Día 299: Esta semana no voy a perder peso

Y no es porque me he subido a la báscula y he visto que la cosa va mal, es que yo mismo me lo noto.

Llevo unos días que me siento como más “grande” pero a la vez más “estilizado”. Estoy dándome bastante caña en el gimnasio, y noto que mi musculatura está como más hinchada. Es una sensación rara pero os aseguro que es así.

Hace un par de semanas me probé una chaqueta que me apretaba de la zona de la cintura. Ayer mismo me la volví a poner y me quedaba mucho más holgada, y eso que prácticamente estoy en el mismo peso. Es como si estuviera perdiendo volumen graso, pero a su vez estuviera ganando musculatura.

La verdad es que me viene de maravilla, porque justamente lo que busco es eso, perder grasa (que no es lo mismo que perder peso), así que no me importa que la báscula ponga una cifra más alta de lo que espero. Mientras me vaya notando más delgado y las cosas me vayan quedando mejor, yo estoy contento.

Con respecto al menú de ayer, la verdad es que lo disfruté como un enano porque comí durante todo el día las cosas que realmente me gustan. Vamos, que nadie podría decir que estoy a dieta.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, zumo, batido (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano (400 kcal).
  • Comida: Arroz con magro de cerdo y verduras (900 kcal).
  • Merienda: Nada.
  • Cena: Hamburguesa de 120 gramos de carne de Angus (250 kcal), panecillo (150 kcal), loncha de queso (50 kcal), cucharadita de aceite para la plancha (50 kcal) tomate, cebolla, ketchup y mostaza (total, 500 kcal).

Total del día = 2100 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 298: Menuda caña el crossfit, ¿no?

Anoche paré en una gasolinera a rellenar el depósito y escuché bastante follón en un local que estaba pegado a ella.

Asomé un poco el hocico como si fuera la vieja del visillo y vi a un gran número de personas haciendo todo tipo de ejercicios que pueden considerarse como “olvidados”. Me refiero a que había algunos saltando a la comba, otros haciendo halterofilia, otros levantaban un disco por encima de sus cabezas e iban recorriendo el gimnasio haciendo zancadas …

Me quedé muy impresionado, así que cuando llegué a casa miré en qué consistía aquello del “Crossfit”, que aunque bien es cierto ya lo había escuchado en alguna ocasión y tenía alguna idea, no sabía que era un deporte tan radical.

Gente levantando ruedas de camión y luego saltando sobre ellas, corriendo por la playa, dando volteretas, haciendo peso muerto … Una auténtica pasada.

Además, en el video decía que es un tipo de entrenamiento del que puede beneficiarse todo el mundo. Yo la verdad es que tengo una forma física denigrante y no me veo ahí, pero imagino que irá por niveles y no descarto algún día apuntarme para ver cómo funciona todo aquello desde dentro. Desde luego que me ha picado la curiosidad y me pareció un ejercicio completísimo.

Con respecto ayer, creo que hubo mucho hidrato de carbono en mi dieta, pero bueno, al menos rondé las 2000 kcal.

Menú

  • Desayuno: Café con leche, zumo, batido de protes (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de jamón serrano (400 kcal).
  • Comida: Saghettis carbonara (plato tirando a grandecito) (900 kcal).
  • Merienda: Nada.
  • Cena: Ensalada con pavo, queso, frutos secos (200 kcal) y una tortilla de 2 huevos (200 kcal) con un trocito de pan (100 kcal).

Total del día = 2100 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 297: Bajo el ritmo del gym

Llevo una temporada que estoy dándome mucha caña en el gimnasio, y he decidido que voy a bajar un poquito el ritmo.

Normalmente voy todos los días, y primero hago unas cuantas pesas (sin llevar una rutina establecida, hago lo que me pide el cuerpo), y al acabar estoy como 30 minutos haciendo ejercicio aeróbico, estando en el gimnasio alrededor de 1 hora.

¿Qué es lo que pasa? Pues que muchos días voy para allá y noto como si mi cuerpo me pidiese un poco de paz. Es una sensación un tanto extraña, pero cualquiera que se entrene a diario lo entendería a la perfección. Siento como si no estuviese descansado, como si estuviera más acelerado de lo normal, y quizás esté entrando en un período de sobreentrenamiento (dentro de mis límites lógicamente).

Así pues, he decidido que voy a seguir acudiendo, pero solo voy a estar 30 minutos diarios, ni uno más.

Voy a centrarme en las pesas (que como sabéis, pienso que son los mejores ejercicios para adelgazar), y el día que note que estoy muy cansado, haré 30 minutos de aeróbico y me iré para casa.

Menú

Ayer cambié un poco la ingesta de calorías entre la comida y la cena porque me quedé un poco corto por la mañana.

  • Desayuno: Café con leche, zumo, batido de proteínas (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de mortadela (400 kcal).
  • Comida: Guiso de albóndigas de bacalao con patatas, zanahoria, puerro, cebolla, tomate y guisantes + trozo de pan (500 kcal).
  • Merienda: Nada.
  • Cena: Bocadillo de 120 gramos de pan (300 kcal) con 2 hamburguesas de pollo (200 kcal), 2 lonchas de queso (100 kcal), 1 cucharada de aceite (100 kcal), lechuga, tomate y ketchup.

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Dieta protéica: Las más famosas para adelgazar

En una ocasión escribí un artículo donde contaba mi experiencia con las dietas cetogénicas, y desde ese día, me han llegado un par de correos de gente que quiere algún ejemplo o más información sobre el tema.

Es por ello que me he animado a escribir este artículo donde quiero exponer cuáles son las dietas protéicas más famosas que existen ahora mismo. Mi intención no es animaros a que las sigáis, pues como he dicho alguna vez, a mi no me gustan nada. Pero me gusta poner en el blog buena información, y artículos así nunca están de más.

La palabra “protéica” viene de proteína, por lo que lógicamente estas dietas son aquellas en las que se fomenta el consumo de proteínas ante todo (carne, pescado, huevos, etc).

Ahora bien, me gustaría dejar claro que existen diferencias entre unas y otras. Es algo sencillo pero es bueno saberlo para no perdernos.

Proteinada, protéica, hiperprotéica

Semejanzas

Las dietas hiperprotéicas son aquellas en las que el consumo de proteínas es totalmente libre. Puedes comer hasta hartarte, y pesar estas piezas de carne o pescado está prohibido. Por lo tanto, puedes llegar a comer tanto como desees, de ahí la palabra “hiper”.

Las dietas proteinadas o protéicas son justo lo contrario. Se pueden considerar como sinónimas, y sí que debes pesar todas las proteínas que comes.

Las segundas salieron fruto de las críticas hacia la primera. Como digo, en las dietas “hiper” se podía consumir toda la carne que quisieras, y justamente esto fue lo que llevó a la comunidad médica a criticarlas duramente. Así pues, las dietas proteinadas moderan mucho el consumo de estos alimentos que contienen esa gran cantidad de proteínas justo por eso.

la compra de dieta

Principales diferencias

Aunque a priori unas y otras sean semejantes solo que varía la cantidad, existen diferencias significativas entre unas y otras.

La principal diferencia es que en las dietas hiperprotéicas se permite también el consumo de grasas a voluntad. Entre esas grasas está la de la carne, pero también alimentos como la mayonesa, bacon, etc.

Como véis, el número de tipos de alimentos aumenta sensiblemente si añadimos esta opción.

Las dietas más conocidas de este tipo

En internet habrás visto miles de dietas que se basan en estos principios. Entre ellas podremos citar:

Dieta Dukan

Extremandamente famosa en los últimos tiempos, la dieta Dukan es obra de un famoso médico francés.

Se limita el consumo de proteínas a unos cuantos gramos por comida, limita mucho el consumo de frutas y verduras, y prohibe los alimentos grasos.

Se deben pasar por todas las fases hasta alcanzar el peso correcto y promete una pérdida de peso rápida. Aquí he escrito un “especial” sobre la dieta Dukan. Te aconsejo que lo visites para más información.

Dieta Pronokal

La dieta Pronokal es una dieta bastante extrema, en la que se consumen batidos de proteínas en sustitución de otros alimentos.

Con esta dieta, además de ser proteinada, es hipocalórica, por lo que el efecto es doble. Quizás la mayor desventaja es su alto precio mensual, pero desde luego que se pierde peso de forma segura y rápida.

Tambíen puedes visitar esta sección sobre la dieta Pronokal si quieres ver cómo es exactamente esta dieta.

Dieta Atkins

Quizás la más famosa de todas hace muchos años. Atkins fue de los primeros médicos que apostó por eliminar los hidratos de carbono de toda dieta, inclinándose por el consumo de carnes, pescados y grasas.

Esta dieta es de las que podemos denominar hiperprotéicas, y ha sido durante años ampliamente criticada. Aun así, los defensores de esta dieta dicen que se puede perder mucho peso rápidamente, sintiéndose saciado y con mucha energía.

Queda pendiente crear un artículo con más información sobre el régimen Atkins, no porque me guste especialmente, pero sí porque creo que las bases en las que está fundamentada son muy interesantes y debería hablar sobre ello.

Dieta Kot

Otra dieta que se está poniendo muy de moda, es parecida a Pronokal. Podrás comprar productos en la farmacia que deberás consumir a lo largo del día, productos en los que están presentes un alto porcentaje de proteínas.

La evolución de tu peso está a manos del farmacéutico, el cual te recomendará qué debes comprar para consumirlo durante los siguientes días. Por lo que tengo entendido, también se pierde muchísimo peso, pero tienes que dejarte unos cuantos billetes durante el proceso.

Resumiendo

En resumen, todas estas dietas se basan en la eliminación de hidratos de carbono para conseguir perder peso.

Funcionar funcionan, pero hay una cosa que tengo bien clara y que todas ellas tienen en común: Estan diseñadas para hacernos perder peso, pero también para sacar billetes de nuestro bolsillo, ya sea en forma de libro, producto, etc.

Como os he dicho, no son mis dietas favoritas ni de lejos. Eliminar por completo los hidratos de carbono es un sacrificio muy grande para mi, y es por ello que nunca he podido terminarlas cada vez que las he comenzado. Ahora mismo prefiero perder peso tal y como lo estoy haciendo, poco a poco, dándole una gran importancia al gimnasio, comiendo lo que me gusta pero en cantidades moderadas, y en definitiva, llevando un estilo de vida activo y no intentando buscar la fórmula mágica del adelgazamiento :)

¿Conocéis alguna dieta más que me haya dejado? Si es así, cuéntamelo en los comentarios.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 296: Siempre hay alguien peor que tu

Por las mañanas, cuando voy al gimnasio, hay un chico que tendrá 5 o 6 años menos que yo que está hecho una bola.

Yo soy un gordaco considerable, y en mis peores tiempos de verdad que era más fácil saltarme que rodearme, pero este chico pues ha ido más allá y se nota que está en el gimnasio para perder peso.

La cuestión es que le veo todos los días subido a la cinta estática, con cara entre de pena y aburrido, y cuando termina se va a la fuente a echarse un sorbo de agua y luego se monta en la bicicleta estática.

De verdad que me entran ganas de ir a preguntarle que cuál es su propósito, porque está haciendo las cosas muy mal y necesitaría dedicarse un rato a las pesas si quiere adelgazar, pero claro, yo no soy nadie para guiar a quien no me pide consejo, así que ahí le dejo en sus aparatos de ejercicio aeróbico (que ojo, no digo que sean malos, pero estoy convencido que mi forma de entrenamiento es 10 veces mejor y efectiva).

Muchas veces me da rabia que la gente se apalanque en ciertos tópicos erróneos para perder peso. Se escudan en la “lechuga y pechuga”, en el “pasear media hora” y cosas de ese calibre, mientras yo un día puedo comerme unos spaghettis carbonara sin mayores problemas, quedarme en el sofá durante todo el día y seguir perdiendo peso.

En fin, quién sabe, quizás algún día me anime a escribir un libro donde haga un resumen de lo que estoy haciendo para adelgazar, ya veremos !

Menú

Muy ligero lo de ayer. Lo hice a propósito porque no tenía mucha hambre después de ese finde pecador.

  • Desayuno: Café con leche, galletas, zumo (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de mortadela (400 kcal).
  • Comida: Hervido de patata, cebolla, judías con una cucharada de mayonesa (300 kcal) y calamar a la plancha (300 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Hamburguesa a la plancha y tomate (300 kcal).

Total del día = 1700 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 293, 294 y 295: Esta semana a pan y agua !

Debo confesar que este fin de semana no me he portado bien :)

Si bien es cierto que el viernes me pesé y estaba en 121,5 (600 gramos menos que la semana pasada), el sábado también lo hice y me planté en 122,6 (1,1 kilos más que el día anterior).

¿El motivo? Pues que el viernes me fui a cenar con un grupo de amigos y me metí entre pecho y espalda una hamburguesa gigante, con sus respectivas patatas. Y no acabó ahí la cosa. El sábado comí más o menos bien, pero a la noche me fuí también a cenar con unos antiguos compañeros de clase y también me puse fino (es verdad que menos que el día anterior, pero por mucho que quieras controlarte pues siempre acabas comiendo más de lo que debes).

En resumen, que aquí estoy de lunes, planificando un día donde voy a volver a comer cosas ligeras y depurativas para ver si mi cuerpo vuelve a la normalidad.

Hacía tiempo que no comía dos días seguidos sin mesura, pero oye, la verdad es que me ha sentado de maravilla. Me he reído como hacía tiempo con estas personas, he disfrutado comiendo y me lo he pasado de 10, ¿qué más puedo pedir?

Por cierto, saludar a los Argentinos que están visitando mi sección sobre Pronokal. Se ve que por allí se está poniendo de moda la dieta, y veo que hay muchas visitas a esa sección de la web, así que nada, espero que la información os sea de ayuda :D

¿Y vosotros? ¿Os habéis portado bien este finde?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 292: Al gimnasio de nuevo

Son casi las 7 de la mañana y aquí estoy delante del pc esperando a que se hagan las 7,30h y poder ir al gimnasio de nuevo. He estado 3 días parado por la rodilla, pero ya no me molesta y me siento seguro y con fuerzas para volver a hacer ejercicio.

La verdad es que esto de enfundarse la ropa del gym y salir a la calle a estas horas para hacer ejercicio, y más con el frío que está haciendo, es algo bastante duro. Como sabéis, tengo la suerte de trabajar desde casa y de imponer mi propio horario, y la verdad es que muchas mañanas pienso que estoy haciendo el tonto levantándome tan pronto y haciendo tantas cosas.

Cuando digo entre mis amistades que me levanto a las 6,30h se piensan que lo hago por gusto y alucinan un poco. Luego pasa lo que pasa, que llega la 1 de la tarde, momento en el que hago una pausa y me pongo a ver la tele, y reconozco que muchas veces me quedo durmiendo. La siesta del borrego le llaman :P

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, zumo (300 kcal).
  • Almuerzo: Pequeño bocadillo de jamón serrano (300 kcal).
  • Comida: Spaghettis carbonara (150 gramos) (700 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas (100 kcal).
  • Cena: Tortilla de patatas light (500 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Por cierto, esta semana voy a pesarme hoy viernes y mañana pondré el resultado. La razón de esto es que esta noche he quedado con unos amigos, y siempre caé algo que no se debe comer, pero bueno, hace un par de meses que no les veo, y tampoco es plan de despreciar una buena cervecita y alguna tapita :D

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 291: Cuidado con el ibuprofeno que te hace retener líquidos

Lo tengo comprobado (y verificado por un médico).

Ahora que estoy tomando un par de ibuprofenos al día por el tema de mi rodilla, noto que voy muchísimo menos al aseo. Como consecuencia me siento un poco más hinchado y pesado de lo normal (tampoco nada exagerado), pero en cuanto termine con la medicación estoy seguro que todo ese exceso lo eliminaré en un solo día.

Hablando del ibuprofeno, tengo que contaros un día con más calma cómo perdí 7 kilos de puro líquido en día y medio. A lo mejor alucináis con esta afirmación que os estoy haciendo, pero tranquilos porque no me he vuelto loco ni es nada que le pueda suceder a cualquiera de un día para otro, pero desde luego que es una historia interesante :)

Ayer tocó día carnívoro total. Hice para comer lo que en mi familia llamamos “pulpetas”, que es como una especie de mini hamburguesitas a las que se les añade ajo picado, cebolla, perejil, pimentón, un huevo, zumo de limón y especias morunas (Ras El Hanout). Están buenísimas y son excelentes para nuestros objetivos. Como sobraron unas cuantas, me las cené a la noche (que luego me echáis la bronca si tiro comida jeje).

Menú

  • Desayuno: Café con leche, zumo, galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Yogur y fruta (200 kcal).
  • Comida: Pulpetas (500 kcal) y puré de patatas (400 kcal).
  • Merienda: Lata de piña (100 kcal).
  • Cena: El sobrante de pulpetas (400 kcal).

Total del día = 1900 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 290: No voy a llegar a mi objetivo, pero no me importa

Estoy viendo que por mucho que me esfuerce, no voy a conseguir perder esos 50 kilos que me propuse perder en un año. Ahora mismo, desde que empecé el blog, he perdido unos 27 kilos y quedan 2 meses por delante (con las Navidades incluídas), así que dudo mucho que logre alcanzar esa cifra.

¿Pero sabéis qué? No me importa nada. Si en vez de 1 año tengo que estar año y medio, incluso 2 años, pues se está en ello, no hay ningún problema.

Lo importante es que durante estos meses he comprendido bien cuál es el “secreto” de la pérdida de peso, y no tiene nada que ver con fórmulas magistrales, dietas super estrictas o eliminar determinados alimentos de tu día a día. Simplemente hay que moverse, entrenar como un jabato, comer lo que realmente te hace falta, y no sucumbir ante las miles de tentaciones que te van a poner delante y las miles de excusas que tu cabeza va a proponerte para comer aquello que te pide el cuerpo sin culpabilidad.

Sin duda alguna he cometido infinidad de fallos y no he sido ni de lejos el mejor ejemplo a seguir, pero es que uno no es de piedra, y aquel que haga una dieta durante X meses sin meter la pata ni un solo día, para mí es como una especie de semi-Dios, un espécimen de otro planeta.

En fin, seguiremos por aquí durante unos cuantos meses más, dando la lata y teniendo que aguantar mis tonterías :)

Menú

  • Desayuno: Café con leche, galletas, zumo (300 kcal).
  • Almuerzo: Bocadillo de mortadela (400 kcal).
  • Comida: Sopa de arroz (buen plato, 600 kcal) y una ensalada (100 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Filete de pollo (200 kcal) y tortilla con champiñones (300 kcal).

Total del día = 2100 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 289: Mi rodilla izquierda está en peligro

Mal asunto amigos. Ayer al bajar del coche se ve que hice un mal movimiento y mi rodilla izquierda se ha resentido.

Noto como un pequeño pinchazo por la parte exterior, y la verdad es que me molesta un poco cuando me levanto al estar sentado. Espero que no sea nada importante porque realmente no quiero estar a reposo ni nada que se le parezca. Voy a tomarme un par de ibuprofenos al día, a ver cómo voy evolucionando, y procuraré no hacer muchos esfuerzos, a ver si con la tontería me termino de fastidiar.

A raíz de esto, se me ha venido a la cabeza una experiencia personal que tuve con mi madre. Voy a anotarlo para contároslo algún día, pero os adelanto algo, y es que en su día me dí cuenta de lo importante que es estar en un peso adecuado si no quieres tener que depender de alguien en un futuro, sobre todo si por un casual tienen que realizarte una operación, tal y como le pasó a ella.

Ayer me sumergí en el trabajo y me pasó algo que hacía tiempo que no me pasaba. Por la mañana apenas tenía hambre y me tomé un simple zumo de naranja y un café con leche y me puse a trabajar. Cuando me dí cuenta era la hora de comer, así que pasé toda la mañana en ayunas. Ya os digo que es extraño que me pase esto, porque generalmente a las 10,30h el estómago empieza a pedirme su ración. Por si fuera poco, para comer tenía algo muy ligero, por lo que tuve que incluir un poco más de alimento para compensar.

Así pues, el balance de calorías ha sido por debajo de lo normal.

Menú

  • Desayuno: Café con leche y zumo (100 kcal).
  • Almuerzo: Nada.
  • Comida: Puré de calabacín y patata (100 kcal), ración de ensaladilla rusa (300 kcal), salmón y bacalao en aceite (300 kcal), trocito de pan (100 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Ensalada con una cucharada de aceite (100 kcal) y dos hamburguesas de pollo (200 kcal en total) con una loncha de queso (50 kcal).

Total del día = 1350 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook