Las trabas y obstáculos que encontrarás en familiares y amigos

Como os comentaba el otro día, este fin de semana tocaba irse de cervezas con los amigos. Después de mucho pensarlo me dije a mi mismo que no necesitaba tomar nada que no quisiera, y que podría pedirme un refresco light y pasármelo igual de bien.

Pues vale, al ir al bar y pedirme algo así, ya empezaron todos a tratarme de flojo, blandito y de frases como “por una no pasa nada”.

Por supuesto que ellos lo dicen con ánimo de hacer la gracia, y yo nunca me voy a tomar algo así a malas, pero últimamente parece que todos mis actos sociales en los que hay comida de por medio empiezan igual, y hasta la fecha poca gente me ha dicho algo del tipo “muy bien, con un par de huevos”.

trolling

¿Qué más trabas me he ido encontrando?

Si empezase a numerarlas, creo que no terminaría nunca:

  • Compañeros de mi antiguo trabajo que cada dos por tres quedan a cenar y me dicen que les acompañe.
  • Mi madre, que prepara lo que más me gusta cuando voy a su casa a comer y me pone unos platos que se desparraman por los lados.
  • Cumpleaños y celebraciones donde parece que tienes que ponerte borracho a la fuerza.
  • Comidas con la familia de mi mujer, donde me es más difícil decir que no a determinadas cosas con tal de no quedar mal (aunque lo hago igual).

Y eso es algo que debes conocer si vas a ponerte a hacer dieta. Vas a encontrarte con muchos obstáculos, desde los propios (momentos de debilidad, tentaciones que vas a ver por la calle, anuncios en la tele que te harán babear …), hasta gente de tu entorno más cercano que te pondrá la miel en la boca y te hará sudar tinta china.

No se lo tengas en cuenta, ellos de verdad que lo hacen con toda la buena intención, pero no se percatan que lo único que hacen con esos gestos es complicarnos la existencia y que todo se nos haga más cuesta arriba.

¿Qué hacer ante estas tentaciones/provocaciones?

Lo primero que tienes que hacer es asimilar que se van a producir muchísimas veces en tu proyecto de conseguir un cuerpo 10. Esto es así y no hay que darle mayores vueltas.

Lo segundo es no caer nunca en la tentación. Yo me conozco muy bien, y sé que si en una ocasión caigo, ya no va a haber marcha atrás y volveré a caer en las siguientes, por eso me mantengo recio en mi decisión de no pecar.

Tercero, tener muuuuucha paciencia con la gente de tu alrededor. Sí, manda narices que aún estando tú a dieta y sacrificándote sin comer aquello que te guste, tengas encima que poner de tu parte para no mandar a la porra a algún pesado de éstos. Es lo que hay amigo. Ármate de paciencia e intenta explicar porqué no comes una cosa u otra cada vez que te repitan que lo pruebas, que “por un poquito no pasa nada”.

Y el cuarto punto, y bajo mi punto de vista casi de lo más importante, no sentirse culpable al rechazar comida. Cuando me voy de comida con mi familia política, casi que es obligación comer hasta no poder más y beber todo tipo de bebidas alcohólicas. En estos últimos tiempos, estoy diciendo que no a todo, y se extrañan mucho (no conocían aún esa faceta de mi), incluso al principio vi algunas malas caras, pero ahora parece que lo tienen más asumido, incluso me apoyan en mi decisión.

Así pues, prepárate para saber decir NO cuando corresponda. No te sientas culpable por ello y cuando llegues a un peso correcto y estés con alguien en algún acto social que esté a dieta, empatiza un poco con él y apóyale públicamente para que le dejen tranquilo !

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

10 Comments

  1. eso que dices es verdad, por una no pasa nada,,,el problema es que no es una y que el sobrepeso se produce justamente por muchas veces “una”

  2. Es muy importante este articulo, pero fijate que cuando comence con mi proyecto de vida sana, les pedi a todos mis conocidos , por medio de redes sociales que porfavor no insistieran, porque hiba a decir que no, les dije que si en verdad me estiman hiban a ayudarme a lograr mi meta, y fijate que sirvio, a donde vaya en las comidas con gente conocidad siempre tienen un plato de fruta aparte para mi, donde sea siempre dicen “yesi este es tu platillo”, la verdad me funciono… habla con ellos, siempre habra un despistado que insista, pero los demas entraran al quite por ti, mucha suerte 🙂

  3. Qué crack. El dibujo es una joya ajajjajajaj Los días atrás en el comedor había un -por llamarlo de alguna manera- señor gordísimo, probablemente más que tú (seguro que le lavan con una toalla atada a un palo) y me imaginaba cómo debe de ser el esfuerzo para salir de eso y llegar a una situación saludable, como estás haciendo tú. Lo de ser un cuerpo 10 me parece bien como objetivo muy lejano pero lo importante es que estés dentro de un peso saludable y ésa debe ser tu aspiración y esperemos que lo consigas poco a poco. Por muchas risas y palabrotas graciosas que dijese el gordo del comedor, no es sano estar así…
    Yo el problema de rechazar cosas sólo lo tengo con refrescos, que decidí que no iba a tomar ni gota (ni patatas de esas procesadas ni cosas del estilo) y me mantengo. Hay alternativas… Y alcohol lo mismo, estuve sobrio hasta los 20, luego he tomado por cuestiones culturales y aquí donde estoy ahora más pero seguramente me plantee volver a la vida de abstemio. ¿El alcohol es malo en cuestiones de dietas y demás? Saludos y muchos ánimos.

    • El alcohol solo contiene calorías vacías, es decir, que no te aportan absolutamente nada. Yo no lo consumo, pero porque tengo la suerte de que no me gusta mucho.

      Recomiendo al gordaco ese este blog, a ver si se suscribe el tío xD

      • Vivo en Grecia y el Panzerfaust ese dudo que entienda 🙁 … es que jamás he visto semejante cosa. Recrearse en su propia miseria y sus colegas de mendicidad (es un gordo mendigo que entra al comedor universitario con sus coindigentes) cuando iba repitiendo y repitiendo en lugar de decirle que parase, le jaleaban !!!
        Gracias, pensaba que el vino sería equivalente como al agua con un poco de sabor y ya está..

Deja un comentario

Required fields are marked *.