Día 271: Hoy a base de bocatas

Durante el día voy a estar fuera de casa prácticamente hasta la noche.

Como estoy cansado de comer por ahí cosas que en realidad no disfruto y de gastarme el dinero tontamente, he decidido hacerme un buen bocadillo de pechuga de pollo, con queso, lechuga y tomate, para comérmelo cuando llegue la hora con un refresco light.

A veces es relativamente fácil comer algo ligero en el típico bar de menús, pero en otras ocasiones, por mucho que te lo propongas, ofrecen una comida hipercalórica sin darte cuenta, así que prefiero llevarme ese bocata, que sé muy bien lo que le he echado, y no tengo que calentarme la cabeza, ni pasar ardores de estómago debido a la baja calidad de algunos ingredientes que te ponen por ahí.

Y a lo mejor hasta aprovecho y me lo como dentro del coche, así después me echo una siesta reparadora dentro de él. Será cosa de buscar un lugar con sombra :)

A la noche intentaré compensar con algo más “equilibrado”, pero vamos, como llegue muy tarde me conozco y seguro que me tomo alguna fruta y poco más. Llevo unos días un poco cansados, y cuando estoy así lo único que me apetece es tomar algo ligero y echarme a dormir.

Ayer fué un día de esos en los que comes muchas verduras, pero de manera disfrazada. Hice un arroz con bacalao para la hora de la comida, al que le añadí cosas como tomate, cebolla, ajos tiernos, coliflor, judías … La verdad es que estaba riquísimo, es súper equilibrado y me encanta. Lástima no haberle echado una foto.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, zumo (300 kcal).
  • Almuerzo: Jamón de york y yogur (400 kcal).
  • Comida: Plato de arroz con bacalao y verduras (bien grande, unas 900 kcal).
  • Merienda: Nada (estaba bien hinchado de ese platazo).
  • Cena: Tortilla francesa (200 kcal) y 2 latas de atún (250 kcal).

Total del día = 2050 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 270: Legumbres y pescado

Ayer fué un día de esos en los que al cabo del día comes estupendamente y luego te das cuenta de lo bien que lo has hecho porque todo es extremadamente sano.

Eso sí, me dí cuenta que me quedé muy corto de calorías consumidas, así que por la noche intenté compensarlo comiendo un poquito más de lo normal, cosa que hice y me sirvió para quedarme satisfecho. Y además, es que el menú me encanta. Es decir, además de comer de forma sana, es que es el tipo de alimentación que a mi me gusta.

Cuando comento con gente que no me conoce que a mi todo lo extremadamente graso, los dulces, y las cosas del tipo patatas de bolsa no me gusta, no se lo pueden creer. Se piensan que una persona de mi tamaño y peso debería estar todo el día comiendo cerdadas y cosas ultra calóricas, pero no es así.

He cometido muchos errores en el pasado que han hecho que a día de hoy me encuentre así, como hacer cenar fuertes, pasarme el día en el sofá, creer que los fines de semana son para comer sin mesura … Pero todo eso se acabó y ahora me he aficionado a comer bien, en su justa medida y a moverme un poco todos los días. Es el secreto para perder peso, no hay que calentarse más la cabeza.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: 2 rebanadas de pan con un poco de lomo (300 kcal).
  • Comida: Lentejas (300 kcal), bacalao en aceite (bien escurrido, 200 kcal).
  • Merienda: Lata de piña (100 kcal).
  • Cena: Bocadillo de 100 gramos de pan (250 kcal) con 2 latas de atún bien escurridas (250 kcal), pimientos del piquillo (0 kcal) y cucharada de mayonesa light (50 kcal).

Total del día = 1750 kcal.

Podría haber hecho una recena perfectamente, con un buen vaso de leche y una cucharada de cacao en polvo, pero bueno, me fuí a la cama y no lo eché en falta :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 269: Otro día sin gimnasia, pero se acabó !

Pues sí, tal y como os contaba ayer, estoy muy liado con un proyecto y me paso el día enfrente del ordenador. ¿Qué ocurrió ayer? Pues que me enfundé la ropa del gimnasio, me puse a trabajar hasta que abriesen … y entre unas cosas y otras se me hizo las 2 de la tarde con la ropa puesta, y yo sin despegarme del portátil …

En fin, un fracaso total, pero bueno, hay que aprender de los errores y cambiar de estrategia, ¿no?

Como ya estoy terminando con él, voy a emplear el día de hoy para terminarlo al 100% y así no volver a liarme con el trabajo. Pero a partir de ahora el momento del gimnasio se va a hacer el más importante del día. Ya puedo estar hasta arriba, que a las 7,30 uno sale de casa camino del gym pase lo que pase, sin excusas.

Como anécdota de ayer, al pasarme todo el día en casa, tendríais que haberme visto al levantarme de la silla. Iba caminando como una persona mayor, como si mis piernas estuviesen entumecidas, hasta que pasaban unos segundos y mi cuerpo se acostumbraba al movimiento. Es una sensación desagradable, y me recordó a mi abuelo (que en paz descanse) cuando se levantaba y caminaba hacia la cocina o el aseo. Desde luego que hay que moverse !

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano (400 kcal).
  • Comida: Estofado de macarrones y carne (700 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Entrecot a la plancha (400 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Muy pocas verduras ayer. Muy mal !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 268: No hago ejercicio y me cuesta dormir

Ayer no hice nada de ejercicio. Tuve mucho trabajo y me dediqué a planificar algunos proyectos que tengo en mente, así que me tiré casi todo el día delante del ordenador.

¿Qué ha pasado? Pues que no me he “cansado” tanto como en otras ocasiones. Me acosté a la 1 de la mañana y he tenido un sueño ligero, de esos en los que apenas descansas. De hecho me he levantado a las 6, media hora antes de que sonase el despertador, porque estaba harto de dar vueltas en la cama despertándome cada 10 minutos.

Así que nada, aquí me tenéis actualizando el blog y trabajando un poco hasta las 7:30, que es la hora en la que abren el gimnasio. Voy a moverme un poquito, que falta me hace, lo que no sé es cómo estaré a las 12 de la mañana, que seguro que me viene todo el sueño de golpe (habrá que echarse la siesta del borrego :P).

Por otra parte, ayer comí como si fuera un día normal, me explico. Aunque no hagamos ejercicio, creo que tenemos que comer las 2000 kcal diarias (que es la cifra que me impongo en mi caso) para que nuestro cuerpo se recupere del ejercicio que hemos hecho durante los días anteriores convenientemente. De nada sirve machacarse en el gimnasio si luego comemos como pajaritos, así que os pongo mi menú para que veáis qué os parece:

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano (400 kcal).
  • Comida: Calamares rellenos (500 kcal), arroz blanco (400 kcal).
  • Merienda: Lata de piña (100 kcal).
  • Cena: 2 latas de atún y un tomate (300 kcal).

Total del día =  2000 kcal.

Voy a ir enfundándome la ropa del gimnasio. Veremos si esta noche duermo mejor! :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 265, 266 y 267: 1 kilo menos en un par de semanas

Hola!

Este fin de semana he estado bastante desconectado del blog, así que hoy mismo he aprovechado para contestar todos los comentarios que habéis ido dejando.

Como sabéis, la semana pasada no pisé la báscula porque no quería darme un susto, pero por lo que veo no habría sido para tanto. El sábado me pesé y vi que estaba en 124 justos, es decir, que he perdido 1 kilo más desde dos semanas atrás, todo un logro viendo el desfase que llevaba.

Hoy lunes no voy a poder ir al gimnasio porque tengo mucho trabajo atrasado y tengo que aprovechar todo el día, pero no pasa nada, de hecho hasta lo agradezco porque necesito un poco de relax y de “descanso”.

Durante este fin de semana me he portado bastante bien. El viernes me hice una pizza para cenar que creo que entra muy bien dentro de las kcal diarias que puedo consumir, a ver si esta semana hago otra y os pongo el proceso seguido, porque es verdad que cenar algo así es un impulso psicológico excelente, y todo sin saltarse la dieta en ningún momento :)

Por cierto, ¿os acordáis que el otro día os contaba que no tenía ningún compromiso social hasta dentro de mucho? Pues ya no es así. El día 2 tengo una comida, pero hasta ese día toca cuidarse !

¿Y vosotros? ¿Os habéis portado bien o habéis caído en la tentación?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Mi superdieta de depuración efectiva

¿Llevas unos días en los que te sientes mal, ya no por haber comido de más, sino que te encuentras muy pesado, con la cara hinchada y con una retención de líquidos brutal? Voy a compartir contigo una super dieta de depuración que funciona de maravilla, eso sí, debes seguir las instrucciones al pie de la letra para que te encuentres mucho más ligero en 24 horas.

Esta sensación me ocurría mucho en el pasado cuando no cuidaba tanto mi alimentación y cometía muchos excesos. Cuando llevaba 3 o 4 días comiendo cosas que no debía, notaba que mi cuerpo se hinchaba, como si estuviese reteniendo líquidos, y de mi se apoderaba una sensación de cansancio, torpeza e inseguridad increíbles.

La ropa me apretaba, me miraba en el espejo y notaba que mi cara estaba más redonda de lo habitual, me costaba respirar (porque muchos de esos líquidos se almacenan en los pulmones) … En definitiva, que es una sensación muy incómoda para mí, y por eso cuando me noto así hago un día depurativo muy rígido y donde obtengo unos resultados increíbles.

En una ocasión hablé en el blog de cómo eliminar líquidos. En esta ocasión voy a plantearos un tema similar, solo que os daré un día de ejemplo para que no tengáis que calentaros la cabeza.

dieta de 1 dia depurativa

Las reglas de esta dieta

Antes de nada, quiero dejar claro un par de cosas:

  • Esta dieta es para hacerla un solo día. No te fijes en ella y pienses en hacerla más tiempo porque a la larga lo único que podría hacer es perjudicarte.
  • Los alimentos puedes cambiarlos si no te gustan, pero procura que sean del mismo tipo.

Así pues, la dieta se compondría de:

  • Desayuno: Café con leche y batido de proteínas con agua.
  • Almuerzo: Lata de piña y refresco light.
  • Comida: Crema de calabacín y una lata de sardinas (en aceite de oliva, escabeche … Como quieras).
  • Merienda: Batido de proteínas con agua (y te recomiendo que otro refresco light).
  • Cena: Entrecot a la plancha (sin quitar la grasa) y vaso de gazpacho.

Como véis, es una dieta estricta y donde al cabo del día se come muy poco, pero tranquilos porque no váis a pasar nada de hambre. Ya que venís de unos días donde habéis comido mucho, os aseguro que váis a agradecer una alimentación así durante 24 horas.

¿Qué es lo que tiene esta dieta que es tan depurativa?

Por un lado, tomamos muchos líquidos, que además son ricos en proteínas (los batidos). Al ingerir esa cantidad de agua y esa cantidad de proteínas, vuestro cuerpo va a comenzar a despertar de ese “letargo” y empezaréis a orinar.

También tomamos piña a mitad de mañana, la cual es diurética y también nos ayudará a nuestros propósitos.

Tomamos verduras en estado semilíquido (crema de calabacín y gazpacho), y todo tipo de grasas (buenas y “malas”), lo cual es saciante y también ayuda a la depuración.

En definitiva, ponemos todo de nuestra parte para que el cuerpo comience a expulsar líquidos a lo bestia. Creedme cuando os digo que váis a ir al aseo con mucha asiduidad.

Consejos para ese día

Procurad no tener demasiados compromisos sociales ni tareas ese día.

Es muy incómodo ir por la calle y estar buscando cada 20 minutos un bar donde poder entrar al aseo (os lo digo con conocimiento de causa), así que os recomendaría que durante ese día de depuración os quedéis en casa (o al menos cerca de ella).

Por la noche puedes tomar un vaso de gazpacho, pero si son dos mucho mejor. Esto os lo comento porque cuando lleguen las últimas horas de la noche, seguramente ya comience a apeteceros algo más de comer. Si tomáis dos vasos de gazpacho casi seguro que no váis a pasar ninguna necesidad.

Ese día casi que mejor no hacer deporte. Aunque no va a pasarte nada si vas al gimnasio o sales a caminar, mejor espérate a encontrarte mejor y retoma el ejercicio al día siguiente.

Durante la noche, seguramente tengas que levantarte una o dos veces a orinar. Esto es muy buena señal, pero si eres persona de dormir muy profundamente quería avisarte de que vas a tener que ir al aseo a mitad de noche.

Al día siguiente, cuando te levantes, te vas a notar mucho más ligero, como si hubieras vuelto a nacer. Os aseguro que con esta dieta se pierde mucho peso (o líquidos mejor dicho). Yo he llegado a perder 2 o 3 kilos en un día, de hecho creo que he llegado hasta 4, para que veáis si soy una persona que retiene líquidos o no. Por supuesto esta pérdida de peso está influenciada por muchos factores, pero eliminar se elimina, os lo aseguro.

Consejo extra

Para mi esta es la dieta depurativa que más se adapta a mis gustos y con la que realmente paso un día cómodo y sin necesidad de comer más.

Ahora bien, otra dieta que funciona de forma excelente es hacer un día de dieta cetogénica, es decir, eliminando todos los hidratos de carbono, y comiendo exclusivamente cosas como carnes, pescados y grasas.

La dieta cetogénica se hace pesada con el tiempo, pero un solo día se hace bastante bien. A lo mejor te apetece comer cosas prohibidas (como huevos fritos o salchichas) y además perder peso, es cuestión de gustos, aunque particularmente llevo mejor la primera que os he contado. Solo quería dejar constancia de ella para que la tengáis presente.

¿Vosotros tenéis algún truco o dieta para esos días donde necesitas una depuración intensiva? Cualquier consejo siempre es bienvenido en los comentarios :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 264: El lunes nos vemos !

Buenas a todos.

Este fin de semana voy a tenerlo muy ocupado, y no creo que pueda entrar a actualizar mi peso. De todas maneras voy a pesarme y actualizaré el blog el lunes con las novedades de esta semana, ya que la pasada no quise ni acercarme a la báscula y tengo ganas de ver cómo ha ido la depuración (y contaros si hay progresos o no).

Estoy terminando un artículo donde hablo de la dieta de depuración que hice el lunes. Espero tenerlo para hoy mismo y lo publicaré para que me contéis qué os parece. Aviso que es una dieta muy restrictiva, pero que es altamente efectiva dada la composición de sus platos principales.

Aunque voy a estar liado, no tengo ninguna historia ni excusa que me permita saltarme la dieta, os lo digo para que nadie quiera atropellarme ni embestirme con su 4×4, palabrita del niño Jesús.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Tostadas con tomate y aceite, refresco light (400 kcal).
  • Comida: (Con poca hambre la verdad) Filete a la plancha, judías salteadas (600 kcal).
  • Merienda: Yogur (100 kcal).
  • Cena: Hamburguesa con pan, queso, mayonesa, verdura (600 kcal).

Total del día = 2000 kcal.

Empecé el día con muy pocas ganas de comer, y al final llegué a las 2000 kcal por lo que veo. Creo que no lo hice mal del todo :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 263: Volviendo a la “normalidad”, lo prometo !

Día el de ayer muy equilibrado y donde he podido volver a la normalidad :)

La verdad es que llevaba una temporada donde he tenido varios deslices (que repito, sin sentimiento de culpa), pero ahora lo único que tengo más o menos planificado es una cena con unos amigos para finales del mes que viene, y luego ya Navidad, que suelen ser unos días bastante calóricos, pero que desde hace un par de años me he propuesto pasarme solo el día 24, 25, 1 y 6. Los demás los hago como si fuesen días normales (incluso más ligeros) porque en fiestas pasadas la verdad es que no me ponía límites y luego veía que en esos 10 o 12 días engordaba 5 kilos sin problemas, así que va a ser que no :P

Como anécdota de ayer comentaros que casi os quedáis sin Luis. Un idiota casí me embiste por detrás con su 4×4 mientras iba conduciendo, pero afortunadamente todo quedó en un susto. Eso sí, luego aceleró bien al verme la mirada de asesino que le pusé, con la vena de la frente a punto de estallar (soy una persona muuuuy tranquila, pero cuando me enfado lo mejor es que corras!). Mira por donde ayer casi pierdo peso pero de verdad …

Menú

  • Desayuno: Batido de proteínas, café con leche, galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Yogur, fruta (200 kcal).
  • Comida: Tallarines con salsa boloñesa (plato normal, 800 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Entrecoy bien hermoso retirando parte de la grasa (400 kcal) y un puñado de “colines” (100 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 262: Un bocata de tortilla épico

Ayer quedé con un amigo que hacía tiempo que no veía para hablar de nuestras cosas. Como siempre pasa en estas situaciones, quedamos para irnos a almorzar.

En mi cabeza más o menos tenía claro lo que iba a pedir (un café con leche y media tostada con aceite). Así que a la hora del desayuno tomé un batido de proteínas y poco más con tal de “compensar” en ese almuerzo.

¿Qué pasó? Pues que entré al bar y allí estaba ella. Una hermosa tortilla de patatas casera, de esas gordas, recién hecha y que me miraba con una carita de pena a la cual no se le podía decir que no.

Así pues, “que le den por culo a la tostada” fué lo que pensé. Me pedí un bocadillo, el cual era enorme, y pedí al camarero dije que le echasen tomate por aquello de tomar verdura (y porque me gusta). Una coca cola zero para beber y un platito de aceitunas.

¿Y qué os puedo decir? Me comí ese bocadillo más agusto que nada. Creo que hacía tiempo que no disfrutaba tanto, y lo mejor de todo (para el que se eche las manos a la cabeza), es que lo hice sin remordimientos de conciencia porque sabía qué es lo que tenía que hacer el resto del día para que ese bocata no me pasase factura.

Leed mi menú y lo comprenderéis.

Menú

  • Desayuno: Café y batido de proteínas (150 kcal).
  • Almuerzo: Súper bocata orgásmico de tortilla de patatas (800 kcal).
  • Comida: (Os juro que no tenía ni una pizca de hambre). Plato de arroz blanco (400 kcal).
  • Merienda: (Seguía sin hambre) Yogur (100 kcal).
  • Cena: Lata de atún y tortilla francesa (300 kcal).

Total del día = 1750 kcal.

¿Véis? Incluso comí menos de lo recomendado. Lo mejor de todo es que pasé el día estupendamente gracias a ese bocata (en el sentido de que es algo “diferente” y me ayuda a seguir adelante y romper la monotonía).

Y conforme me lo comía pensaba “de esto tengo que hablar mañana en el blog”. Así que ¿qué más puedo pedir? :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 261: Depuración completada

Tal y como os contaba ayer, el lunes iba a dedicarlo a seguir una dieta de depuración muy radical. Es la dieta que sigo cuando me siento mal físicamente, y os aseguro que funciona de maravilla.

Así que voy a escribir un artículo sobre ella porque quizás a más de uno puede interesarle tenerla de referencia y utilizarla en algún momento del futuro.

Debo aclarar algo y es que no es una dieta para hacerla todos los días. Se come poco y son alimentos muy ligeros que además tienen la propiedad de hacerte ir al baño mucho, por lo que esta dieta para hacerla un día está muy bien, pero ahí hay que plantarse y no seguir con ella.

Ya que hoy no voy a poneros el menú de ayer voy a escribir una pequeña reflexión. El otro día estaba haciendo la compra de la semana en el supermercado (aún con manga corta porque hacía calor) y había una mujer desempaquetando todo tipo de productos dulces típicos navideños (que si polvorones, turrón, etc).

Estamos a mitad de Octubre y ya tenemos la posibilidad de comprar todo esto, pero al ver esto personalmente lo que me vino a la mente es que tenía que ser fuerte y multiplicar mis esfuerzos para que pueda llegar a esas fechas con bastantes kilos menos, ya que quiero disfrutar los días claves sin ningún remordimiento de conciencia.

¿Qué beneficio puedo sacarle al comer un trozo de turrón un día martes cualquiera por la noche mientras veo la tele? ¿30 segundos de placer en la boca? Naaaaaada. Prefiero aguantarme y comerme unas peladillas el día 24 de Diciembre con la familia, que aunque engordarán igual, saben mucho mejor :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook