Día 235: Nada más levantarme, mejor no ponerme a pensar

No sé si os pasa a vosotros algo parecido a lo que me pasa a mi, os explico.

Me levanto bastante pronto, sobre las 6,30 de la mañana, y generalmente lo primero que me viene a la mente es la cantidad de cosas que tengo que hacer (con respecto al trabajo, deporte, etc).

Casi de forma instantánea comienzo a buscar miles de excusas para tomarme el día con más calma, amoldándolo a mis gustos e intentando convencerme de cosas que sé que no son ciertas (cosas del tipo “Hoy no voy a ir al gimnasio porque tengo mucho trabajo y no me va a dar tiempo a todo y bla bla bla …”).

Todas esas excusas son fruto de la pereza, no nos vayamos a engañar. Lo curioso es que conforme van pasando los minutos, me voy animando y esos “fantasmas” que me rondan la cabeza comienzan a esfumarse, y al final acabo llevando un día totalmente normal, trabajando lo que tengo que trabajar, y haciendo el deporte que tengo que hacer.

Ahora bien, hay días que durante esos minutos mañaneros, me convenzo a mi mismo y acabo tirando por la borda los buenos propósitos que me he planteado.

¿Qué es lo que hago? Pues directamente no pensar, o mejor dicho, no hacer caso. No puedo evitar que esos pensamientos me vengan a la cabeza (ya os digo, fruto de la pereza), así que cuando se presentan los ignoro totalmente porque sé que dentro de una hora voy a tener una opinión totalmente contraria.

Reconozco que mi reflexión de hoy es un poco rara, pero realmente es algo que me ocurre todos los días y quería compartirla con vosotros. ¿Os ocurre algo parecido? Igual es que estoy mal de la azotea 😀

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (400 kcal).
  • Almuerzo: Fruta, yogur (200 kcal).
  • Comida: Macarrones con atún (el día anterior comí lo mismo, pero me sobró un plato y me dió pena tirarlo a la basura). (600 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas con leche (250 kcal).
  • Cena: Hamburguesa a la plancha y vaso de gazpacho (400 kcal).

Total del día = 1850 kcal.

8 Comments

  1. jajajaja,

    La clave es que estés deseando ir al gym como me pasa a mí … y si no voy casi que me enfado, jajajaja. Ya verás como con el tiempo y los resultados estarás deseando no salir de allí ;).

    Ir a trabajar me da más pereza, jajajaja.

    Saludos!

  2. Yo estaba asi con otros ejercicios (como salir a correr) pero con el gimnasio (que por cierto fue gracias a leerte que tome la decision de inscribirme gracias!!!) lo tomo como algo normal como respirar y ya la gente me empieza a preguntar que si voy al gym jeje, increible de lo que me habia perdido todos estos años pero bueno nunca es tarde y espero tu tambien lo tomes asi, animo!!!

  3. Yo lo q hago es levantarme y ponerme la ropa de ejercicio y las zapatillas asi si me entra alguna duda pienso pero si ya estoy vestida jejeje y ahora me encanta hacer ejercicio ir rompiendo mis metas, sentirme agil y ver como se marcan los musculos, donde antes solo era jalea jejeje de a poco lo haces parte y necesidad para tu vida 🙂

    • Pues mira, me has dado una muy buena idea. Nada más levantarme creo que voy a quitarme el pijama y enfundarme en la ropa del gym jajaja

  4. No, no estas mal de la azotea. yo me levanto a las cinco y cuarto para ir a caminar cinco km. No tengo dinero para ir al gimnasio y es la única manera de hacer ejercicio. Alguien alguna vez me dijo, tras mis constantes lamentos de falta de tiempo que cuando es necesario o se desea algo la noche se hace día y allí que voy. Cuando a las cinco y cuarto suena el despertador vienen a mi mente tantas justificaciones de no ir…pero me digo no!!! el perro de mi cuñada me espera para el paseo. Y cuando vuelvo del paseo me digo:- ves tonta no era para tanto. Consejo evito pensar

    • Toda la razón Celia, lo mejor es “no pensar”, y hacer lo que tienes que hacer casi automáticamente. Felicidades por esa fuerza de voluntad !

Deja un comentario

Required fields are marked *.