevería a asegurar que duermo mejor que en la cama, increíble 🙂

Y como parece que solamente a palos es como aprendo, deciros que estoy deseando estar al 100% para cambiar radicalmente mi estilo de vida. Ya os lo comenté en un anterior post, pero se ha acabado estar todo el día delante del ordenador para salir corriendo al gimnasio y estar estresado porque estoy “perdiendo el tiempo”. Llegará un momento del día en el que cortaré y dedicaré 3 o 4 horas para mi, para hacer deporte, pasear tranquilamente o lo que realmente me apetezca y que me haga moverme.

Por cierto, muchas gracias por todos los comentarios que dejásteis ayer. La verdad es que reconfortan muchísimo y os agradezco de corazón que os toméis la molestia en escribirlos. Sois la leche 😛

5 Comments

  1. Ay Luis! como te entiendo…si el día tuviese 30 horas yo seguiría tan estresada como tú….y tienes razón, hay que buscar donde sea ese hueco para uno mismo y nuestras cosas porque al final es ese estrés el que hace que comamos mal, no hagamos deporte y, en definitiva, nos termina pasando factura y provoca que se vaya al traste tanto sacrificio… así que a organizarnos mejor para intentar disfrutar un poco de la vida…que son 2 días como para vivirla siempre al corre corre…En fin,que te mejores

  2. Madre mía. Espero no sufrir nunca de lumbalgia. Que te mejores rápido en ese peazo sillón que tienes. Yo a ver si se me va la bronquitis y empiezo a correr de nuevo!

Deja un comentario

Required fields are marked *.