Miedo a la báscula, ¿a quién no le ha pasado?

Muy buenas !

En mi ciudad han sido fiestas y la verdad es que no me he portado bien. Se juntan varias cosas que merecen una celebración sí o sí, y claro, me he dejado llevar y no puede ser. Así que este sábado quise pesarme … Pero no me atreví 😛

Así que aquí me veo, un lunes totalmente normal, escribiendo estas líneas para que sepáis que uno no es de piedra, y con remordimientos de conciencia, pero con muchas ganas de comenzar de nuevo una rutina buena de alimentación, porque hay que ver cómo se nota cuando uno se pasa con la comida, ahora me siento muy pesado, sin energías, como si estuviese “envenenado”. Sin duda es una sensación muy extraña.

A terminar (y planificar) varios trabajos, y luego otra vez a tope

Además, en España parece que ha entrado el verano por la puerta grande. La semana pasada por la noche aún se podía respirar y hacía cierto fresquito, pero hoy ya parecía que estábamos en pleno desierto, con una ola de calor que lo único que hace es querer quedarte en casa con el aire acondicionado a tope.

Por si fuera poco, mi ritmo de trabajo en este verano se va a multiplicar por dos, así que tengo que planificarme bien si no quiero que durante estos 3 meses mi vida se resuma en levantarme, ponerme frente al ordenador y echarme a dormir. Es algo que tengo muy claro, no voy a volver a caer en el error de anteponer mi trabajo a mi salud. En épocas pasadas así lo he hecho, y así me ha ido, con unos dolores de espalda terribles, y sin avances significativos en cuanto a la pérdida de peso se refiere.

En fin, que quería poneros al día, siendo sincero como sabéis que soy. Y como siempre digo, siempre que tenga un rato, actualizaré el blog. No os penséis que voy a retirarme sin decir nada, aquí me tenéis dando la brasa hasta el día que me muera (o que os canséis de mi, que espero que sea antes lo segundo que lo primero :P).

¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna novedad?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

¿Qué tipo de vida quieres llevar?

Debo reconocer que llevo una temporada un tanto raro.

No sé si será cosa de que estos cambios de tiempo me están afectando, o de si que el hecho de estar ya cerca de mi objetivo están haciendo que me relaje, que sinceramente no me encuentro bien, estoy como disperso, y ya no me refiero al hecho de escribir o no en el blog, me refiero también a otros campos de mi vida.

Cuando este tipo de cosas me pasan, suelo tomarme un par de días libres para desconectar y reflexionar, y justamente es lo que he hecho este fin de semana. Estas reflexiones me ayudan a simplificar, lo cual para mi es fundamental si quiero seguir en el buen camino. Y el otro día justamente me hice un pequeño esquema en una libreta, al cuál titulé “Qué tipo de vida quieres llevar?”.

Como me pareció un buen ejemplo, le he hecho una foto con el móvil para que lo podáis leer, y así de paso me decís la letra de chica que tengo.

tipo de vida

Es tan sencillo como lo que estáis leyendo.

¿Qué queréis en vuestra vida? ¿Poder disfrutarla plenamente, alcanzando la “auténtica felicidad”? ¿O preferís atiborraros a alimentos insalubres y vivir una especie de “sueño” donde la realidad es que os estáis matando?

Quizás pueda pareceros una tontería, pero estas pequeñas reflexiones que hago de vez en cuando son las que me motivan en muchas ocasiones a seguir adelante.

Durante muchos años estuve en la opción 1, autoengañándome, pensando que estaba bien, que mis kilos no eran para tanto. Ahora mismo estoy en la opción 2, donde la comida no es la protagonista de mi vida y donde poco a poco me voy sintiendo mejor conmigo mismo.

¿En qué opción quieres vivir tú?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Pequeños cambios respecto al blog

Muy buenas!

Una vez instalado de nuevo en casa, me he tomado un par de días para ponerme al día respecto al trabajo, y también para reflexionar un poco sobre el futuro de este blog.

He tomado la decisión de comprometerme más con esta bitácora. Después de estos días de ausencia, he visto que detrás de la pantalla del PC existe un número increíble de buenas personas que se preocupan por mi (y eso que ni nos conocemos!). Así que lo único que puedo hacer por ellas es darlo todo con la web día a día, escribiendo mis majaderías, éxitos y fracasos.

Así pues, si viéseis que estoy una temporada larga sin escribir, podéis comenzar a preocuparos porque algo me ha pasado :P. De todas maneras, llegado el caso de que no pudiese acceder al blog, publicaría algo por las redes sociales, que las tengo algo paradas.

Con respecto al tema de Facebook, Twitter, etc, creo que voy a empezar a trabajarlas un poco más, sobre todo Facebook, donde voy a comenzar a publicar mucho más (incluso llegado el momento podría poner alguna foto mía). Solo os pido paciencia, porque en realidad soy bastante vergonzoso y no me agrada nada la idea (al menos de momento), de hecho debo confesaros que no tengo Facebook personal, porque nunca me ha llamado la atención, pero bueno, por vosotros intentaré hacer la excepción 😛

También quisiera modificar mi diario de alimentación. Como sabéis, siempre me dedicaba a escribir cosas del tipo “Día X: …”. En los últimos tiempos, me daba la sensación de que siempre escribía lo mismo y que me dejaba otras cosas más importantes de las que quería escribir. Así que mi rutina de comida diaria voy a dejarla apartada de momento, para escribir lo que se me pase por la cabeza (y así comprobaréis que muy cuerdo no estoy la verdad :P). Eso no quiere decir que, de vez en cuando, haga un post recopilatorio de la comida de la semana, para que veáis lo que sigo comiendo día a día.

Por último, tengo muchas ganas de sacar tiempo para comenzar un canal en Youtube. Cocinar es una de mis pasiones, y creo que podría enseñaros muchas recetas light. Ahora bien, no tengo tiempo para ponerme a investigar ni para editar videos (de hecho es que no tengo ni idea), pero bueno, voy a intentar formarme un poco en ello cuando tenga algún rato libre.

Por lo demás, daros las gracias a tod@s por el apoyo y los mensajes recibidos. Como os he dicho en alguna ocasión, comencé el blog por un tema personal, y a día de hoy me siento abrumado por la cantidad de visitas, emails y comentarios que váis dejando día a día. Noto una gran responsabilidad a mis espaldas, y espero no defraudaros nunca (aunque algunas veces sea muy difícil contentar a todos!).

Un besazo!

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

¿Dónde has estado Luis?

¡Muy buenas a todos!

Hace 3 semanas que no he tocado el blog, y desde luego que eso ha tenido sus consecuencias.

Antes que nada, voy a explicaros por qué hace tanto tiempo que no me he pasado por aquí, para que no os preocupéis, porque en realidad no me ha pasado nada. Estoy bien, sanote, y mejor que nunca :)

Hace cuestión de 30 días contactaron conmigo para sacar adelante un proyecto en otra ciudad donde resido. Como siempre hago, me llevé el portátil, pero me dí cuenta que las contraseñas que utilizo para acceder al blog no las tenía (normalmente actualizo el blog desde un pc de sobremesa).

Por norma general, siempre anoto mis contraseñas en un lugar seguro, pero olvidé actualizar la contraseña del blog la última vez que la cambié. ¿El resultado? Pues el blog quieto durante mucho tiempo, mensajes por Facebook, comentarios y correos que estoy atendiendo hoy mismo.

La realidad es que durante este tiempo, tuve que pasar por casa un día por cuestiones familiares, pero fué todo tan rápido que lo único que pude hacer fué contestar unos pocos comentarios, volver a coger las maletas e irme. Una auténtica locura.

Así que me he dado cuenta que debo ser más organizado y tener acceso al blog al menos desde el móvil (de hecho es que no tengo ni instalada la aplicación de Facebook).

Por todo ello, siento mucho que no hayáis tenido noticias de mi. Agradeceros infinitamente vuestra preocupación, y perdonadme por ser tan burro, prometo que no va a volver a pasar !

¿Y vosotros? ¿Tenéis alguna novedad?

Cualquier comentario acordándose de mi santa madre será bien recibido jajaja 😀

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Cirugía de reducción de obesidad (piel sobrante)

En esta ocasión os traigo un artículo un tanto diferente en cuanto a las formas, no por el contenido.

El post sobre la abdominoplastia es uno donde más comentarios pone la gente, y casualmente os pongo un artículo de la Doctora Ruiz Castilla, especialista en cirugía estética afincada en Barcelona, donde nos explica qué métodos quirúrgicos existen para moldear nuestra figura después de alcanzar nuestro peso correcto, si es que realmente necesitamos de este tipo de ayudas.

En algunos casos, donde la pérdida de peso ha sido brusca (en el sentido de que se han perdido muchos kilos y de forma rápida), no nos queda otro remedio que pasar después por el quirófano para eliminar esa piel sobrante, tanto de la zona de la barriga, como de otras zonas como puedan ser brazos o piernas. Por eso creo que es muy importante hidratar bien la piel cuando se está perdiendo peso, al menos una vez al día (yo lo hago después de ducharme).

Espero que os pueda esclarecer algunos puntos que yo considero importantes :)

Ya estoy en mi peso ideal! Pero mi cuerpo ya no ha vuelto a ser el de antes… ¿Y ahora qué hago?

Es muy frecuente que tras haber conseguido perder esos quilos de más que teníamos, modificando nuestros hábitos alimentarios, aprendiendo a alimentarnos saludablemente, haciendo ejercicio para estar más sanos y recuperar la forma… nuestro cuerpo no se ve como esperábamos y observamos, a nuestro pesar, que hay partes de nuestro cuerpo que ya no van a volver a su lugar por mucho ejercicio que hagamos.

antes despues de dieta

¿A qué se debe esa piel sobrante?

Si bien es cierto que el objetivo final de una pérdida de peso no debería ser el estético sino el de mejorar nuestra salud y nuestra calidad de vida, también es cierto que el verse bien físicamente actúa como elemento motivador ya que, de hecho, es el aspecto más visible de este cambio que experimentamos.

En ocasiones, nuestra piel, tras haberse visto sometida a cambios bruscos de peso, no tiene la capacidad suficiente para retraerse hasta el punto de colocarse en su posición inicial, antes del aumento de peso, y queda flácida y descolgada. Cuanto mayor es el número de quilos que se ha pedido mayor es la piel sobrante y la sensación de flacidez. En estos casos es cuando podemos recurrir a la cirugía.

En la actualidad contamos con unas técnicas quirúrgicas que permiten eliminar la piel sobrante tras una pérdida de peso importante de prácticamente cualquier parte del cuerpo.

¿En qué zonas del cuerpo se realizan más operaciones de estética?

En función de la parte del cuerpo a tratar se deberá optar por un tipo de intervención u otra.  Por ejemplo, si la flacidez es abdominal, la reducción de la piel de esta zona recibe el nombre de abdominoplastia, si se trata de los muslos la zona de la cual se debe reducir la piel, hablamos de cruroplastio o lifting de muslos.

En todo caso, es importante contar con la  opinión de un buen profesional que será quien nos aconsejará si la cirugía es la opción más adecuada para nuestro caso concreto o si quizás podemos conseguir recuperar poco a poco la figura a base de ejercicio periódico y, sobre todo, manteniendo una alimentación sana y equilibrada que aporte a nuestra piel todos los nutrientes que necesita para su correcta regeneración.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 466 a 469: A por ellos, oe!

Muy buenas!

Después de prometeros que el sábado pondría mi peso, voy y paso de todo y no actualizo. La excusa que tengo es que he tenido unos problemas en la familia, y justo cuando el sábado me disponía a actualizar el blog, pues tuve que hacerme cargo de ellos, hasta prácticamente hoy que he empezado la mañana actualizando, así que os pido disculpas !

Me he dado cuenta de una cosa, y es que llevo una temporada muy larga excusándome y no centrándome en lo que me tengo que centrar.

Veréis, hace muchísimos años que no me encuentro tan bien como me encuentro ahora, y parece como que ya me he relajado. ¿Y sabéis por qué me he dado cuenta? Pues porque el sábado me pesé, y no recuerdo la última cifra de tonelaje, así que no os puedo decir si he ganado peso o perdido.

Así que, como os dije el otro día, voy a centrarme en perder estos últimos kilos, a ver si lo logro de una vez por todas, y voy a actualizar sábado a sábado, tal y como hacía en el pasado :)

Eso sí, tengo claro que voy a hacerlo tranquilamente. Si mi objetivo antes era 1 kilo por semana, ahora con conseguir medio kilo es más que suficiente para mi. Empiezo a notar ciertos efectos secundarios, como la piel más “chiclosa”, y no quiero agravar esta situación. Así que como os digo, intentaré ir perdiendo poco a poco, haciendo deporte y pesas, a ver si de esta manera me quedo “tó buenorro” 😀

Bueno, ¿y cuánto peso ahora mismo? Pues 108,5 kilos. Veremos la semana que viene !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 464 y 465: Ayer fué el día internacional sin dietas

Y nosotros aquí haciendo el tonto. Si lo llego a saber me hubiese metido en vena un par de kababs hasta arriba de salsa, y de postre un par de donuts de chocolate, ¿verdad?

Según he leído aquí, el día internacional sin dieta surgió como una forma de protesta ante determinados regímenes alimenticios nada saludables, y como forma también de aceptar ante la sociedad nuestros kilos de más.

La verdad es que no tenía ni idea de la existencia de un día así. Lo escuché por la radio, y pensé que sería interesante escribir sobre esto.

Por supuesto, lo que he escrito en las dos primeras líneas iba de cachondeo. Las ganas de saltarme el régimen no se me quitan, pero con los trucos que os enseñé el otro día, la tentación es muy fácil de vencer, y más ahora que está viniendo el buen tiempo y empezamos a enseñar más cacha.

Por otra parte, llevo unos días en los que por la mañana no tengo demasiada hambre. Como no soy una persona de esas que se obliga a comer, ¿qué es lo que estoy haciendo? Pues utilizando esas kcal para aprovecharlas a la noche, comiendo un poquito más.

Por ejemplo, en el menú de ayer:

Menú

  • Desayuno: Café con leche, zumo, 2 galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: 100 gramos de jamón de York (200 kcal).
  • Comida: 2 patatas al horno (300 kcal) y hamburguesa casera de unos 200 gramos (400 kcal).
  • Merienda: Yogur y fruta (100 kcal).
  • Cena: 100 gramos de pan con 2 latas de atún (500 kcal) + (aquí viene el extra) cucharada generosa de mayonesa (150 kcal).

Total del día = 1950 kcal.

Como véis, la cena tuvo el “extra” de que al bocata le metí una cucharada de mayonesa normal. No pasa nada, el total del día estuvo dentro de mis necesidades calóricas, así que nada de remordimiento.

Ya queda menos para el sábado. Veremos cómo me ha ido en estos últimos tiempos !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 454 a 463: Venga, retomemos viejas costumbres

La verdad es que últimamente os tengo muy abandonados, y es algo que no me gusta.

Por las mañanas me centro en trabajar, y cuando termina el día apenas tengo tiempo para mi, y mucho menos para entrar al blog, contestar comentarios, escribir actualizaciones, etc. Muy mal por mi parte !

Así que he tomado la decisión de volver a mis viejas costumbres. Por la mañana, nada más levantarme, escribiré el típico post donde os explicaba qué había comido el día anterior, y por la noche volveré a entrar al blog para contestar comentarios. Siento haberos tenido tan abandonados, pero estoy en una época muy jodida de curro y tengo muchas cosas pendientes 😛

Con respecto a novedades, el día 1 tengo cita con la dermatóloga, a ver si me da una solución a mi psoriasis, o al menos que me explique qué tengo que hacer para tenerla controlada. Es algo que ya tengo “superado”, ojalá que todo esto sea lo máximo que me pase en la vida.

Con respecto a la dieta, sigo cuidándome y haciendo ejercicio (no tanto como el que me gustaría la verdad). Este sábado me pesaré, que hace tiempo que no lo hago (otra vez muy mal por mi parte), y por supuesto lo postearé por aquí (que no recuerdo cuándo fué la última vez que lo hice).

¿Y vosotros qué tal? ¿Alguna novedad en vuestras vidas? Contadme cosas!

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 439 a 453: Un poco depre estos días, pero ya se me pasó

Muy buenas a todos.

Hacía un par de semanas que no actualizaba el blog. La verdad es que no había estado tanto tiempo sin hacerlo, pero me han pasado una serie de cosas que han hecho que quisiera alejarme de todo un poco.

No os asustéis, no es nada grave, pero veréis, yo tengo una enfermedad en la piel en la cual de vez en cuando me aparecen una especie de quistes que duelen mucho porque se infectan. No es algo contagioso, ni que se vea a primera vista, pero es muy molesto, dándome fiebre en más de una ocasión, y cruzando los dedos para que no te dé un brote jodido.

Es algo que llevo acarreando muchos años y ante lo cual ya me he “acostumbrado”. Tengo rachas buenas, donde apenas noto nada, y rachas malas donde estoy bastante fastidiado, pero bueno, cuando era más joven era mucho peor (imagino que será por tener las hormonas revolucionadas).

La cuestión es que, desde hace un mar de meses, me habían aparecido una especie de “ronchas” por la parte de los muslos y los gemelos. No le hice mucho caso, pero es verdad que al ver que no se iban, pedí cita con el médico para ver si era un eczema o algo así. Total, que fuí para allá y me dijo que tenía toda la pinta de ser “psoriasis inversa”, una especie de psoriasis que sale en aquellos lugares donde no “psoriasis normal” no suele salir (muslos, pantorrillas, brazos, etc).

Total, que me mandó a que pidiese cita con el dermatólogo para que confirmase el diagnóstico, y hasta el día 1 de Junio no tengo cita con él.

Si os soy sincero, cuando salí de la consulta tenía el ánimo por los suelos. Joder, no tengo yo bastante con mi enfermedad “de toda la vida”, para que ahora se sume la psoriasis. Por eso he estado unos días bastante desconectado, porque necesitaba pensar un poco en todo esto.

Para quien pregunte, ya estoy mucho mejor de ánimos. No voy a morirme de esto, y estoy convencido de que voy a poder controlar esta enfermedad con lo que he leído por internet. Más adelante os iré contando qué voy a hacer para controlar la psoriasis, incluso a lo mejor creo un apartado en la web para ir añadiendo información, ya veremos.

En fin , que vuelvo con fuerzas, no os penséis que algo así va a poder conmigo 😀

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

3 trucos para vencer los momentos de debilidad

Cuando queremos perder peso, empezamos a pensar en qué dieta nos funcionaría mejor. Buscamos por internet en multitud de sitios, pensamos en ir a un médico, pasamos horas diseñando una dieta que nos guste …

Con respecto al ejercicio, seguro que intentas modificar tu horario para sacar un rato y poder ejercitarte (ya sea acudiendo al gimnasio o saliendo a caminar). En definitiva, que intentamos abordar todos los aspectos que implican perder grasa como es debido, cosa que está muy bien, pero hay algo que se nos olvida, y para mi representa el 80% de los casos de fracaso absoluto.

Y ojo, no estoy diciendo que los pasos anteriores sean inútiles, de hecho yo soy el primero que os habla de todo ello, de sacar las kcal diarias que necesitamos, de hacer un ejercicio realmente efectivo, etc. Solo que nos tenemos que preparar para algo que va a ocurrir sí o sí: Los momentos de debilidad.

En esos momentos es cuando se demuestra realmente si estás comprometido contigo mismo a alcanzar el peso que debes, o si por el contrario ese compromiso es débil y está abocado al fracaso.

Particularmente, esos momentos de debilidad han hecho que esté toda la vida subiendo y bajando de peso, sin llegar nunca a alcanzar el éxito. Llevo toda la vida “viéndome mal”, gordo, torpe, acomplejado … Bueno, qué os voy a decir que no sepáis ya. Resumiendo, que para mi esos momentos de debilidad han sido mi talón de Aquiles, lo que me ha hecho estar toda la vida igual … Así que he tenido que buscarme mis artimañas para vencerlos.

Los trucos que os voy a exponer puede ser que en algún momento os parezcan crueles e incluso infantiles, pero créeme que son muy poderosos (al menos a mi me funcionan muy bien). Lo único que quiero es que a vosotros también os echen una mano a conseguir vuestro peso perfecto.

consejo 1

Primer truco: Piensa en cómo está disfrutando tu peor enemigo

Todos tenemos a alguien en nuestra vida que nos ha jodido en algún sentido. Puede ser un compañero de trabajo que nos la jugó, puede ser un familiar que nos ha hecho la vida imposible, puede ser una ex que se acabó tirando a tu jefe … Vamos, que seguro que a todos se nos viene a la mente alguien así.

Cuando tengo ganas de comer algo prohibido, cuando estoy tan agusto en el sofá viendo la tele y se acerca la hora de ir al gimnasio … Pienso en que esa persona me está mirando a escondidas, y que sabe lo que pienso y en lo que debería hacer pero no hago, y en lo tremendamente alegre que se pone cuando ve que soy un fracasado, que no tengo los cojones necesarios para levantarme del sofá para ir al gym o para decir que “no” a esa comida.

En ese momento me sale como una furia interior que hace que me levante del sofá, que me ponga la ropa de deporte y tire para la calle. Hace que pueda decir que “no” a esa comida, con la boca bien grande, sin ningún remordimiento y sintiéndome orgulloso de mi mismo.

Es una forma de hacerle un “Zas! En toda la boca” a esa persona odiada por mi y que me está mirando a escondidas. Además, el hecho de imaginarme que algún día me lo cruce por la calle (en la vida real) y me vea tan delgado y estupendo … Oooh, es algo que me pone cachondo.

Segundo truco: Mira esa comida como lo que realmente es, veneno para ti

consejo2Veneno para ti en todos los sentidos.

Es “veneno” porque ahora mismo no te interesa comerla, va a hacer que no pierdas grasa, que estés igual de pesado siempre, que seas torpe, que te cueste abrocharte los cordones de los zapatos …

Además, esa comida que ahora vas a “disfrutar” va a impedirte disfrutarla sin ningún remordimiento en un futuro. Va a alargar tu plan de adelgazamiento indefinidamente (algunos llevamos años así) y en definitiva, va a hacer que estés siempre en ese terrible círculo vicioso de adelgazar-pecar-engordar.

Tiene buena pinta esa hamburguesa nueva que ha sacado una famosa cadena de comida rápida, ¿verdad? Pues está hecha a propósito para que piques, para que te envenenes, para que la comas y siempre estés igual (subiendo de peso, bajando …). Es veneno. Métetelo en la cabeza. VENENO.

Vale, seguramente no te mate como el veneno convencional, pero ¿no es una forma de quitarte vida?

Tercer truco: Mírate en perspectiva y comprueba por ti mismo lo increíblemente patético que resulta

Para mi este es el truco más cruel, pero a su vez efectivo.

Debo confesar que en mis malos tiempos, y siempre en más de una ocasión, he parado en un Mc Auto para pedirme todo lo que mi instinto cerdil demandaba. Así pues, me pedía el típico menú, más algún extra, para comerlo todo ello en el coche, de mala manera, casi sin masticar.

Y esto es solo un ejemplo, pero seguro que a vosotros queridos lectores en algún momento os ha pasado algo así, ya sea en el coche, comiendo un menú de comida rápida, o en casa, con algún atracón de comida nada beneficiosa para ti.

En esos momentos, me gustaría que os viéseis en tercera persona, como si otro “yo” saliese de vuestro cuerpo y os viéseis a vosotros mismos en esa situación.

¿No es realmente patético y triste ver esa estampa? Sí, patético y TRISTE. Y ojo, sois vosotros quienes estáis protagonizando la escena!

Imagináos mi caso: Un gordaco con muchos kilos de sobrepeso, comiendo como un cerdo dentro de un coche, aparcado en un descampado para que nadie le vea. Comiendo a espaldas de su familia a la que tantas veces ha jurado y perjurado que iba a cuidarse, que iba a comer bien, que iba a hacer deporte … ¿No os da lástima?

¿Os sentís identificados con mi caso? Estoy SEGURO de que en alguna ocasión habéis vivido en primera persona algo así, ya sea comiendo fuera, o en vuestra propia casa cuando no hay nadie.

De verdad, imagináos la estampa. ¿Queréis pasar toda la vida de esa manera? ¿No os avergonzáis? Pues la próxima vez que tengáis tentación de hacer algo así, haced este ejercicio de veros en tercera persona, ya veréis cómo tiráis esa basura de comida, ese veneno, muy lejos, lejísimos.

En resumen

¿Llevas toda la vida a dieta sin resultados? ¿Sabes que tu problema reside en esos atracones que te das a escondidas?

A partir de ahora, vas a dejar de envenenarte. No vas a darle el placer a tu mayor enemigo de ver cómo te autodestruyes, y en los momentos de mayor debilidad, vas a mirarte en tercera persona para vencer a esa tentación que está surgiendo de ti.

Te aseguro que estos trucos psicológicos son el secreto para llevar un estilo de vida 100% saludable. Si los incorporas a tu vida diaria, vas a comenzar a ver resultados desde el primer día. Comenzarás a ver la comida desde otra perspectiva, y en definitiva, solo será cuestión de tiempo el conseguir ese cuerpo libre de grasas tan molestas y antisaludables! 😉

consejo 3

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook