¿Qué tipo de vida quieres llevar?

Debo reconocer que llevo una temporada un tanto raro.

No sé si será cosa de que estos cambios de tiempo me están afectando, o de si que el hecho de estar ya cerca de mi objetivo están haciendo que me relaje, que sinceramente no me encuentro bien, estoy como disperso, y ya no me refiero al hecho de escribir o no en el blog, me refiero también a otros campos de mi vida.

Cuando este tipo de cosas me pasan, suelo tomarme un par de días libres para desconectar y reflexionar, y justamente es lo que he hecho este fin de semana. Estas reflexiones me ayudan a simplificar, lo cual para mi es fundamental si quiero seguir en el buen camino. Y el otro día justamente me hice un pequeño esquema en una libreta, al cuál titulé “Qué tipo de vida quieres llevar?”.

Como me pareció un buen ejemplo, le he hecho una foto con el móvil para que lo podáis leer, y así de paso me decís la letra de chica que tengo.

tipo de vida

Es tan sencillo como lo que estáis leyendo.

¿Qué queréis en vuestra vida? ¿Poder disfrutarla plenamente, alcanzando la “auténtica felicidad”? ¿O preferís atiborraros a alimentos insalubres y vivir una especie de “sueño” donde la realidad es que os estáis matando?

Quizás pueda pareceros una tontería, pero estas pequeñas reflexiones que hago de vez en cuando son las que me motivan en muchas ocasiones a seguir adelante.

Durante muchos años estuve en la opción 1, autoengañándome, pensando que estaba bien, que mis kilos no eran para tanto. Ahora mismo estoy en la opción 2, donde la comida no es la protagonista de mi vida y donde poco a poco me voy sintiendo mejor conmigo mismo.

¿En qué opción quieres vivir tú?

Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

14 Comments

  1. Pues yo estoy parado por una lesión en el gemelo… cosas de ir a jugar al fútbol sin estar en forma. Cuando era más joven daba igual que lo estuviera o no (jamás he estado en buena forma física) que nunca me lesionaba pero ahora que pasamos ampliamente la treintena no es así. En cuanto esté recuperado me pondré a hacer deporte: correr, nadar y algo de gimnasio.
    Por cierto, que sepas que he comprado un bote de esos de batido de proteínas para probar a ver que tal (de vez en cuando como desayuno y tal). Todavía no lo he probado.

    Pd.: bonita letra Luis 🙂

    • Hay que cuidarse Javi. Es lo que comentas, que los años empiezan a notarse. Espero que te recuperes pronto del gemelo.

      Con respecto a lo de los batidos, ya verás cómo te van a gustar. Están ricos y sacian bastante 😀

  2. No entendí (en la opción primera y donde hablas del cansancio) lo de los “olores”. Olores a sudor y demases, los tienen flacos y gordos.

    PD: lindísima la letra, tiene razón Javi 🙂

    • Efectivamente Claudia, pero mientras más sobrepeso, más sudor y más “olores”. Fué una de las cosas que se me pasó por la cabeza y no quería dejarlo pasar, porque siempre he tenido cierto complejo en ese aspecto (aunque le doy bien al desodorante).

      Gracias a los dos por lo de la letra. Antes era más bonita, pero en la Universidad la fuí empeorando 😛

  3. Uh, bueno y una vez más olvidaba preguntarte…(y será que en Argentina estamos en invierno) ¿cual es tu opinión acerca de esas sopas diet que vienen en sobres? Sé que tienen pocas calorías y nos ayudan con la dieta durante los días fríos, pero…en alguna parte leí que tienen demasiado sodio.
    Yo veo que nunca aparecieron incluídas en tus menúes ¿no las usan en España? 🙂

    • Normalmente las sopas y cremas las hago yo, pero es verdad que en alguna ocasión consumo alguna de sobre (pero muy esporádicamente, prefiero saber qué me meto en el cuerpo).

      De todas formas, cuando las tomo, no miro que sean “light”, porque bastante pocas calorías tienen ya. Prefiero que sepan a algo! 😛

  4. Muy acertada reflexión Luis. Por desgracia, a veces no es tan fácil. Tienes que elegir entre estudiar una oposición a costa de engordar diez kilos o ir al gimnasio todos los días, porque alguna de las dos hay que descartarla por tiempo. O bien como me pasa ahora, engordar por tratamientos de fertilidad para tener un hijo o por lo menos intentarlo. Lo importante no es abandonarse y en cuanto la situación se normaliza volver a las buenas constumbres. Tengo yo también un blog, menos disciplinado que el tuyo, donde explica estos problemas.

  5. Respecto a las sopas de sobre que comenta Claudia, tienen tanta sal que te hinchas. Y las chicas tenemos más tendencia a la retención de líquidos. Un buen puré de verduras casero que se puede congelar además es la mejor opción. Da mucha pereza tirarse un domingo entero cocinando pero si se dispone del tiempo para ello, la recompensa es infinitamente grande

  6. Tenés razón Lisbeth. Pasa que esas sopitas que son solamente poner el agua hirviendo y hechar el sobre…son realmente ricas y rápidas. Sí, sé lo de la sal, (aunque no tengo retención de líquidos) más que nada, me dijeron lo del sodio y por eso le preguntaba a Luis. En fin, siempre es mejor y más saludable y seguro cocinar. 🙂

  7. Hola Luis! Hace un tiempo que te leo y veo que tus avances y tus sacrificios son increíbles…yo, después de ver personas como tu me compadezco de mi misma.
    Mi problema no tiene nada que ver con una obesidad ni un peso fuera de lo normal ni mucho menos…..es un problema psicológico que viene a raíz de una bulimia y que aun estando en mi peso y todo medianamente bien, la comida me lleva por la calle de la amargura…..ella me controla y me hace estar en estados de excitación y ansiedad que acaban con mi estado de ánimo.
    Tus mensajes de auto ayuda en ocasiones me funcionan bien pero cuando se me enturbia la vista no hay consejos que valgan.
    Sabes algo sobre este tema o sentido algo así que pudiera ayudarme??
    Te lo agradezco de antebrazo shur!

    • Hola shur Rake.

      La bulimia es una enfermedad muy jodida. Yo no he pasado por algo así, pero sí he pasado por otros problemas más o menos parecidos, y te puedo decir que esos momentos donde la mente se te enturbia vas a arrastrarlos toda la vida.

      Es verdad que, conforme vaya pasando el tiempo, esos momentos turbios serán menos, pero un día la mente hace “click” y te puedes ver metido en la mierda de nuevo.

      ¿La solución? Tener claro que, pase lo que te pase por la mente, no vas a volver a cometer esos “pecados”. Cuando tengas esos momentos de debilidad, debes seguir haciendo lo que haces en tu vida normal, aunque tu mente te diga otra cosa. Hay que asumir que de vez en cuando ese problema va a intentar rebrotar, pero no hay que hacerle caso, más bien aceptarlo, y por supuesto combatirlo desde la dejadez.

      Espero haberme explicado bien 🙂

  8. Hola, quería comentarte una cosa.

    Tengo 16 años y estoy bastante rellenito, hace unos mese me apunté a un gimnasio para poder bajar de peso, sabían que me iba a costar mucho, pero sabía que podía. Por estudios tuve que dejar de ir, esta semana voy a apuntarme de nuevo, pero esta vez me lo tomate en serio. Querida que me aconsejaras cuantos y que días de la semana ir, o que hacer. Gracias.

    • 3 o 4 veces por semana David, de 45 a 60 minutos. Tienes una rutina weider para novatos que te vendrá muy bien, utiliza el buscador 🙂

    • En caso que no puedas ir al gimnasio creo que podría ser buena idea hacer ejercicios sencillos con tu propio peso (plan flexiones, sentadillas, etc), aunque fuera solo para mantener la costumbre de hacer ejercicio. Y a las malas puedes improvisar “pesas” con objetos sencillos como paquetes de arroz, botellas (o garrafas) de agua, etc.

Deja un comentario

Required fields are marked *.