Día 411 a 420: Demasiados días sin actualizar !

Muy buenas !

Llevo 10 días sin actualizar, y la verdad es que es la primera vez que me paso tanto tiempo sin hacerlo. Muy mal por mi parte, pero he tenido unos cuantos días en los que apenas he podido hacer nada más que trabajar, lo siento !

Tengo que confesaros que últimamente estoy muy despegado en el tema dieta/ejercicio. Es decir, sigo cuidándome, pero no igual que antes donde llevaba a rajatabla todo lo que comía. Quizás sea porque me encuentro bien conmigo mismo y porque tengo infinidad de cosas que hacer, lo cual me preocupa en cierta manera porque tengo la experiencia de épocas pasadas en las que he hecho lo mismo (relajarme) y al final he ido cogiendo kilos y kilos sin darme cuenta.

Por eso mismo he decidido tomarte unos días más de “relax” (en el sentido de actualizar el blog y de no controlar tanto lo que como) y empezar a tope la semana que viene. A ver si durante este tiempo termino todo lo que tengo que terminar y puedo dedicar más tiempo a mi persona.

¿Y sabéis lo que pasa? Que tal cual estoy escribiendo estas palabras, me estoy dando cuenta de lo tonto que soy. Hace cuestión de un par de meses tuve una crisis de lumbago que apenas me permitía moverme, y me prometí que nunca más iba a descuidarme y que la salud iba a ser lo primero. Aquí tenéis la muestra de que estoy volviendo a mis malas costumbres. Hace falta ser borrico !

Por eso mismo me animé a abrir un blog así, para darme cuenta de lo tremendamente inconstante que puedo llegar a ser en algunas ocasiones. Pero bueno, lo importante es darse cuenta de ello, y cambiar esos hábitos como sea. Afortunadamente ya son más de 30 kilos que he llegado a perder gracias a ello, y por supuesto gracias a vosotros que me dáis cera todos los días.

Bueno, nos vemos por aquí la semana que viene, y prometo ser mucho más constante !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 408 a 410: Mi cena de ayer

¿Sabéis esos días en los que por la noche no tienes hambre? Pues justo eso me pasó ayer.

No tenía ganas de comer nada, y mucho menos de cocinar lo típico (sándwich, tortilla francesa, atún …), así que me preparé una cena muy ligera a la que le hice una foto para enseñárosla.

¿Por qué quería publicarla aquí? Pues porque reconozco que no es la mejor cena del mundo, y que hay cosas mucho más equilibradas y “sanas”, pero de vez en cuando tomar una cosa así hace que te olvides de que estás a dieta.

Bajo mi punto de vista, es algo que se puede tomar de vez en cuando sin ningún problema. Es verdad que contiene bastantes hidratos de carbono, pero ¿y qué? Estamos hablando de que comer algo así no implica tomar unas kcal excesivas, y es algo que no estás haciendo a diario, así que no debería haber ningún problema.

No es la mejor cena del mundo, pero anoche no me apetecía otra cosa y tiré por lo fácil (y sí, se puede tomar algo así estando a dieta)

Una foto publicada por Luis Adelgazar (@1kiloporsemana) el

Veamos, ¿qué hay en esa foto?

  • Vaso normalito de leche semidesnatada (100 kcal).
  • 2 magdalenas pequeñas (100 kcal cada una).

En total: 300 kcal que entran perfectamente en la dieta de mi día, y que nadie debería echarse las manos a la cabeza por comer algo así.

Cada vez tengo más claro que una de las cosas que tiene que hacer una persona que quiere perder peso, es desterrar de su mente falsos mitos sobre todo lo que va ligado a la nutrición y el adelgazamiento. Nos han metido en la cabeza que para perder peso, vamos a tener que estar meses a base de calditos, verduras y filetitos a la plancha, y eso es un gran error! De hecho es una de las cosas por las que yo he estado tantos años intentando perder peso, y al poco tiempo de comenzar abandonaba mis buenos propósitos. Menuda tortura !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 404 a 407: Pues seguimos bajando!

Llevo una temporada un tanto relajado con respecto al peso. Antes actualizaba cada semana lo que me decía la báscula, pero entre unas cosas y otras, llevo un tiempo que no lo hago.

Esto definitivamente tiene que cambiar, pues es algo que llevaba a rajatabla y que me servía como guía para ver mi evolución. Y a los hechos me remito, desde que me he relajado en este aspecto, no he avanzado tanto como hacía antes.

Bien, este sábado me subí a la báscula y estaba en 113,1 kilos. Esto significa que me he quitado 3 kilos desde la última vez que me pesé, y no solo eso, también supone igualar una cifra que hacía años que no veía.

Cuando era más joven, tuve una época en la que también me cuidé mucho y hacía mucho deporte. La cifra más baja que llegué a ver fueron esos 113 kilos, y a partir de ahí me fuí dejando hasta llegar, muchos años después, a la terrible cifra de 150 kilos.

Así que para mi este peso significa una pequeña victoria más, que hace que siga con ganas de seguir adelante para ver muy pronto el 112, y con más ganas espero bajar de los 110 (y ya no digamos eliminar una de las cifras).

Y como he dicho muchas veces, aunque diga que tengo ganas de “ver pronto”, en realidad no tengo ninguna prisa. Voy a seguir con mi forma de alimentación, con mi ejercicio y viendo resultados como vengan. Y si tardo 6 u 8 meses más en llegar a mi peso correcto, de verdad que no me importa. Solo quiero disfrutar del camino, ver cómo mi cuerpo cambia semana a semana, y contároslo por aquí por supuesto !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 401 a 403: El bocadillo al que no se le podía decir que “no”

Hoy quiero hablaros de algo que he comentado 1000 veces por aquí, pero es que ayer me salió una foto tan “bonita” que no puedo resistirme a volver a hablar de ello.

Cada vez que alguien dice que está a dieta, pensamos que le esperan unos meses de sufrimiento y de necesidad por la comida. Imaginamos a esa persona comiendo innumerables ensaladas, pechugas a la plancha, frutas (pero ojo, no el plátano, “que engorda mucho”), y acostándose por la noche con el estómago rugiendo.

Creo que es un concepto que debemos erradicar de una vez por todas. Es verdad que no vamos a estar comiendo lo que nos dé la gana a todas horas, pero también es cierto que con la planificación adecuada, cualquiera que nos vea nunca diría que estamos perdiendo peso semana a semana.

Por ejemplo, ayer a medio día me metí este bocadillo entre pecho y espalda. ¿Tiene buena pinta? ¿Es adecuado para la dieta?

Quién puede decir que no a un bocadillo como este? Me compadezco de la gente que esta a dieta y solo comen manzanas y pechuga!

Una foto publicada por Luis Adelgazar (@1kiloporsemana) el

Analicemos bien lo que tiene este bocata:

  • Unos 100 gramos de pan blanco (250 kcal).
  • Lomo “del bueno”, unos 70 gramos (calculo que unas 200 kcal).
  • Chorrito de aceite de oliva de primera calidad (50 kcal).

Total del bocadillo = 500 kcal.

Sí, para una persona que mida 1,60 metros y quiera perder 5 kilitos, quizás sea algo desmesurado, pero para alguien como yo, este bocata cumple perfectamente casi todos los puntos necesarios para considerarlo como “de dieta”.

Incluso para esa persona que mide 1,60 y le sobran 5 kilos, si ese bocadillo es demasiado, pues te comes la mitad y tienes un almuerzo la mar de apañado. De verdad que tenemos que dejar de lado tanto yogur desnatado y tanta manzana verde, que es realmente deprimente !

Con una buena planificación de nuestra dieta, unido a un diseño óptimo de rutina de gimnasio, os aseguro que váis a acabar comiendo mucho más que cuando no os proponéis seguir una dieta. Solo hay que echar un rato al principio del todo para calcular cuáles son las porciones idóneas para ti, y leer bien cómo diseñar una rutina de pesas, tan sencillo como eso !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

El error más común al empezar una dieta

Quiero hablaros del mayor error que he cometido siempre que he hecho una dieta. Es algo de lo que ya he hablado en más de una ocasión, pero que no me canso de repetir porque creo que es la piedra filosofal de todo proyecto a la hora de perder peso.

Debo decir que es un error muy común ya que no soy la única persona que he visto que hacía algo así. Además, es un error tan grande que cualquiera que lo cometa mandará al traste cualquier intento de perder peso, tal y como me viene pasando a mi desde años.

¿Sabes a qué error me estoy refiriendo? Muy sencillo, a no comer las cantidades (calorías) que debes cada día.

Persona de extremos = fracaso absoluto

Uno de mis mayores defectos es que soy una persona que no tiene término medio. Soy muy extremista (con el tema de la dieta): O bien paso de todo y me pongo hasta arriba de alimentos prohibidos o bien me pongo una dieta super restrictiva y me alimento como un pollito.

¿Cuáles han sido las consecuencias de estas ideas tan “geniales”? Pues que mi metabolismo ya no sabía ni lo que le pasaba, porque unos días comía mucho y otros días no comía nada, ya no sabe si engordar, adelgazar, eliminar líquidos … Si a todo esto le sumas un sedentarismo total, pues ha hecho que cada vez engordase más y más, que las analíticas saliesen cada vez peor, que me duela la espalda, dolores de cabeza …

En su día escribí un artículo que trata esto mismo con más detalle. Te recomiendo que lo leas porque seguro que puedes sacarle mucho provecho y entender muchas cosas. Se llama “Tumba metabólica“.

error si estas a dieta

¿Te suena algo de lo que te digo?

Seguro que tú también te has propuesto hacer una dieta a rajatabla hasta perder todo el peso que quieres perder, ahora bien, ¿has fracasado numerosas veces en este intento? ¿Qué es lo que te está haciendo fracasar? ¿Dices que no tienes fuerza de voluntad?

Yo creo que el problema es sencillo, estás comiendo demasiado poco, y al final el cuerpo te pide comida para poder sustentar toda la grasa que tiene, simplemente es eso. La dieta que te has propuesto es demasiado pobre para ti, así que es cuestión de tiempo que mandes todo al garete y comiences a pecar y a comer lo que no debes.

Es un círculo vicioso del que se puede salir si empezamos a hacer las cosas bien.

¿Por dónde empezar?

Si eres un hombre de 1,88 metros como yo y que en su día comencé la dieta con casi 150 kilos, no puedes perder 60 kilos con una dieta de 1200 calorías. Es un suplicio y poca gente va a poder conseguirlo, ya no por el esfuerzo psicológico, sino porque tu cuerpo al final se va a rebelar y va a llegar un momento en el que no vas a perder nada de peso, así que vamos a ser inteligentes y empecemos desde el principio.

Así pues, el primer paso que debemos dar es DISEÑARNOS UNA DIETA QUE SEA ACORDE A NUESTRAS NECESIDADES. Lo pongo en mayúsculas porque es la base de todo esto.

Tienes que olvidarte de dietas prefabricadas y fotocopiadas. Lo importante es aprender a manejar las calorías y, con todos estos datos, saber qué es lo que debes comer a cada momento para adelgazar y, más adelante, para mantenerte en tu peso.

Métetelo bien en la cabeza

Una vez que sepas las calorías que necesitas y diseñes un menú, quizás comiences a comer y veas que comes más que antes. No te preocupes, a mi también me pasa y eso no significa que vayas a engordar, todo lo contrario, estás reeducando tu metabolismo y comiendo las calorías que realmente necesitas, espaciadas en varias comidas a lo largo del día y en las cantidades adecuadas. No tiene nada que ver con lo que estabas haciendo antes, que comías a trompicones, pocas veces al día y en cantidades inadecuadas.

PARA ADELGAZAR HAY QUE COMER, métetelo en la cabeza, y aquí estoy para poder ayudarte en lo que necesites.

Por supuesto que comerás yogures y pechugas a la plancha, pero también comerás tus platos preferidos, natillas, arroces, hamburguesas … Todo es cuestión de organizarse bien desde un principio.

¿Cómo calcular las calorías que necesito?

No te preocupes porque voy a explicarte bien detalladamente cómo calcular las calorías que necesitas para adelgazar.

Para ello, te recomiendo que eches un ojo a este post donde tienes una calculadora de calorías. Solo tienes que rellenar los apartados necesarios y podrás saber con exactitud qué aporte diario necesitas para mantenerte en tu peso.

Es muy sencillo y no te va a requerir grandes conocimientos. Una vez que sepas tus necesidades calóricas, tan solo debes restar 500 calorías y de esa manera te asegurarás perder un mínimo de medio kilo por semana (yo la verdad es que resto un poco más).

En resumen

Si quieres comenzar a adelgazar, debes reeducar tu alimentación y conocer cuántas calorías debes consumir como mínimo cada día. De esta manera evitarás sufrir torturas psicológicas con dietas demasiado restrictivas y que harán que no aguantes mucho tiempo.

Con esta reeducación podrás disfrutar de la comida y no será un suplicio el ponerte a comer y a cenar. Comprobarás cómo es posible adelgazar sin mayores esfuerzos con una dieta que realmente está diseñada a tus gustos y necesidades.

¿Realmente te sobra peso? Pues ya estás tardando en leerte todo este blog para comenzar cuanto antes!

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 394 a 400: Qué semanita más mala !

Hola a todos/as! Hacía tiempo que no publicaba nada, pero tranquilos que por aquí sigo.

He llevado una semana bastante mala por culpa de lo que se llama un “golondrino”. Para el que no lo sepa, es una especie de quiste que sale en la axila, lo cual es tremendamente doloroso e incapacitante. Para el que lo haya tenido sabrá muy bien a lo que me refiero.

La cuestión es que me he pasado toda la semana a base de antibióticos y fiebre, hasta prácticamente el domingo que mejoré un poco y hoy ya me siento casi al 100%. Es curioso ver cómo con una “tontería” como esta puede hacer que tus planes se vayan al traste, pues prácticamente he estado estos días a base de sofá, cama y poco más.

No es la primera vez que me pasa algo así, pero bueno, afortunadamente hacía bastante tiempo que no me ocurría, y espero que pasen muchos años más hasta que vuelva a pasarme.

La cuestión es que, con estos días en los que apenas he salido de casa, me ha dado tiempo a pensar y creo que desde que como bien y hago deporte, este problema con los golondrinos ha disminuido bastante. Parece como si mi cuerpo se encontrase “bien”, y justo por eso no fuese propenso a sufrir determinadas enfermedades.

No sé si a vosotros os ha pasado algo parecido. Cosas como los dolores de espalda por culpa de la obesidad, dolores de cabeza al tener la tensión alta, constipados recurrentes … Parece como si nuestra salud fuese mejorando poco a poco, en vez de ir deteriorándose.

Con respecto a la dieta, pues la verdad es que la he hecho un tanto “mal”. Al estar con ese mal cuerpo, pues he comido lo que me apetecía (eso sí, cosas muy light). Arroz blanco, tostadas, fruta … Vamos, cosas ligeras, pero bien ricas en hidratos de carbono.

En fin, que empiezo hoy martes casi al 100%, con ganas de volver a mi nueva rutina, y totalmente recuperado. Todavía hay Luis para rato! :D

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 390 a 393: A ver qué os parece el día de ayer

Muy buenas a todos!

Ayer fué un día donde dí un cambio sustancial a mi dieta. Paso a explicaros cómo lo he hecho y cuál es el motivo de este experimento.

Hace unos cuantos años, me aficioné bastante al tema de la musculación, y la verdad es que perdí mucho peso comiendo mucho más de lo que suelo comer (sobre todo proteínas), y haciendo unas rutinas bastante completas en el gimnasio.

Pero más que pérdida de peso, lo que ocurría en mi cuerpo es que estaba como moldeándose. Mi musculatura estaba mucho más fuerte, me sentía estupendamente, y lo mejor de todo, lo que comía me encantaba.

Así que he decidido estar una temporada aumentando un poco las calorías y llevando una alimentación un tanto parecida, a ver si de esa manera puedo reactivar de nuevo mi metabolismo y aumentar la pérdida de peso (y progresar un poco en el gimnasio, que hace tiempo que estoy estancado).

El cambio más “grande” por así decirlo está en la comida. Generalmente como de aquello que hay, pero en esta ocasión voy a comer de lo que hay y voy a acompañarlo con algo de proteínas (una pechuga de pollo, unas hamburguesas …).

No me enrollo más y os pongo lo que comí ayer, a ver qué os parece.

Menú

  • Desayuno: Café, batido de proteínas con leche (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de tortilla de 2 huevos (400 kcal).
  • De 11:30 a 13:00 hice un entreno de pesas y un poco de cardio.
  • A las 13:15h: Batido de proteínas (con agua) (100 kcal).
  • Comida: Arroz blanco (600 kcal) y 2 hamburguesas de pollo (300 kcal).
  • Merienda: 1 yogur (100 kcal).
  • Cena: Sandwich con 2 latas de atún y tomate (400 kcal).

Total del día = 2200 kcal.

200 kcal extras y un aumento considerable de la cantidad de proteínas diarias que solía consumir.

Parece que no, pero el cambió lo noté bastante. Durante el día tuve la sensación de que estaba hinchado (recordad que las proteínas son mucho más saciantes) y en general no he sentido necesidad de comer nada extra.

¿Qué os parece el cambio?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 387 a 389: “Grandes” cambios en mi dieta

Buenos días a todo/as !!

Aquí estoy con 1 año más. 34 tacos como 34 soles, donde os puedo prometer que no me he pasado ni un pelo, ni el día de mi cumpleaños, como un campeón (la semana que viene sí que me iré a cenar, pero bueno, hasta la fecha hay que aguantar!).

Hoy os traigo unas novedades que creo que os van a gustar. He decidido dar un cambio a mi dieta, comiendo muchas más proteínas, y centrándome más en una alimentación “culturista” por así decirlo.

Que nadie se asuste, sobre todo la gente a la que todo esto le suene un poco raro. Quiero darle un empujón a mi pérdida de peso, y en un pasado una de las cosas que mejor me funcionó fué centrarme en comer bastante, pero sobre todo cosas “buenas”.

Eso sí, hasta el martes no voy a poder poneros un menú para que os fijéis qué he comido, entre otras cosas porque tengo que hacerme con un arsenal de alimentos permitidos y que ahora mismo no dispongo en casa. Quizás escriba un artículo más extenso para explicar todo esto al detalle :)

Así que nada, tened paciencia, y si tenéis cualquier consejo que darme, ahí tenéis los comentarios, los cuales leeré muy gustosamente como siempre.

Por cierto, este fin de semana, además de tener que ir a hacer la compra, voy a dedicarle unas cuantas horas al sofá. Este cambio de rutina que he realizado la verdad es que lo he notado, y estoy bastante más cansado que de costumbre. Así que se vaya preparando, que le voy a dedicar unas cuantas horitas, sobre todo el domingo!

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 382 a 386: El último día en el que “yo” soy lo menos importante

Mañana cumplo 34 añazos, y como os dije en anteriores posts, va a ser un punto de inflexión en mi vida.

Ya estoy cansado de dejar mi salud y mi bienestar en un segundo plano y dedicarme el día completo a estar enfrente del ordenador. Voy a dedicar gran parte del día a mi, a hacer deporte, a caminar, a salir a la calle …

Mi rutina va a cambiar bastante. A las 6 de la mañana voy a ponerme en pie, y de 6 a 11 voy a trabajar sin distracciones. A las 11 apagaré el ordenador, y no creo que vuelva a tocarlo hasta las 6 de la tarde, momento en el que trabajaré un par de horas más … Y ahí acabará mi jornada laboral.

No sé muy bien cómo me voy a organizar durante esas horas libres. Igual salgo a la calle a dar un laaaargo paseo, y en cuanto termine probablemente me ponga la ropa de deporte y me vaya al gimnasio, ya veremos.

Mi objetivo para cuando cumpla 35 años es, además de estar en mi peso correcto, tener una forma física más que adecuada para mi edad. Lo que quiero es poder disfrutar de la vida, de cosas que me he perdido debido a mi obesidad o sedentarismo, y cambiar de una vez por todas esta rutina asquerosa que me está matando (igual soy un poco dramático, pero es la sensación que tengo).

¿Alguno se apunta?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 381 y 382: Hay que echarle imaginación para no aburrirte !

Reconozco que cocinar es algo que me gusta mucho y hay multitud de platos que me gustaría probar, pero no me animo a ello porque quizás en casa no gusten, o simplemente por comodidad.

La cuestión es que pienso que una de las cosas que debemos hacer para que todo nos resulte más llevadero es cocinar cosas que nos gusten y que nos haga parecer que no estamos a dieta.

Está claro que todos los días no pueden ser así, pero otros podemos hacerlo sin ningún tipo de problema.

Por ejemplo, a mi la pasta y el arroz son cosas que realmente me encantan. ¿Qué pasa cuando cocino algo así? Pues que me doy el gusto de comer una cantidad que me satisface, no me pongo un platito y ya está. Lógicamente lo compenso con el resto del día, y a la noche a lo mejor ceno un poco más ligero que de costumbre, pero quieras o no el darme ese “gustazo” me ayuda psicológicamente a seguir adelante.

¿Y por qué puedo (o podéis) hacer algo así? Pues porque por mucho que me guste la pasta, no la como todos los días. Si el lunes hay macarrones y me como un buen plato, pues el martes igual toca lentejas (que no me gustan mucho), y me como un plato normalito. El miércoles quizás toque un buen plato de arroz, pero el jueves hago un hervido de patata, cebolla y judías …

Así que os animo a echarle imaginación y a cocinar los platos que os gusten (y que comáis abundantemente de ellos, siempre que compenséis los días posteriores).

Una foto de lo que os comento, y el menú debajo :)

Una foto publicada por Luis Adelgazar (@1kiloporsemana) el

Menu

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Fruta y yogur (200 kcal).
  • Comida: Lo que véis en la foto (calculo que unas 800 kcal) y una ensalada (100 kcal).
  • Merienda: Nada.
  • Cena: Champiñones a la plancha (100 kcal) y un filete bien hermoso (400 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook