Día 454 a 463: Venga, retomemos viejas costumbres

La verdad es que últimamente os tengo muy abandonados, y es algo que no me gusta.

Por las mañanas me centro en trabajar, y cuando termina el día apenas tengo tiempo para mi, y mucho menos para entrar al blog, contestar comentarios, escribir actualizaciones, etc. Muy mal por mi parte !

Así que he tomado la decisión de volver a mis viejas costumbres. Por la mañana, nada más levantarme, escribiré el típico post donde os explicaba qué había comido el día anterior, y por la noche volveré a entrar al blog para contestar comentarios. Siento haberos tenido tan abandonados, pero estoy en una época muy jodida de curro y tengo muchas cosas pendientes 😛

Con respecto a novedades, el día 1 tengo cita con la dermatóloga, a ver si me da una solución a mi psoriasis, o al menos que me explique qué tengo que hacer para tenerla controlada. Es algo que ya tengo “superado”, ojalá que todo esto sea lo máximo que me pase en la vida.

Con respecto a la dieta, sigo cuidándome y haciendo ejercicio (no tanto como el que me gustaría la verdad). Este sábado me pesaré, que hace tiempo que no lo hago (otra vez muy mal por mi parte), y por supuesto lo postearé por aquí (que no recuerdo cuándo fué la última vez que lo hice).

¿Y vosotros qué tal? ¿Alguna novedad en vuestras vidas? Contadme cosas!

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 439 a 453: Un poco depre estos días, pero ya se me pasó

Muy buenas a todos.

Hacía un par de semanas que no actualizaba el blog. La verdad es que no había estado tanto tiempo sin hacerlo, pero me han pasado una serie de cosas que han hecho que quisiera alejarme de todo un poco.

No os asustéis, no es nada grave, pero veréis, yo tengo una enfermedad en la piel en la cual de vez en cuando me aparecen una especie de quistes que duelen mucho porque se infectan. No es algo contagioso, ni que se vea a primera vista, pero es muy molesto, dándome fiebre en más de una ocasión, y cruzando los dedos para que no te dé un brote jodido.

Es algo que llevo acarreando muchos años y ante lo cual ya me he “acostumbrado”. Tengo rachas buenas, donde apenas noto nada, y rachas malas donde estoy bastante fastidiado, pero bueno, cuando era más joven era mucho peor (imagino que será por tener las hormonas revolucionadas).

La cuestión es que, desde hace un mar de meses, me habían aparecido una especie de “ronchas” por la parte de los muslos y los gemelos. No le hice mucho caso, pero es verdad que al ver que no se iban, pedí cita con el médico para ver si era un eczema o algo así. Total, que fuí para allá y me dijo que tenía toda la pinta de ser “psoriasis inversa”, una especie de psoriasis que sale en aquellos lugares donde no “psoriasis normal” no suele salir (muslos, pantorrillas, brazos, etc).

Total, que me mandó a que pidiese cita con el dermatólogo para que confirmase el diagnóstico, y hasta el día 1 de Junio no tengo cita con él.

Si os soy sincero, cuando salí de la consulta tenía el ánimo por los suelos. Joder, no tengo yo bastante con mi enfermedad “de toda la vida”, para que ahora se sume la psoriasis. Por eso he estado unos días bastante desconectado, porque necesitaba pensar un poco en todo esto.

Para quien pregunte, ya estoy mucho mejor de ánimos. No voy a morirme de esto, y estoy convencido de que voy a poder controlar esta enfermedad con lo que he leído por internet. Más adelante os iré contando qué voy a hacer para controlar la psoriasis, incluso a lo mejor creo un apartado en la web para ir añadiendo información, ya veremos.

En fin , que vuelvo con fuerzas, no os penséis que algo así va a poder conmigo 😀

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

3 trucos para vencer los momentos de debilidad

Cuando queremos perder peso, empezamos a pensar en qué dieta nos funcionaría mejor. Buscamos por internet en multitud de sitios, pensamos en ir a un médico, pasamos horas diseñando una dieta que nos guste …

Con respecto al ejercicio, seguro que intentas modificar tu horario para sacar un rato y poder ejercitarte (ya sea acudiendo al gimnasio o saliendo a caminar). En definitiva, que intentamos abordar todos los aspectos que implican perder grasa como es debido, cosa que está muy bien, pero hay algo que se nos olvida, y para mi representa el 80% de los casos de fracaso absoluto.

Y ojo, no estoy diciendo que los pasos anteriores sean inútiles, de hecho yo soy el primero que os habla de todo ello, de sacar las kcal diarias que necesitamos, de hacer un ejercicio realmente efectivo, etc. Solo que nos tenemos que preparar para algo que va a ocurrir sí o sí: Los momentos de debilidad.

En esos momentos es cuando se demuestra realmente si estás comprometido contigo mismo a alcanzar el peso que debes, o si por el contrario ese compromiso es débil y está abocado al fracaso.

Particularmente, esos momentos de debilidad han hecho que esté toda la vida subiendo y bajando de peso, sin llegar nunca a alcanzar el éxito. Llevo toda la vida “viéndome mal”, gordo, torpe, acomplejado … Bueno, qué os voy a decir que no sepáis ya. Resumiendo, que para mi esos momentos de debilidad han sido mi talón de Aquiles, lo que me ha hecho estar toda la vida igual … Así que he tenido que buscarme mis artimañas para vencerlos.

Los trucos que os voy a exponer puede ser que en algún momento os parezcan crueles e incluso infantiles, pero créeme que son muy poderosos (al menos a mi me funcionan muy bien). Lo único que quiero es que a vosotros también os echen una mano a conseguir vuestro peso perfecto.

consejo 1

Primer truco: Piensa en cómo está disfrutando tu peor enemigo

Todos tenemos a alguien en nuestra vida que nos ha jodido en algún sentido. Puede ser un compañero de trabajo que nos la jugó, puede ser un familiar que nos ha hecho la vida imposible, puede ser una ex que se acabó tirando a tu jefe … Vamos, que seguro que a todos se nos viene a la mente alguien así.

Cuando tengo ganas de comer algo prohibido, cuando estoy tan agusto en el sofá viendo la tele y se acerca la hora de ir al gimnasio … Pienso en que esa persona me está mirando a escondidas, y que sabe lo que pienso y en lo que debería hacer pero no hago, y en lo tremendamente alegre que se pone cuando ve que soy un fracasado, que no tengo los cojones necesarios para levantarme del sofá para ir al gym o para decir que “no” a esa comida.

En ese momento me sale como una furia interior que hace que me levante del sofá, que me ponga la ropa de deporte y tire para la calle. Hace que pueda decir que “no” a esa comida, con la boca bien grande, sin ningún remordimiento y sintiéndome orgulloso de mi mismo.

Es una forma de hacerle un “Zas! En toda la boca” a esa persona odiada por mi y que me está mirando a escondidas. Además, el hecho de imaginarme que algún día me lo cruce por la calle (en la vida real) y me vea tan delgado y estupendo … Oooh, es algo que me pone cachondo.

Segundo truco: Mira esa comida como lo que realmente es, veneno para ti

consejo2Veneno para ti en todos los sentidos.

Es “veneno” porque ahora mismo no te interesa comerla, va a hacer que no pierdas grasa, que estés igual de pesado siempre, que seas torpe, que te cueste abrocharte los cordones de los zapatos …

Además, esa comida que ahora vas a “disfrutar” va a impedirte disfrutarla sin ningún remordimiento en un futuro. Va a alargar tu plan de adelgazamiento indefinidamente (algunos llevamos años así) y en definitiva, va a hacer que estés siempre en ese terrible círculo vicioso de adelgazar-pecar-engordar.

Tiene buena pinta esa hamburguesa nueva que ha sacado una famosa cadena de comida rápida, ¿verdad? Pues está hecha a propósito para que piques, para que te envenenes, para que la comas y siempre estés igual (subiendo de peso, bajando …). Es veneno. Métetelo en la cabeza. VENENO.

Vale, seguramente no te mate como el veneno convencional, pero ¿no es una forma de quitarte vida?

Tercer truco: Mírate en perspectiva y comprueba por ti mismo lo increíblemente patético que resulta

Para mi este es el truco más cruel, pero a su vez efectivo.

Debo confesar que en mis malos tiempos, y siempre en más de una ocasión, he parado en un Mc Auto para pedirme todo lo que mi instinto cerdil demandaba. Así pues, me pedía el típico menú, más algún extra, para comerlo todo ello en el coche, de mala manera, casi sin masticar.

Y esto es solo un ejemplo, pero seguro que a vosotros queridos lectores en algún momento os ha pasado algo así, ya sea en el coche, comiendo un menú de comida rápida, o en casa, con algún atracón de comida nada beneficiosa para ti.

En esos momentos, me gustaría que os viéseis en tercera persona, como si otro “yo” saliese de vuestro cuerpo y os viéseis a vosotros mismos en esa situación.

¿No es realmente patético y triste ver esa estampa? Sí, patético y TRISTE. Y ojo, sois vosotros quienes estáis protagonizando la escena!

Imagináos mi caso: Un gordaco con muchos kilos de sobrepeso, comiendo como un cerdo dentro de un coche, aparcado en un descampado para que nadie le vea. Comiendo a espaldas de su familia a la que tantas veces ha jurado y perjurado que iba a cuidarse, que iba a comer bien, que iba a hacer deporte … ¿No os da lástima?

¿Os sentís identificados con mi caso? Estoy SEGURO de que en alguna ocasión habéis vivido en primera persona algo así, ya sea comiendo fuera, o en vuestra propia casa cuando no hay nadie.

De verdad, imagináos la estampa. ¿Queréis pasar toda la vida de esa manera? ¿No os avergonzáis? Pues la próxima vez que tengáis tentación de hacer algo así, haced este ejercicio de veros en tercera persona, ya veréis cómo tiráis esa basura de comida, ese veneno, muy lejos, lejísimos.

En resumen

¿Llevas toda la vida a dieta sin resultados? ¿Sabes que tu problema reside en esos atracones que te das a escondidas?

A partir de ahora, vas a dejar de envenenarte. No vas a darle el placer a tu mayor enemigo de ver cómo te autodestruyes, y en los momentos de mayor debilidad, vas a mirarte en tercera persona para vencer a esa tentación que está surgiendo de ti.

Te aseguro que estos trucos psicológicos son el secreto para llevar un estilo de vida 100% saludable. Si los incorporas a tu vida diaria, vas a comenzar a ver resultados desde el primer día. Comenzarás a ver la comida desde otra perspectiva, y en definitiva, solo será cuestión de tiempo el conseguir ese cuerpo libre de grasas tan molestas y antisaludables! 😉

consejo 3

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 437 y 438: Cambio el día de tonelaje

Normalmente me suelo pesar los sábados, pero me he dado cuenta de que utilizo la excusa de que es fin de semana para pasarme un poco y comer alguna cosa prohibida (cosa que aconsejo, pero en estos momentos prefiero evitarlo), así que he decidido que a partir de ahora el tonelaje lo realizaré los lunes, de esa manera creo que me portaré mejor y restaré más gramos a la báscula :)

Tengo la esperanza de que este lunes estaré por debajo de los 110 (o al menos me acercaré mucho al cambio de cifra), lo cual es algo que no habré visto en mi vida y de lo que me siento muy orgulloso. La verdad es que en estos últimos tiempos me está costando bajar. Quizás sea que mi cuerpo ya está viendo que le quedan pocas reservas, y por eso está intentando quemar las menos grasas posibles.

Ahora bien, si hay algo que tengo claro es que a base de ser persistente, acabaré perdiendo esos kilos que me quedan. Llegará un punto en el que mi cuerpo no podrá negarse a la evidencia de seguir perdiendo grasa, y comenzaré de nuevo a quemar y a verme más estilizado. No sabes la que te espera cuerpo cochambroso !

Os dejo el menú de ayer, que sé que a más de uno os viene muy bien 😀

Menú

  • Desayuno: Batido de proteínas, café con leche (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de lomo (bien de lomo y sin aceite) (400 kcal).
  • Comida: Hervido de patata, judías y cebolla con una cucharada de mayonesa casera (400 kcal) y 2 croquetas (200 kcal).
  • Merienda: Yogur y pieza de fruta (200 kcal).
  • Cena: Filete grande de ternera a la plancha (400 kcal) y patata al horno (150 kcal).

Total del día = 2050 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 429 a 436: Muy orgulloso de cómo me he portado estos días

Por fin acabó la Semana Santa en España. Unos 4 días de vacaciones que se resumen en un par de cosas: Ver procesiones y comer comer comer.

Comer mona de pascua, comer torrijas, salir a cenar, o al campo un día de sol con la fiambrera debajo del brazo … En fin, un despropósito para los que queremos perder peso, pero puedo decir con la cabeza bien alta que no solo no he sucumbido a estos “placeres”, sino que además me he portado mejor que nunca, sabiendo compensar los pequeños excesos que haya podido cometer, y controlando mucho qué es lo que comía.

Pero ojo, esto no significa que no haya sabido disfrutar de la Semana Santa, todo lo contrario. De hecho, el viernes me fuí a comer a un pueblo de mi localidad, y la verdad es que me puse las botas, solo que para beber pues opté por la típica Coca Cola light, y del postre me olvidé (que con este par de cosas, te metes 1000 kcal sin darte ni cuenta). A la noche para compensar, pues me tomé un vaso de leche con una cucharadita de Cola Cao, y tan feliz !

Hoy martes, después de pasar estos días de fiesta, me siento más ligero que cuando comenzaron, y no tengo un “mal recuerdo” por no haber comido todo lo que quería, más bien al contrario, el hecho de haberme sacrificado un poco hizo que disfrutase más aún de esos días tan especiales, y encima hoy me siento estupendamente, ¿qué más se puede pedir?

Si tú has pecado en exceso, no te preocupes, de vez en cuando el cuerpo nos pide una excusa para saltarnos la dieta, pero piensa que ahora hay que portarse bien y realizar un acto de depuración para volver a estar en el peso que estábamos antes de que empezasen las vacaciones.

En resumen, si te has pasado, no te tortures y vuelve a la rutina de siempre, que no te sirva de excusa para abandonar la idea de obtener un cuerpo perfecto !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 421 a 428: Qué ganas tenía de volver a casa

Muy buenas!

He estado una semana fuera de casa, y por lo que veo me habéis dado bastante cera por no actualizar y por el último post, así me gusta ! xD

Por temas de trabajo, he estado viajando y alimentándome como he podido, de restaurante en restaurante, y pidiendo las cosas más ligeras que tenían en la carta. Pero aún así me noto como pesado, porque por mucho que intentes controlar lo que comes, siempre las técnicas de cocinado suelen ser bastante diferentes a cómo preparas las cosas en casa, añadiendo kcalorías sin darte cuenta.

Afortunadamente ayer por fin llegué a casa y pude empezar a comer cosas más saludables (de hecho por la noche tan solo cené una lata de piña). Hoy toca ponerse al día con diversos temas que tengo pendientes, y volver a mi rutina habitual de ejercicio y alimentación, que la verdad es que lo echaba de menos !

Así que nada, que sepáis que por aquí me volvéis a tener y que no os preocupéis, que esto no lo dejo por nada del mundo. Estaré aquí siempre, a no ser que os canséis de mi, cosa que entendería perfectamente porque soy muy pesado 😛

Por cierto, y esto va dirigido sobre todo a los lectores de España, comienza la Semana Santa y ya sabéis lo que significa esto, una época de barbacoas con los amigos, salir a comer para aprovechar los primeros días de buen tiempo, tapeo, etc. No digo que no lo disfrutéis, claro que sí, pero cuidado el resto de días en los que no hay nada especial. En esos momentos, toca comer cosas ligeritas para compensar un poco los excesos, que luego vienen los lloros y los pantalones apretados !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 411 a 420: Demasiados días sin actualizar !

Muy buenas !

Llevo 10 días sin actualizar, y la verdad es que es la primera vez que me paso tanto tiempo sin hacerlo. Muy mal por mi parte, pero he tenido unos cuantos días en los que apenas he podido hacer nada más que trabajar, lo siento !

Tengo que confesaros que últimamente estoy muy despegado en el tema dieta/ejercicio. Es decir, sigo cuidándome, pero no igual que antes donde llevaba a rajatabla todo lo que comía. Quizás sea porque me encuentro bien conmigo mismo y porque tengo infinidad de cosas que hacer, lo cual me preocupa en cierta manera porque tengo la experiencia de épocas pasadas en las que he hecho lo mismo (relajarme) y al final he ido cogiendo kilos y kilos sin darme cuenta.

Por eso mismo he decidido tomarte unos días más de “relax” (en el sentido de actualizar el blog y de no controlar tanto lo que como) y empezar a tope la semana que viene. A ver si durante este tiempo termino todo lo que tengo que terminar y puedo dedicar más tiempo a mi persona.

¿Y sabéis lo que pasa? Que tal cual estoy escribiendo estas palabras, me estoy dando cuenta de lo tonto que soy. Hace cuestión de un par de meses tuve una crisis de lumbago que apenas me permitía moverme, y me prometí que nunca más iba a descuidarme y que la salud iba a ser lo primero. Aquí tenéis la muestra de que estoy volviendo a mis malas costumbres. Hace falta ser borrico !

Por eso mismo me animé a abrir un blog así, para darme cuenta de lo tremendamente inconstante que puedo llegar a ser en algunas ocasiones. Pero bueno, lo importante es darse cuenta de ello, y cambiar esos hábitos como sea. Afortunadamente ya son más de 30 kilos que he llegado a perder gracias a ello, y por supuesto gracias a vosotros que me dáis cera todos los días.

Bueno, nos vemos por aquí la semana que viene, y prometo ser mucho más constante !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 408 a 410: Mi cena de ayer

¿Sabéis esos días en los que por la noche no tienes hambre? Pues justo eso me pasó ayer.

No tenía ganas de comer nada, y mucho menos de cocinar lo típico (sándwich, tortilla francesa, atún …), así que me preparé una cena muy ligera a la que le hice una foto para enseñárosla.

¿Por qué quería publicarla aquí? Pues porque reconozco que no es la mejor cena del mundo, y que hay cosas mucho más equilibradas y “sanas”, pero de vez en cuando tomar una cosa así hace que te olvides de que estás a dieta.

Bajo mi punto de vista, es algo que se puede tomar de vez en cuando sin ningún problema. Es verdad que contiene bastantes hidratos de carbono, pero ¿y qué? Estamos hablando de que comer algo así no implica tomar unas kcal excesivas, y es algo que no estás haciendo a diario, así que no debería haber ningún problema.

No es la mejor cena del mundo, pero anoche no me apetecía otra cosa y tiré por lo fácil (y sí, se puede tomar algo así estando a dieta)

Una foto publicada por Luis Adelgazar (@1kiloporsemana) el

Veamos, ¿qué hay en esa foto?

  • Vaso normalito de leche semidesnatada (100 kcal).
  • 2 magdalenas pequeñas (100 kcal cada una).

En total: 300 kcal que entran perfectamente en la dieta de mi día, y que nadie debería echarse las manos a la cabeza por comer algo así.

Cada vez tengo más claro que una de las cosas que tiene que hacer una persona que quiere perder peso, es desterrar de su mente falsos mitos sobre todo lo que va ligado a la nutrición y el adelgazamiento. Nos han metido en la cabeza que para perder peso, vamos a tener que estar meses a base de calditos, verduras y filetitos a la plancha, y eso es un gran error! De hecho es una de las cosas por las que yo he estado tantos años intentando perder peso, y al poco tiempo de comenzar abandonaba mis buenos propósitos. Menuda tortura !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 404 a 407: Pues seguimos bajando!

Llevo una temporada un tanto relajado con respecto al peso. Antes actualizaba cada semana lo que me decía la báscula, pero entre unas cosas y otras, llevo un tiempo que no lo hago.

Esto definitivamente tiene que cambiar, pues es algo que llevaba a rajatabla y que me servía como guía para ver mi evolución. Y a los hechos me remito, desde que me he relajado en este aspecto, no he avanzado tanto como hacía antes.

Bien, este sábado me subí a la báscula y estaba en 113,1 kilos. Esto significa que me he quitado 3 kilos desde la última vez que me pesé, y no solo eso, también supone igualar una cifra que hacía años que no veía.

Cuando era más joven, tuve una época en la que también me cuidé mucho y hacía mucho deporte. La cifra más baja que llegué a ver fueron esos 113 kilos, y a partir de ahí me fuí dejando hasta llegar, muchos años después, a la terrible cifra de 150 kilos.

Así que para mi este peso significa una pequeña victoria más, que hace que siga con ganas de seguir adelante para ver muy pronto el 112, y con más ganas espero bajar de los 110 (y ya no digamos eliminar una de las cifras).

Y como he dicho muchas veces, aunque diga que tengo ganas de “ver pronto”, en realidad no tengo ninguna prisa. Voy a seguir con mi forma de alimentación, con mi ejercicio y viendo resultados como vengan. Y si tardo 6 u 8 meses más en llegar a mi peso correcto, de verdad que no me importa. Solo quiero disfrutar del camino, ver cómo mi cuerpo cambia semana a semana, y contároslo por aquí por supuesto !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 401 a 403: El bocadillo al que no se le podía decir que “no”

Hoy quiero hablaros de algo que he comentado 1000 veces por aquí, pero es que ayer me salió una foto tan “bonita” que no puedo resistirme a volver a hablar de ello.

Cada vez que alguien dice que está a dieta, pensamos que le esperan unos meses de sufrimiento y de necesidad por la comida. Imaginamos a esa persona comiendo innumerables ensaladas, pechugas a la plancha, frutas (pero ojo, no el plátano, “que engorda mucho”), y acostándose por la noche con el estómago rugiendo.

Creo que es un concepto que debemos erradicar de una vez por todas. Es verdad que no vamos a estar comiendo lo que nos dé la gana a todas horas, pero también es cierto que con la planificación adecuada, cualquiera que nos vea nunca diría que estamos perdiendo peso semana a semana.

Por ejemplo, ayer a medio día me metí este bocadillo entre pecho y espalda. ¿Tiene buena pinta? ¿Es adecuado para la dieta?

Quién puede decir que no a un bocadillo como este? Me compadezco de la gente que esta a dieta y solo comen manzanas y pechuga!

Una foto publicada por Luis Adelgazar (@1kiloporsemana) el

Analicemos bien lo que tiene este bocata:

  • Unos 100 gramos de pan blanco (250 kcal).
  • Lomo “del bueno”, unos 70 gramos (calculo que unas 200 kcal).
  • Chorrito de aceite de oliva de primera calidad (50 kcal).

Total del bocadillo = 500 kcal.

Sí, para una persona que mida 1,60 metros y quiera perder 5 kilitos, quizás sea algo desmesurado, pero para alguien como yo, este bocata cumple perfectamente casi todos los puntos necesarios para considerarlo como “de dieta”.

Incluso para esa persona que mide 1,60 y le sobran 5 kilos, si ese bocadillo es demasiado, pues te comes la mitad y tienes un almuerzo la mar de apañado. De verdad que tenemos que dejar de lado tanto yogur desnatado y tanta manzana verde, que es realmente deprimente !

Con una buena planificación de nuestra dieta, unido a un diseño óptimo de rutina de gimnasio, os aseguro que váis a acabar comiendo mucho más que cuando no os proponéis seguir una dieta. Solo hay que echar un rato al principio del todo para calcular cuáles son las porciones idóneas para ti, y leer bien cómo diseñar una rutina de pesas, tan sencillo como eso !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook