Día 88: Cómo cuesta volver a las buenas costumbres

Es increíble cómo el cuerpo se acostumbra a lo bueno (o mejor dicho, a lo malo en este caso).

Ayer tocó día de depuración intensiva. Como sabéis, llevaba unos días muy buenos justo antes de vacaciones, llevándolo todo a rajatabla y con una ansiedad nula. Pues justo ayer, primer día después de fiestas, más de un pensamiento prohibido se me pasó por la cabeza, de esos en los que se te pasa por la cabeza coger el coche e irte al Mc Auto y mandarlo todo a la porra. Imagino que sabréis de lo que os hablo.

Lejos de caer en la tentación, uno es fuerte y realizó un día perfecto. Como en más de una ocasión he dicho en algún post, si me llegan a decir hace unos meses que mi voluntad iba a ser tan férrea, no me lo hubiera creído (dejando de lado si obtengo buenos resultados o no, que eso es otro tema).

Menú

  • Desayuno: Zumo y café con leche.
  • Almuerzo: Unos 100 gramos de lomo de cerdo (fiambre).
  • Comida: Puré de calabacín y dos croquetas.
  • Merienda: 3 nueces.
  • Cena: Un filete a la plancha y una patata pequeña en puré.

Ejercicio

  • Media hora de cinta a velocidad media.
Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on Facebook0

4 Comments

    • Eso mismo pienso yo. Pero me he dado cuenta que el “truco” está en perseverar todos los días, y no hacer ni una sola comida libre 🙂

  1. Si se te hace muy duro comprate una mayonesa 0 kcal o algunas salsas tambien de 0 kcal. Asi se te hara mas amena la dieta.

Deja un comentario

Required fields are marked *.