Día 278: Ale, pues otra mañana con líos

¿Os acordábais ayer que decía que había dejado zanjados varios asuntos que tenía pendientes? Pues ayer por la tarde me saltó un testigo del coche y esta mañana me toca llevarlo al taller, así que me va a tocar cambiar mi rutina habitual, y soltar unos cuantos billetes.

En otras condiciones lo dejaría para el lunes, pero es que me hace falta el coche para este fin de semana. Para rematar, el gimnasio me lo cierran mañana que es fiesta y el domingo (como es habitual), así que durante estos dos días voy a procurar salir a caminar una hora por las tardes sea como sea, que luego a la noche cuando me acuesto no puedo dormir por no estar lo suficientemente cansado :P

Ayer fué un día de esos en los que no te apetece cocinar nada, y al final entre una cosa y otra me preparé un menú bien bueno, equilibrado y sanote. La verdad es que me doy cuenta que para comer bien no es necesario pasarte horas y horas en la cocina, de hecho mis comidas suelen ser muy simples (a excepción de algún día que me siento cocinillas y sí que le dedico más tiempo).

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de protes (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano y tomate (400 kcal).
  • Comida: Hervido de patata, cebolla y judías (200 kcal), lata de sardinas en aceite bien escurridas con un trocito de pan (300 kcal).
  • Merienda: Fruta y yogur (200 kcal).
  • Cena: Super tortilla de patatas light (2 huevos, patata, aceite de oliva = 500 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 277: Qué sueño madre mía

Para poder ir al gimnasio a primera hora de la mañana, he tenido que cambiar un poco de hábitos. Por lo pronto, el despertador lo he puesto a las 6 de la mañana, que es media hora antes de cuando solía sonar. Aquí estoy con una cara de sueño que no es ni medio normal, escribiendo el post de todos los días, y con ganas de apagar todo y de volver a la cama :D

Pero el que algo quiere algo le cuesta, ¿no? Espero que el esfuerzo merezca la pena, porque lo que pierda en peso lo voy a ganar en ojeras !

Ayer fué un día de aprovechamiento total. Terminé todo lo que tenía pendiente, y como además me sentía culpable por no ir al gimnasio, hice un día muy ligero, con muchos líquidos, y la verdad es que hoy me siento como depurado. Lo mejor de todo es que la comida de ayer a mi realmente me gusta. No siento necesidad por comer cosas infinitamente más calóricas, y creo ahí radica el éxito de toda dieta, en comer lo que realmente te atrae, sin sentir necesidad en ningún momento del día.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de protes (300 kcal).
  • Almuerzo: Medio bocadillo de jamón serrano con cucharada y media de aceite (400 kcal).
  • Comida: Plato de sopa (300 kcal) y 3 croquetas (300 kcal) con cucharada de mayonesa (100 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Bocadillo de 100 gramos de pan con tortilla francesa de 2 huevos y tomate (500 kcal).

Total del día = 2000 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 276: Se acabó, hoy implanto mi hora “para mi”

No sabía muy bien cómo titular hoy al artículo, así que se me ha ocurrido eso :D

Llevo unos cuantos días que he tenido que dejar de lado el gimnasio por tener que hacer mil cosas, ¿pero sabéis qué? Esta mala rutina se acabó.

Hoy voy a cerrar todo lo que tengo pendiente, y a partir de mañana mismo implanto “una hora exclusiva para mi”. ¿Y ésto qué significa? Pues que ya puede haber un terremoto, que desde las 7,30h hasta las 8,30 el que escribe estas líneas va a irse al gimnasio a hacer su rutina, que me tengo que cuidar y no puedo dedicarme a hacer “chuminadas” mientras dejo lo más importante de lado.

Creo que esa horita debe ser sagrada para nosotros, y eso es algo que voy a implantar en mi vida. Va a ser una hora de desconexión, donde no voy a pensar las cosas que tengo que hacer durante el día, que si tengo que cocinar, que si tengo un post a medias … Aunque sea una hora de gimnasio va a ser de total relax.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Yogur y fruta (200 kcal).
  • Comida: Pollo y patatas al horno (700 kcal) + cucharada generosa de mayonesa (100 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas (100 kcal).
  • Cena: Bocadillo de hamburguesas de pollo con queso y ensalada (500 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 275: Marujeo total

¿Sabes esos días en los que tienes mil cosas pendientes por hacer y no te da tiempo a todo? Pues eso es justo lo que me pasó ayer.

Entre la comida, las cosas de la casa y hacer la compra (y trabajar mis horitas, por supuesto), pues al final sólo me quedó tiempo para darme un paseo a la tarde para estirar las piernas y para llevar el coche a lavar, que estaba hasta arriba de porquería. Así que qué os voy a contar, ninguna novedad en el frente ni nada destacable en el día de ayer.

Algo que se me viene a la cabeza ahora mismo es que tengáis cuidado con lo que compráis y que miréis bien las etiquetas de los alimentos. Creo que lo he comentado en alguna ocasión, pero por ejemplo, las hamburguesas de pollo preparadas que venden en Mercadona tienen la mitad de calorías que las compuestas por ternera o cerdo. Es algo que me resulta muy curioso, porque simplemente sacrificando algo de sabor, podemos comer el doble de cantidad.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, batido de protes, galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Yogur y fruta (200 kcal).
  • Comida: Plataco de spaghettis con salchichas de pavo (900 kcal).
  • Merienda: Batido de protes (100 kcal).
  • Cena: Bocadillo de hamburguesas con queso y verdura (500 kcal).

Total del día = 2000 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 272, 273 y 274: Estoy cogiendo muy mala costumbre !

Esto de no actualizar los fines de semana, qué mal!

Durante estos días me he tenido que portar bien a la fuerza. El sábado me pesé y estaba en 124 kilos justos, es decir, que no he bajado nada de peso durante esta semana.

La verdad es que he sido un poco desastre, y al final ha acabado pasándome factura. Apenas he podido salir de casa por culpa del trabajo, y mirad lo que ha pasado, el no moverme ha hecho que no pierda peso. Como siempre digo, lejos de cabrearme conmigo mismo, pues se toman cartas en el asunto y ya está, tampoco vamos a enfadarnos.

A veces me pongo a pensar sobre el tremendo negocio que hay detrás del tema de perder peso y la verdad es que llega a asustar. Existen miles de dietas, métodos mágicos, productos adelgazantes, sistemas de entreno, pastillas … Generalmente, todos ellos están enfocados a sacarnos el dinero de alguna forma, con lo sencillo que es todo esto! Muévete, diseña una dieta que te guste y que contenta buenos alimentos y una cantidad de calorías inferior a las que necesitas. Sigue ese plan de lunes a domingo y date tiempo, ya está !

¿Por qué digo esto? Pues porque este fin de semana he tenido una de esas conversaciones sobre alimentación y pérdida de peso, y como siempre suele ocurrir, todo el mundo se cree con la verdad absoluta en este aspecto. He aprendido hace tiempo a intentar no explicar mi visión sobre estas cosas, porque al final parece que les fastidie que estés adelgazando. Es un poco complicado de explicar, pero seguro que en alguna ocasión os habéis sentido así.

Bueno, pues lunes de nuevo, y semana donde vamos a atacar a esos kilos a lo bestia. Para este sábado tengo que quitarme un kilito como poco, así que voy a ponerme manos a la obra desde ya mismo !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 271: Hoy a base de bocatas

Durante el día voy a estar fuera de casa prácticamente hasta la noche.

Como estoy cansado de comer por ahí cosas que en realidad no disfruto y de gastarme el dinero tontamente, he decidido hacerme un buen bocadillo de pechuga de pollo, con queso, lechuga y tomate, para comérmelo cuando llegue la hora con un refresco light.

A veces es relativamente fácil comer algo ligero en el típico bar de menús, pero en otras ocasiones, por mucho que te lo propongas, ofrecen una comida hipercalórica sin darte cuenta, así que prefiero llevarme ese bocata, que sé muy bien lo que le he echado, y no tengo que calentarme la cabeza, ni pasar ardores de estómago debido a la baja calidad de algunos ingredientes que te ponen por ahí.

Y a lo mejor hasta aprovecho y me lo como dentro del coche, así después me echo una siesta reparadora dentro de él. Será cosa de buscar un lugar con sombra :)

A la noche intentaré compensar con algo más “equilibrado”, pero vamos, como llegue muy tarde me conozco y seguro que me tomo alguna fruta y poco más. Llevo unos días un poco cansados, y cuando estoy así lo único que me apetece es tomar algo ligero y echarme a dormir.

Ayer fué un día de esos en los que comes muchas verduras, pero de manera disfrazada. Hice un arroz con bacalao para la hora de la comida, al que le añadí cosas como tomate, cebolla, ajos tiernos, coliflor, judías … La verdad es que estaba riquísimo, es súper equilibrado y me encanta. Lástima no haberle echado una foto.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, zumo (300 kcal).
  • Almuerzo: Jamón de york y yogur (400 kcal).
  • Comida: Plato de arroz con bacalao y verduras (bien grande, unas 900 kcal).
  • Merienda: Nada (estaba bien hinchado de ese platazo).
  • Cena: Tortilla francesa (200 kcal) y 2 latas de atún (250 kcal).

Total del día = 2050 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 270: Legumbres y pescado

Ayer fué un día de esos en los que al cabo del día comes estupendamente y luego te das cuenta de lo bien que lo has hecho porque todo es extremadamente sano.

Eso sí, me dí cuenta que me quedé muy corto de calorías consumidas, así que por la noche intenté compensarlo comiendo un poquito más de lo normal, cosa que hice y me sirvió para quedarme satisfecho. Y además, es que el menú me encanta. Es decir, además de comer de forma sana, es que es el tipo de alimentación que a mi me gusta.

Cuando comento con gente que no me conoce que a mi todo lo extremadamente graso, los dulces, y las cosas del tipo patatas de bolsa no me gusta, no se lo pueden creer. Se piensan que una persona de mi tamaño y peso debería estar todo el día comiendo cerdadas y cosas ultra calóricas, pero no es así.

He cometido muchos errores en el pasado que han hecho que a día de hoy me encuentre así, como hacer cenar fuertes, pasarme el día en el sofá, creer que los fines de semana son para comer sin mesura … Pero todo eso se acabó y ahora me he aficionado a comer bien, en su justa medida y a moverme un poco todos los días. Es el secreto para perder peso, no hay que calentarse más la cabeza.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: 2 rebanadas de pan con un poco de lomo (300 kcal).
  • Comida: Lentejas (300 kcal), bacalao en aceite (bien escurrido, 200 kcal).
  • Merienda: Lata de piña (100 kcal).
  • Cena: Bocadillo de 100 gramos de pan (250 kcal) con 2 latas de atún bien escurridas (250 kcal), pimientos del piquillo (0 kcal) y cucharada de mayonesa light (50 kcal).

Total del día = 1750 kcal.

Podría haber hecho una recena perfectamente, con un buen vaso de leche y una cucharada de cacao en polvo, pero bueno, me fuí a la cama y no lo eché en falta :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 269: Otro día sin gimnasia, pero se acabó !

Pues sí, tal y como os contaba ayer, estoy muy liado con un proyecto y me paso el día enfrente del ordenador. ¿Qué ocurrió ayer? Pues que me enfundé la ropa del gimnasio, me puse a trabajar hasta que abriesen … y entre unas cosas y otras se me hizo las 2 de la tarde con la ropa puesta, y yo sin despegarme del portátil …

En fin, un fracaso total, pero bueno, hay que aprender de los errores y cambiar de estrategia, ¿no?

Como ya estoy terminando con él, voy a emplear el día de hoy para terminarlo al 100% y así no volver a liarme con el trabajo. Pero a partir de ahora el momento del gimnasio se va a hacer el más importante del día. Ya puedo estar hasta arriba, que a las 7,30 uno sale de casa camino del gym pase lo que pase, sin excusas.

Como anécdota de ayer, al pasarme todo el día en casa, tendríais que haberme visto al levantarme de la silla. Iba caminando como una persona mayor, como si mis piernas estuviesen entumecidas, hasta que pasaban unos segundos y mi cuerpo se acostumbraba al movimiento. Es una sensación desagradable, y me recordó a mi abuelo (que en paz descanse) cuando se levantaba y caminaba hacia la cocina o el aseo. Desde luego que hay que moverse !

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano (400 kcal).
  • Comida: Estofado de macarrones y carne (700 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Entrecot a la plancha (400 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Muy pocas verduras ayer. Muy mal !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 268: No hago ejercicio y me cuesta dormir

Ayer no hice nada de ejercicio. Tuve mucho trabajo y me dediqué a planificar algunos proyectos que tengo en mente, así que me tiré casi todo el día delante del ordenador.

¿Qué ha pasado? Pues que no me he “cansado” tanto como en otras ocasiones. Me acosté a la 1 de la mañana y he tenido un sueño ligero, de esos en los que apenas descansas. De hecho me he levantado a las 6, media hora antes de que sonase el despertador, porque estaba harto de dar vueltas en la cama despertándome cada 10 minutos.

Así que nada, aquí me tenéis actualizando el blog y trabajando un poco hasta las 7:30, que es la hora en la que abren el gimnasio. Voy a moverme un poquito, que falta me hace, lo que no sé es cómo estaré a las 12 de la mañana, que seguro que me viene todo el sueño de golpe (habrá que echarse la siesta del borrego :P).

Por otra parte, ayer comí como si fuera un día normal, me explico. Aunque no hagamos ejercicio, creo que tenemos que comer las 2000 kcal diarias (que es la cifra que me impongo en mi caso) para que nuestro cuerpo se recupere del ejercicio que hemos hecho durante los días anteriores convenientemente. De nada sirve machacarse en el gimnasio si luego comemos como pajaritos, así que os pongo mi menú para que veáis qué os parece:

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano (400 kcal).
  • Comida: Calamares rellenos (500 kcal), arroz blanco (400 kcal).
  • Merienda: Lata de piña (100 kcal).
  • Cena: 2 latas de atún y un tomate (300 kcal).

Total del día =  2000 kcal.

Voy a ir enfundándome la ropa del gimnasio. Veremos si esta noche duermo mejor! :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 265, 266 y 267: 1 kilo menos en un par de semanas

Hola!

Este fin de semana he estado bastante desconectado del blog, así que hoy mismo he aprovechado para contestar todos los comentarios que habéis ido dejando.

Como sabéis, la semana pasada no pisé la báscula porque no quería darme un susto, pero por lo que veo no habría sido para tanto. El sábado me pesé y vi que estaba en 124 justos, es decir, que he perdido 1 kilo más desde dos semanas atrás, todo un logro viendo el desfase que llevaba.

Hoy lunes no voy a poder ir al gimnasio porque tengo mucho trabajo atrasado y tengo que aprovechar todo el día, pero no pasa nada, de hecho hasta lo agradezco porque necesito un poco de relax y de “descanso”.

Durante este fin de semana me he portado bastante bien. El viernes me hice una pizza para cenar que creo que entra muy bien dentro de las kcal diarias que puedo consumir, a ver si esta semana hago otra y os pongo el proceso seguido, porque es verdad que cenar algo así es un impulso psicológico excelente, y todo sin saltarse la dieta en ningún momento :)

Por cierto, ¿os acordáis que el otro día os contaba que no tenía ningún compromiso social hasta dentro de mucho? Pues ya no es así. El día 2 tengo una comida, pero hasta ese día toca cuidarse !

¿Y vosotros? ¿Os habéis portado bien o habéis caído en la tentación?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook