¿Qué es una dieta cetogénica? ¿Merece la pena hacerla?

Ayer escribía un artículo donde os daba unos cuantos consejos para eliminar líquidos, y uno de ellos era que podías hacer una dieta cetogénica durante uno o dos días como mucho porque son realmente depurativas.

Ahora bien, ¿qué es una dieta cetogénica? Quizás no sepas muy bien de lo que hablo, por eso quería dejarlo claro en este artículo que rescato de otro blog de mi propiedad.

Tal y como os contaba en ese artículo, a mi las dietas cetogénicas no me gustan nada. He probado unas cuantas (desde Atkins hasta la dieta Pronokal), y la sensación de sacrificio era constante durante todo el día. Ahora bien, reconozco que estas dietas cetogénicas funcionan de maravilla para lo que buscamos (perder peso), todo hay que decirlo.

Cuando nos ponemos a dieta e investigamos un poquito, podemos encontrar multitud de dietas para adelgazar por internet.

Existen miles de ellas, cada una con su forma y filosofía. Ahora bien, una de ellas es algo especial: se trata de la dieta cetogénica o dieta baja en hidratos de carbono.

La particularidad de este tipo de dietas está en que no contamos calorías a la hora de adelgazar, sino que nos fijamos en la cantidad de hidratos de carbono que comemos a lo largo del día, manteniéndolos en niveles sumamente bajos y entrando en un estado que se llama “Cetosis“.

fases de la cetosis

¿Qué hace que perdamos peso con la dieta cetogénica?

Como decimos, la dieta cetogénica elimina casi por completo los hidratos de carbono, limitándose a consumir sólo una cantidad muy moderada de ellos, y en su mayoría en forma de verduras (hidratos de carbono fibrosos).

Cuando eliminamos los hidratos de carbono, también estamos eliminando la fuente primera de combustible del cuerpo: el azúcar. Así pues, el cuerpo se encuentra con que no tiene su fuente de energía primaria (que repetimos, son los hidratos de carbono) y empieza a quemar todo el azúcar que tenía de reserva. Este azúcar se encuentra en hígado y músculos.

Ahora bien, cuando ya termina de quemar ese azúcar de reserva, tiene que ingeniárselas para volver a sacar energía para poder subsistir. En este caso, utiliza la energía almacenada en la grasa (que es lo que queremos eliminar).

Por lo tanto, al eliminar por completo los hidratos de carbono de nuestra dieta, comenzamos a quemar grasa a las pocas horas. Es por ello que la dieta cetogénica es tan efectiva.

El poder depurador de la dieta cetogénica

Además, la dieta cetogénica es ideal para depurarse. Es una dieta extremadamente diurética, por lo que si te notas que estás reteniendo líquidos, te asegura una eliminación de éllos casi total.

Por todo eso, la dieta cetogénica es perfecta si en realidad quieres eliminar el peso que te sobra rápidamente. En algunos momentos de nuestra vida, nos sentimos realmente pesados e hinchados. Con la dieta cetogénica, esta sensación desaparecerá a los pocos días, pues la eliminación de líquidos retenidos es brutal y comenzarás a sentirte mejor en poco tiempo.

Deberás comer verduras, carnes, pescados y, por supuesto, alimentos con más grasa, como bacon, quesos, etc. Esto es lo bueno que tiene este tipo de dietas, que podrás comer cosas que antes no podías con tu dieta hipocalórica de toda la vida.

La pérdida semanal de peso con una dieta cetogénica es mayor que con una dieta hipocalórica. Además, la dieta cetogénica contiene un número elevado de proteínas, por lo que el catabolismo muscular será mínimo (no perderás músculo) y así evitarás a toda costa el efecto rebote.

Mi experiencia con estas dietas cetogénicas

Como os decía al principio del artículo, he probado varias dietas y he estado en cetosis durante mucho tiempo.

Al principio de todo se lleva bastante bien, pues comes cosas que te gustan y que normalmente no ingieres, como mayonesas, quesos grasos, mucha carne, salsas, etc. Ahora bien, esa “ilusión” inicial se va a la porra al tercer día, que es cuando empiezas a estar un poco harto de seguir comiendo siempre lo mismo.

A finales del segundo día y principios del tercero, era normal en mi empezar con dolores de cabeza. Estos dolores vienen provocados porque tu cuerpo está empezando a cambiar la forma de obtener energía, quemando las grasas que es lo que buscamos. En alguna ocasión he leído que asociaban ese dolor de cabeza a una especie de síndrome de abstinencia por los hidratos de carbono. Sea como sea, es molesto, pero pasa a los pocos días. Mientras tanto, pues se toma algún ibuprofeno y ya está.

Al quinto o sexto día las ganas de comer desaparecen por completo. Se entra en cetosis y tienes una sensación de saciedad durante todo el día. Es una sensación extraña y que realmente ayuda a seguir con la dieta, pero en mi caso en particular no quitaba para que a la hora de comer me deprimiese mucho por ver lo mismo una y otra vez en el plato.

Ahora bien, debo reconocer que estas dietas ayudan mucho a perder peso, y se pierde de forma extra rápida. No quiero quitarle méritos porque es así.

De todas formas, como he dicho en más de una ocasión, es imposible que pierda peso así porque no lo soporto. Prefiero llevar el ritmo que llevo ahora, quitándome cada semana de medio kilo a un kilo y haciendo las cosas bien y disfrutando de la vida, que sacrificarme de esa manera. Es mi forma de ver las cosas.

Espero que con el artículo os haya quedado un poco más claro todo este tema. Si tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios :D

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 178: Si el calor te quita el hambre … Come !

Ayer hizo un día especialmente caluroso. No sé si os pasa lo mismo que a mi, pero estos calores muchos días me quitan el hambre.

Me cuesta horrores moverme porque me deja como “aplatanao”. Se me quitan las ganas de cocinar y hay días que me alimento a base de bocadillos, ensaladas y cosas que se preparan en 5 minutos.

Al igual que tengo días que me comería un caballo, hay otros que no me apetece nada comer, pero aún así hago de tripas corazón y como lo que debo. No quiero volver a caer en los errores del pasado y entrar de nuevo en lo que se llama tumba metabólica, así que tenemos que consumir las calorías que necesitamos diariamente, sea como sea.

De vez en cuando no pasa nada si te apetece comer o cenar cosas muy ligeras, como una ensalada de frutas, alguna tostada, un vaso de leche … pero no debe tomarse como una costumbre porque tu cuerpo no puede notar la falta de calorías (y eso ocurre cuando llevamos una dieta muy estricta por mucho tiempo, recordad lo que me pasó a mi al principio de la dieta).

Menú

  • Desayuno: Café y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Tostadas con aceite y jamón de York (400 kcal).
  • Comida: Plato de arroz con pollo y verduras (800 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Emperador a la plancha (300 kcal) y un yogur (100 kcal).

Total del día = 2000 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Cómo eliminar líquidos en un solo día

En alguna ocasión te has sentido pesado, hinchado y con poca energía. A mi desde luego me pasaba mucho antes de empezar el blog, donde entre semana intentaba cuidarme, pero los fines de semana comía lo que se me antojaba sin mesura alguna.

Al llegar el lunes, la ropa me apretaba, y si me subía a la báscula veía que podía haber “engordado” 4 kilos desde el viernes sin ningún problema. Claro, todo eso no es grasa ni mucho menos, la gran mayoría de ese peso son líquidos.

También hay otros factores que pueden favorecer la retención de líquidos, como el calor, la menstruación … pero en realidad nos dá igual: queremos eliminar líquidos como sea, para sentirnos bien con nosotros mismos y para sentir esa sensación de ligereza y bienestar que teníamos antes.

Afortunadamente, para eliminar líquidos existen varios remedios que nos van a ir estupendamente. Estos remedios son naturales y no van a suponer ningún riesgo para nuestra salud, sino todo lo contrario. Una vez los pongas en práctica, notarás cómo empezarás a ir al aseo más asiduamente y en cuestión de horas te notarás mucho más deshinchado y ligero.

Eso sí, debes seguir estos consejos para eliminar líquidos durante el tiempo necesario hasta que te encuentres bien y sobre todo no hagas el tonto como lo hacía yo y evita cometer esas situaciones que lo único que hacen es perjudicarte a corto y medio plazo.

eliminando liquidos rapidamente

Primer consejo: Para eliminar líquido, bebe mucho líquido

Aunque suene contradictorio, necesitas hidratarte bien para eliminar el líquido que tienes retenido. Bebe agua, infusiones con sacarina … lo suficiente como para estar bien hidratado todo el día.

Beber la suficiente cantidad de agua revitalizará tus riñones y éstos comenzarán a trabajar adecuadamente, expulsando todas las sustancias tóxicas y líquidos innecesarios de tu cuerpo.

Así pues, hazte a la idea y ten siempre una botella de agua cerca de tí. Ve dando pequeños sorbos a lo largo del día. Si te cansas de beber siempre agua, puedes hacerte infusiones (infusiones de cola de caballo funcionan muy bien) o incluso tomarte un vasito o dos de coca cola light, que también hidrata y refresca.

Segundo consejo: Intenta cocinar sin sal

La sal retiene líquidos, por eso es mejor que cocines sin ella hasta que te encuentres bien.

De todas maneras, si eres una persona que tiene bien la tensión y nunca has tenido problemas cardiovasculares, cocinar con un poquito de sal no va a hacer que estés hinchado todo el día, así que esta solución aplícala si en realidad necesitas eliminar líquidos de forma brusca y rápida.

Tercer consejo: Masajes y ejercicio

Date una ducha con agua caliente y, una vez enjabonado, date un masaje por todo el cuerpo, dedicando especialmente atención en la barriga y en las piernas.

El masajear zonas donde se es propenso a almacenar líquidos hace que esos líquidos se movilicen, así que ayudarás a que se eliminen de forma natural si realizas ese masaje.

También es necesario que salgas a la calle y des un largo paseo. Mover el cuerpo ayuda a eliminar líquidos, por lo que te aconsejamos que planifiques una ruta y te ciñas a ella. Piensa que estás eliminando líquidos, así que si en esa ruta puedes hacer un alto en algún bar para entrar al aseo, mejor que mejor.

Cuarto consejo: Cuida la alimentación

Si de verdad quieres eliminar líquidos de forma rápida, una dieta cetogénica puede hacer mucho por ello (ojo, este tipo de dietas no son ni mucho menos mis favoritas, de hecho las aborrezco y no las recomiendo, pero reconozco que si las sigues durante un par de días son altamente diuréticas y no van a dañarte). Si no te animas a seguir una dieta cetogénica, puedes cuidar la alimentación, comiendo frutas y verduras a la hora de la cena, las cuales tienen mucha agua y fibra que te ayudará a ir al aseo.

Cuidar la alimentación es fundamental para eliminar líquidos, de hecho es el 80% del éxito en esta tarea. Sobre todo, cuida la cena, pues es la comida donde más grasa (y líquidos) podemos acumular si no hacemos las cosas bien.

Siguiendo estos 4 consejos, te aseguro que la pérdida de líquido va a ser rápida y tu salud no se va a ver comprometida. En unos pocos días (incluso te puedo asegurar que en muchos casos sólo deberás hacerlo 1 solo día) volverás a sentirte bien contigo mismo y esa sensación de pesadez desaparecerá.

Una última advertencia para que quede claro

Estos consejos son los que utilizaba yo para sentirme bien en un tiempo récord. Los seguía durante uno o dos días como mucho, y realmente se notaba la pérdida de peso y la eliminación de líquidos.

Los tres primeros consejos te recomiendo que los sigas y notarás sus resultados. El cuarto os aseguro que no os va a hacer daño (el de seguir una dieta baja en hidratos de carbono durante dos días o así), pero os repito que no es la mejor opción bajo mi punto de vista.

Quería ser sincero con vosotros y explicaros qué hacía en un pasado para eliminar esos molestos líquidos. Desde luego que funcionaban de maravilla, pero sobre todo intentad evitar como sea esos atracones de comida de los fines de semana, porque realmente ahora me doy cuenta de las tonterías que hacía comiendo sin moderación.

Si tienes algún truco más estaría muy bien que lo compartieses en los comentarios :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 177: ¿Platos de pasta de 1200 kcal?

Sí, ayer me comí un hermoso plato de pasta que rondaba las 1200 kcal, y afirmo con rotundidad que estando a dieta se puede uno comer un plato así sin ningún problema.

En alguna ocasión he sido criticado por hacer algo así, pero nadie se para a pensar por qué puedo comer un plato de spaghettis con tantas calorías, y si lo compenso de alguna manera.

¿Que son muchas calorías para una sola comida? Probablemente. ¿Que hay opciones mejores? Sí, las hay. ¿Que de vez en cuando apetece hacer algo así y saltarse un poco todas las normas? Creo que no te sorprenderás cuando digo que sí, y seguro que me comprendes muy bien si estás a dieta.

Ahora bien, ¿por qué hice algo así? Pues porque se puede hacer sin problemas, siempre y cuando controles lo que comas el resto del día. Os pongo el menú:

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Fruta (100 kcal).
  • Comida: Ese plato de pasta (1200 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas con agua (50 kcal).
  • Cena: Ensalada con pechuga de pollo (400 kcal).

Total del día = 2050 kcal.

Entra dentro de mis necesidades calóricas sin ningún problema. Durante el día he comido fruta, verdura y proteínas, en una cantidad correcta. ¿Por qué no poder comer un plato tan calórico de vez en cuando? A veces todo no es tan perfecto como desearíamos, y hay que adaptarse a las circunstancias !

Así que si tienes algún plato favorito y te gustaría ponerte tibio comiendo, calcula bien las calorías que tiene (sin engañarte, esto es lo más importante), y come la cantidad que creas oportuna, pero no olvides compensarlo con el resto del día y siendo muy meticuloso, sino estarás metiendo la pata hasta el fondo !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

¿La cerveza engorda? ¿Puedo tomarla estando a dieta?

Nunca he sido muy apasionado de la cerveza y las bebidas alcohólicas, pero reconozco que con el calor muchas veces apetece tomarse una cervecita fresquita en algún momento.

Ahora bien, una de las preguntas más frecuentes que se suele hacer la gente cuando está a dieta es, ¿la cerveza engorda? Os puedo asegurar que la cerveza tiene un valor calórico reducido y no engorda tanto como se cree.

Como todo en esta vida, el secreto está en saber controlarse, así que la cerveza consumida moderadamente no engorda.

Composición de la cerveza

La cerveza es una bebida natural, tiene pocas calorías, no contiene grasas saturadas, ni azúcares y sí una cantidad importante de hidratos de carbono, vitaminas y proteínas. Se tienen evidencias científicas de que esta tiene efectos beneficiosos para la salud. La cerveza tiene tan sólo 43 calorías por 100ml, es decir, unas 90 calorías por caña, menos que muchos refrescos que habitualmente tomamos en sustitución de la cerveza, ya que pensamos que engorda menos.

¿Que te apetece ir al bar a tomarte una caña? No hay problema, pero ten cuidado sobre todo con el aperitivo que te ponen al lado, porque ese sí que generalmente suele estar plagado de calorías que no contamos, o que simplemente creemos que no es para tanto. Tomar la costumbre de hacer algo así puede fastidiarnos completamente el día, ya que estaremos ingiriendo más calorías de las que realmente necesitamos.

Sin duda alguna, el consumo de cerveza moderado no tiene nada que ver con la obesidad. Está claro que no puedes beber litros y litros (ya no por las calorías que contiene, sino por todo el alcohol que ingerirías), por lo que si estás a dieta, puedes tomarte un bote perfectamente cada día.

cerveza engorda

Cerveza y barriga

Otro de los mitos que suele haber es el tema de la “barriga cervecera”. Hay algo que quiero dejar claro: La cerveza no crea ese tipo de barrigas. Esas barrigas son fruto de muchos años de descuidarse y comer y beber cosas muy calóricas.

Si una persona pasa el día bebiendo cerveza y no cuidando su alimentación, aparecerá una barriga bien hermosa con el paso del tiempo, pero la cerveza en si no será la responsable de tal aparición.

Así pues, puedes beber cerveza con moderación sin miedo a que aparezca esa curva cervecera tan antiestética.

Beneficios que aporta la cerveza

Entre los múltiples beneficios para la salud que aporta la cerveza, podemos destacar:

  • Es una bebida muy diurética, principalmente por el bajo contenido en sodio, así que evitaremos la retención de líquidos.
  • Tiene una gran cantidad de silicio, que viene de perlas para las mujeres porque previene la osteoporosis y la osteopenia. También es un componente fundamental para luchar contra la enfermedad del Alzheimer.
  • Si sufres de estreñimiento la cerveza puede ayudarte a mejorar el tránsito (y por lo tanto disminuye la incidencia de padecer cáncer de colon).
  • Ayuda a mejorar la anemia, ya que es rica en multitud de vitaminas tales como la B y C, además de minerales.
  • La cerveza aumenta la producción de colesterol bueno (el de alta densidad) y regula la coagulación sanguínea, por lo que es excelente para la prevención de infartos de miocardio.
  • Al tener un 95% de agua, es un buen rehidratante, por lo que puedes tomarlo después del ejercicio físico sin problemas (yo también me he quedado sorprendido la verdad).
  • El consumo moderado de alcohol hace que nuestro cuerpo funcione de forma diferente, reduciendo la proporción de grasa. El alcohol produce un efecto represivo sobre el metabolismo de la grasa, reduciendo la grasa y ayudando a regular la presión arterial.

Como véis, una cervecita al día no nos va a hacer ningún daño y además es suficiente para aprovecharnos de sus beneficios. Si de todas formas, te apetece tomar más de esa cantidad, puedes tomarla sin alcohol (pero tampoco abuses, y no olvides contar las calorías que tiene).

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 174, 175 y 176: Venga, que los 130 están ahí !

Ante todo, pedir perdón por no haber actualizado este fin de semana como viene siendo habitual en mi. Apenas he estado en casa y lo poco que he tocado el pc ha sido para contestar a algún comentario y poco más.

Eso sí, el sábado me pesé en mi nueva báscula, y la jodía marcaba 130,5 , es decir, 1,5 kilos menos que hace dos semanas.

Ya tengo ahí la barrera de los 130 a punto de ser superada. Hacía más de 5 años que no estaba en este peso, que aunque todavía es una burrada, estoy muy pero que muy contento de haber llegado hasta aquí.

Llevo casi 6 meses de reto y he perdido unos 18 kilos. A este paso no voy a llegar a los 50 kilos en un año, pero voy a darlo todo para que así sea. De todas maneras, si no llegase a esa cifra, no me importaría nada. Seguiría con la dieta y si tengo que estar un año y medio, pues se está, no hay ninguna prisa.

Este fin de semana como os he dicho no he parado por casa. Ahora bien, me he portado como un campeón y no he pecado nada (y eso que lo tenía a huevo, pero he sido fuerte).

Como curiosidad, me ha surgido una oportunidad laboral que voy a desempeñar durante este mes de Agosto y voy a aprovecharla. El problema es que literalmente mi trabajo se va a multiplicar por dos, por lo que se me va a hacer extremadamente difícil hacer cosas como ir al gimnasio, pero bueno, por las tardes sacaré tiempo de donde sea para ir aunque sea media hora. De esta forma demostraré que no hace más quien puede sino quien quiere :D

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 173: Báscula comprada

Antes de nada, comentar que ya he publicado un pequeño post donde os explico mi experiencia con Pronokal, por si alguien tiene curiosidad en saber sobre qué trata esta dieta y los resultados que obtuve en el pasado.

El otro día os comentaba que la báscula reventó (o la reventé, como queráis verlo). Pensaba que era cosa de la pila pero no, las cambié y seguía sin funcionar, así que me he hecho con un peso nuevo, el cual no pienso estrenar hasta el sábado.

Este sábado he quedado a cenar con unos amigos, lo que se llama una “cena sobaquera” donde cada uno lleva alguna cosa para cenar. Voy a hacer unos sándwiches vegetales, que tienen muy pocas calorías y de esa manera evito cenar más de lo que realmente necesito.

Ya empieza a haber ganas de pegarme un día libre de esos en los que comes todo aquello que te da la gana, pero por ahora voy a ir aguantando la tentación. Quizás en agosto me dé un día libre, que no recuerdo ya la última vez que pequé :D

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón de York (400 kcal).
  • Comida: Arroz blanco (400 kcal), con huevo frito (300 kcal) y una cucharada de tomate frito (100 kcal). Vamos, lo que viene siendo arroz a la cubana.
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Lomo de cerdo a la plancha (300 kcal), loncha de queso (100 kcal) y pequeña ensalada.

Total del día = 2000 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 172: Aficionándome al pulpo

Ayer pasé por la pescadería de mi barrio y vi una pata de pulpo envasada y ya cocida. En alguna ocasión he comprado algo así, pero la verdad es que han sido muy pocas veces (no sabría decir muy bien por qué, digamos que no tengo costumbre de comerlo).

Pues bien, no me lo pensé lo compré. En casa investigué un poco y vi que el pulpo es uno de los moluscos con menos calorías, unas 150 por cada 100 gramos, así que pensé en hacerme una cena un tanto especial.

Preparé unos 125 gramos de pulpo, el cual sólo habia que meterlo 30 segundos al microondas. También me hice una patata pequeña hervida, sin la piel, hasta que estuviese blandita, en su punto justo.

En 10 minutos tenía un plato de pulpo a la gallega, con su patata, el pulpo por encima, sal, pimentón, y una cucharada de aceite de oliva. Una cena espectacular, y que apenas llegaba a las 400 kcal, ¿qué más puedo pedir?

De vez en cuando apetece dar un cambio a lo que estás acostumbrado a comer, y desde luego que a partir de ahora voy a pasarme más por la pescadería de mi barrio. Merece la pena investigar!

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón de York (400 kcal).
  • Comida: Lentejas (300 kcal), filete a la plancha (400 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas con leche (300 kcal).
  • Cena: Pulpo a la gallega (400 kcal).

Total del día = 2100 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Mi estrategia en el concurso de Seoveinte

Hoy toca un artículo que poco tiene que ver con la temática propia del blog y con mi reto de adelgazar, así que si eres un lector asiduo al blog quizás hoy no te interese mucho el post :P

Hace cosa de mes y medio, decidí participar en un concurso de posicionamiento. Para los que no sepan muy bien de lo que hablo, lo que se hace en estos casos es inventarse una palabra y dar un plazo de tiempo más o menos largo para intentar quedar lo más alto posible en Google cuando se busque esa palabra. En este caso la palabra a posicionar era “Seoveinte”.

Nunca antes había decidido participar en estos concursos, pero en esta ocasión me animé (sin demasiadas esperanzas todo hay que decirlo), pero al final pude quedar segundo, cosa que me llena de orgullo y satisfacción como diría aquel.

Ante todo, los agradecimientos

Primero quiero dar las gracias a los organizadores del concurso y a gente que conocí allí (que por cierto, estoy leyendo vuestras crónicas y hay que ver lo que os cuesta enlazar, con la ilusión que me haría tener un enlace vuestro :P). Gente como Jose Marquez, Chuiso, Miguel Ángel Almela, Luis M. Villanueva, Mario Armenta y Javier Gosende.

Y por supuesto a gente que tuve el placer de conocer como Alejandro Cacheiro, con el que estuve hablando unos minutos, y especial mención a Juan Santamaría, que aquí todo el mundo haciendo la pelota a los de siempre y nadie se acuerda de la persona que estuvo en la puerta tickando todas las entradas con el calor que hacía, y que estuvo de aquí para allá con el micrófono. Un 10 para ti (no homo).

Cuando subí a recoger el premio, una persona del público me preguntó la estrategia que utilicé, pero no me acuerdo muy bien lo que dije porque estaba bastante nervioso xD (por cierto, si lees esto, déjame un comentario anda, que te tengo que invitar a cerveza).

SEO On-Page

Respecto al tema del SEO On-Page, creo que no os voy a descubrir nada cuando os digo que una de las cosas que había que currarse mucho era el post.

Así pues, comencé a escribir un artículo muy extenso, con la idea de ir ampliándolo conforme pasaran los días. En un principio creo que escribí sobre 500 palabras, y al final el post tuvo más de 2200. Ir ampliando información poco a poco fue una de las cosas que creo que me ayudó a estar ahí arriba durante casi todo el concurso.

El truquillo: Quise meter imágenes dentro del artículo para hacerlo más completo. El truco que utilicé fue usar fotos propias de algún viaje que hice en el pasado. Como estas fotos son privadas, Google vio que eran 100% originales, lo cual aumenta más aún el valor del post (en mi opinión).

SEO Off-Page

Aquí empieza la chicha que estábais buscando :D

Básicamente el posicionamiento se diferenció en 3 fases:

Primera fase: Links potentes

Tenía claro que tenía que ir a saco porque iba a haber mucha competencia, así que empecé a sacar la artillería pesada desde el primer momento.

Creé enlaces desde sitios como eBay o Panoramio, con algún Tier 2 hacia el primer sitio y haciendo comentarios en el segundo para que se traspasase parte del linkjuice del mismo Panoramio a ese perfil (ahí os he dejado un par de ideas para vuestros proyectos ;) ).

Después comencé a crear más enlaces desde una red propia de blogs, que contiene entre otras cosas algún dominio Armenio, Polaco, etc. Son dominios expirados y con autoridad, ya sabéis de lo que hablo.

Por último utilicé varios blogs gratuitos de periódicos para apuntar hacia el post de Seoveinte. Como curiosidad os aconsejo que entréis aquí y veáis el engendro de spammers de los comentarios que se nota que estuvieron espiándome bien jajaja.

Segunda fase: Reseñas y sidebars

A falta de 14 días más o menos, entré en un foro que todos conocemos bien (pero que no voy a enlazar porque no es foro20), a comprar reseñas de gente que tuviese blogs con terminación .com.mx y .com.ar .

Mi intención era afianzarme en los buscadores de Google Mexico y Google Argentina, cosa que pareció que funcionó.

Entre otras cosas, compré reseñas, y también enlaces desde el sidebar (con la condición de quitarlos el día 12 de Julio). Tampoco penséis que me gasté mucho dinero, yo creo que unos 30 euros como mucho.

Llegado este punto, más o menos había quemado todos mis cartuchos y poco más podía hacer, hasta que llegó ese fatídico día …

Tercera fase: El sustico … A por el Black Hat!

Soy una persona madrugadora, y el domingo anterior al evento (el día 6 de Julio) me levanté sobre las 8 de la mañana y lo primero que hice fue ver los resultados que otorgaba Google.

Cuál fue mi sorpresa cuando vi que estaba en cuarta o quinta posición :O

Como decía al principio, tenía claro que era probable que nunca llegase a ganar nada, pero quedaban 5 días y mi ego estaba siendo atacado, así que decidí arriesgarme y darlo todo.

Ese mismo día registré Seoveinte.it (que vi que estaba libre), y esa misma mañana ya estaba con un WordPress instalado y un artículo de 300 palabras. Lo dí de alta en Google, lancé varios pings y en cuestión de minutos ya estaba indexado.

Por la tarde fuí a Fiverr y compré 3 Gigs de esos típicos donde crean 5000 enlaces basura, enlaces desde .edu y .gov, etc. Por supuesto hice que apuntasen a ese dominio .it, no al post principal de este blog.

El lunes ya tenía esos enlaces creados (porque tuve que decirles que lo hicieran extra rápido, así que pagué más dinero aún), y el martes hice el redireccionamiento hacia el artículo de este blog.

Con esta estrategia, logré volver a ese segundo puesto, y ahí permanecí hasta el día del concurso :)

El bailecito del Black Hat

El bailecito del Black Hat

Reflexiones finales

Desde luego que ha sido un concurso muy interesante donde he aprendido muchas cosas, eso sí, no pensaba que iba a tomármelo tan a pecho, sobre todo los últimos días xD

Sin duda alguna, para el próximo evento allí estaré, y por supuesto participaré en el concurso (si es que hay), pero con más calma por favor :P

Os dejo una foto del trofeo, y abajo un libro que he encontrado ordenando el despacho que demuestra que tanto Javier Gosende como yo llevamos unos añitos en esto (la edición es de 2006, qué mayores nos estamos haciendo …).

trofeo

Por cierto, al llegar a casa mi mujer me vió con los trofeos y se volvió loca creyendo que había ganado un concurso de la NASA o algo así (nunca le comenté nada). Lo que más le gustó fue la caja, que ya ha utilizado para guardar un buen puñado de pendientes, collares, etc xD

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 171: Cuidadito con el gazpacho veraniego

Hoy quería comentaros una curiosidad que comprobé el otro día.

Ahora en verano es muy común tomar gazpacho, ya sabéis, ese batido de múltiples verduras (cada uno lo hace de una determinada manera), donde es común que haya tomate, pepino, pimiento, pan … y aquí está el peligro, el aceite de oliva.

Y digo “peligro” no porque sea malo (de hecho es justo lo contrario, de lo mejor que puedes comer), sino porque podemos ingerir una cantidad de calorías muy alta si no lo tenemos en cuenta.

Debéis pensar que una simple cucharada de aceite tiene de 90 a 100 kcal, y no es difícil que en estos gazpachos se utilice una cantidad considerable de aceite para que la mezcla emulsione bien.

Por supuesto que no te va a pasar nada si tomas un vaso, incluso dos. Pero al pensar que son todo verduras y agua, podemos llegar a la conclusión de que apenas tiene calorías, y es ahí donde meteríamos la pata.

Este verano toma gazpacho si te gusta sin problemas, pero piensa que cada vaso de 250 ml ronda las 100 kcal perfectamente. Es un aviso que quería dejar claro para que no metamos la pata y contemos esas calorías en el cómputo global de nuestro día.

Por lo demás, ayer día relajado. Me he dado cuenta que no estoy escribiendo sobre el deporte que estoy haciendo. Un fallo gordo mío (de todas maneras ayer no hice nada, solo trabajar).

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón de York (400 kcal).
  • Comida: Pasta boloñesa (el día anterior sobró un plato y no quise tirarlo, 700 kcal).
  • Merienda: Vaso de gazpacho (100 kcal).
  • Cena: Hamburguesa a la plancha con bollito de pan (400 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook