¿Son buenas las pastillas para adelgazar?

Seguramente conocerás más de un tipo de comprimido que promete adelgazar de forma rápida y segura.

Algunas pastillas son muy famosas, y otras lo fueron en su debido momento … hasta que llegó el día que las retiraron del mercado porque se vio que eran peligrosas por sus efectos secundarios y porque no eran seguras para las personas que las tomaban (la famosa Sibutramina. En su día la probé y la verdad es que fue horroroso, tuve que dejarlo al poco tiempo. Ya os contaré con más detalle).

Actualmente, tienes infinidad de pastillas para adelgazar pero, para no engañarnos, algunas son de dudosa procedencia y eficacia.

Así pues se nos plantea una duda, ¿son buenas las pastillas para adelgazar? ¿De verdad merece la pena gastarse el dinero en ellas? ¿Pondremos nuestra salud en peligro? Pues de eso mismo trata este artículo.

pastillas adelgazantes tipos

Cuando el método tradicional no funciona

Hay personas a las que les cuesta una barbaridad bajar de peso. Puede ser que hayan pasado años maltratando a su metabolismo, y justo por eso ahora les cuesta bajar un solo gramo (te recomiendo que eches un vistazo a este artículo sobre cómo salir de la tumba metabólica).

A esas personas, y siempre bajo control médico, se les puede administrar algunas de las pastillas más fuertes que existen en el mercado. Eso sí, repitiendo lo dicho, bajo la orden de un médico que vigile tu estado de salud durante toda la pérdida de peso, no se te ocurra comprarlas en el mercado negro ni en páginas de dudosa procedencia, pues tu salud está poniéndose en peligro gravemente por unos pocos kilos de grasa.

Esta medicación funciona de diversas maneras. Por un lado, puede bloquear hidratos y grasas, haciendo que tu cuerpo no las absorba debidamente y expulsándose de forma natural. Por otro lado, pueden eliminar por completo tu apetito y de esa manera harán que comas menor cantidad, y también puede hacer que acelere tu metabolismo, quemando más calorías a lo largo del día.

Pastillas para adelgazar sin necesidad de control médico

También existen en el mercado otro tipo de suplementos que están regulados y que no suponen un peligro para la salud de aquellas personas que los consumen (siempre y cuando no se ingieran masivamente).

Entre ellas podemos destacar:

Pastillas que puedes encontrar en farmacias y parafarmacias

Entre las pastillas más famosas tenemos las XLS, las cuales se utilizan como una ayuda para la pérdida de peso, y prometen perder peso mucho más rápidamente que haciendo una dieta convencional.

El farmacéutico podrá asesorarte convenientemente, incluso podrás seguir un tratamiento más personal con el reto XLS.

También puedes encontrar otro tipo de comprimidos diuréticos que son naturales, como las cápsulas de alcachofa, u otro tipo de hierbas como la cola de caballo.

Como es lógico, no conviene abusar de estos productos y hay que ceñirse a lo que el envase recomienda. En su justa medida no son peligrosas, pero no debemos caer en el error de pensar que, mientras más tomemos, más adelgazaremos, pues seguramente podrían sentarnos mal y acabar enfermos.

Pastillas para adelgazar de tiendas de suplementación

Seguro que conoces más de una tienda de productos de suplementación para culturistas y amantes del deporte. Estas tiendas también tienen muchas pastillas que aceleran el metabolismo.

Se conocen como termogénicos y lo que prometen es acelerar la quema de calorías de tu cuerpo cuando está en reposo.

Estas pastillas realmente funcionan (algunas mejor que otras), pero hay que tener claro que en determinadas circunstancias no pueden tomarse, por ejemplo si sufres de taquicardias o de algún tipo de problema en el corazón.

Como viene siendo habitual, también las he probado (xD) y podré comentaros mi experiencia más adelante.

Mi consejo particular, y una pequeña advertencia

Está claro que a veces es necesario acudir a estas medidas para perder peso, pero siempre aconsejamos que sea un médico quien te las recete, o si no quieres seguir ese paso, que te lleve un control de tu estado de salud mientras las estés tomando.

Por supuesto, el mejor remedio para adelgazar siempre es el mismo: Dieta adecuada y ejercicio. Intentar no perder demasiados kilos en poco tiempo y no poner en riesgo nuestra salud.

Mi opinión personal es que cualquiera puede perder el peso que desee si realiza una dieta adecuada a su estilo de vida (que suele basarse en comer las calorías que realmente necesita al día, ni más ni menos) y además hace el deporte adecuado (que en el 95% de los casos serían las pesas). Esa combinación, unido a la CONSTANCIA (y lo pongo en mayúsculas porque es la base de todo esto), hará que perder peso sea una tarea fácil, constante y sin poner en peligro la salud ni tener que gastarnos grandes cantidades de dinero.

Por último quiero dejar constancia de algo que quisiera que tuviera en cuenta cualquier persona que desee perder peso tomando pastillas. Detrás de todas ellas, suele existir una gran campaña de márketing, así que es muy fácil que esas pastillas tan milagrosas en realidad no lo sean tanto.

Utiliza tu cabeza, y cuando te vendan algo como el remedio más mágico del mundo, desconfía seriamente. No quiero que te gastes el dinero tontamente, y mucho menos que pongas tu salud en peligro.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 182 y 183: A una semana del estrés

La semana que viene comienza una mala época para mi. Voy a estar el mes de Agosto trabajando para una empresa que me ha contratado para realizarle un trabajo que supuestamente va a durar solo ese mes. Así que voy a estar realizando trabajo doble: Por las mañanas en esa empresa y por las tardes con mi trabajo “normal”.

Sinceramente estoy contento de tener un mes así, pero lo malo del asunto es que no sé de dónde voy a sacar tiempo para poder hacer cosas como ir al gimnasio (y además, los fines de semana cierran), quedar con los amigos, hacer la compra, cocinar como es debido …

En fin, que se aproxima un mes muy difícil, y encima con este calor sofocante que me está matando. Pero bueno, voy a intentar sacarle el máximo provecho y a ver si durante estos 30 días puedo dar un buen empujón a mi pérdida de peso. Quizás el hecho de moverme tanto y cambiar mis hábitos alimenticios me ayude a perder peso :)

Este fin de semana he pecado un poco. El sábado fue el aniversario de mi mujer y yo (porque uno es feo y gordo, pero también he ligado algo), así que tocó irse de cena por ahí. Creo que es una ocasión más que especial, así que bajo mi punto de vista no hay que tener ni un solo remordimiento en comer y celebrarlo, no vamos a estar amargándonos la vida por algo así …

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 181: Pues lo de cambiar de cifra va tener que esperar

Bueno, pues hoy me he levantado con toda la ilusión del mundo para ver qué decía la báscula (entre otras cosas porque se supone que iba a cambiar de cifra), y no solo eso, sino que la capulla marcaba 130,8 Kg , 300 gramos más que la semana pasada.

No me voy a enfadar ni voy a entrar en depresión porque sé que esto es así y hay semanas que se pierde mucho, y otras en las que no pierdes nada y te estancas.

¿La solución? Pues seguir hacia adelante. Sé que estoy haciendo las cosas bien, que estoy haciendo el ejercicio adecuado y que voy por el buen camino. Estos “atascos” en la pérdida de peso fueron los que en un pasado dejase la dieta de lado, y otra vez no voy a volver a caer en esos errores.

Así que nada, a seguir dándole caña a mi plan y a esperar a la semana que viene que seguro que definitivamente cambio de cifra. Hay que ser positivos !

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Piña y yogur (300 kcal).
  • Comida: Plato hermoso de arroz con pollo (700 kcal), ensalada (200 kcal, por el aceite más que nada).
  • Merienda: 100 gramos de jamón de York (200 kcal).
  • Cena: Filete de emperador a la plancha (300 kcal) y un tomate con una cucharada de aceite (100 kcal).

Total del día = 2100 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Cómo convertirse en una máquina de quemar grasas

¿Estás cansado de tener siempre el mismo cuerpo? ¿Te molesta enormemente esos acúmulos de grasa? Voy a explicaros claramente cómo convertirse, en muy poco tiempo, en una auténtica máquina quemagrasas.

Antes de nada, déjame decirte una cosa: Este plan está diseñado para auténticos Titanes. Con esto no quiero decir que vas a matarte a hacer ejercicio y a pasar hambre, ni mucho menos. Quiero decir que hay que ser extremadamente disciplinado para poder conseguir este objetivo, pues se trata de una rutina de ejercicio y alimentación que vas a tener que sostener durante bastante tiempo. Así pues, me refiero a tu fuerza de voluntad más que a tu forma física.

Tanto si eres hombre como si eres mujer, este plan puedes seguirlo sin problemas. Da igual también la edad que tengas, en ningún momento se van a recomendar cosas insalubres.

¿Quieres comenzar a quemar grasas como no lo has hecho nunca? Voy a darte unos cuantos consejos.

quemar grasas sin excusas

Ejercicio en ayunas

Cada mañana, nada más levantarte, debes tomar un vaso de agua bien grande y después ponerte a hacer ejercicio.

Debe ser un ejercicio muy moderado, nada de hacer locuras. Ponte en la bici estática que tengas en casa, o sal a la calle, como tú prefieras, pero haz media hora de ejercicio aeróbico. Repito, algo muy moderado, y con más razón si no estás acostumbrado a hacer ejercicio.

Tras haber pasado toda la noche sin comer, tu cuerpo está demandando comida. Al no dársela y al ponerte a hacer ejercicio, comenzarás a quemar grasas casi desde el minuto uno.

Conforme pasen los días, puedes ir aumentando el ritmo, pero no te creas Superman en una semana, sé precavido y ve poco a poco.

Ingiere proteínas en cada comida

Además de comer 5 o 6 veces al día, debes comer algo de proteína en cada una de ellas.

Las proteínas son difíciles de digerir, por lo que el cuerpo quemará mucha energía para asimilarlas. Es por ello que es tan importante tomar protes en cada una de esas comidas.

Si no te apetece comer lo típico (huevos, carne, pescado, pollo …), puedes optar por tomar batidos, fáciles de preparar y muy ricos.

Media hora de pesas cada día

Algo muy importante: Hacer ejercicios de musculación cada día, diferentes zonas de tu cuerpo en cada sesión.

Este ejercicio es independiente del que vayas a hacer por la mañana. Todos los días, por la tarde o a la hora que quieras, debes hacer tu media horita de pesas. Si lo quieres hacer en casa, puedes utilizar bandas elásticas, pero lo ideal es ir al gimnasio pues allí realmente existe mucho material para que puedas desempeñar ese ejercicio al 100%.

Cuando termines, haz otra media hora de aeróbico. Tu cuerpo estará cansado de las pesas, y los depósitos de glucógeno (lo que nos da energía rápida), al mínimo. Si haces aeróbico, comenzarás de nuevo a quemar grasa. Es una forma mucho más eficiente de hacer ejercicio y aprovecharlo al máximo.

Cenas muy ligeras, pero suficientes

A la noche, debes cenar ligero, pero esto no significa que debas comer poco.

Opta por alimentos ricos en proteínas y por ensaladas o verduras. También puedes tomar hidratos de carbono si lo deseas, pero controla mucho la cantidad y no sobre pases las 400 kcal (puedes ver un ejemplo de lo que digo con la dieta KISS).

Cuando te vayas a acostar, notarás que no te encuentras pesado, incluso que tienes algo de hambre. Aguántate un poco y échate a dormir. Vas a dormir del tirón y al día siguiente harás tu sesión de ejercicio aeróbico en ayunas, lo ideal para quemar grasas a lo bestia.

Efectos a largo plazo

Estos consejos que te doy darán muy buenos resultados desde la primera semana, pero quiero centrarme en los efectos a largo plazo.

Conforme vayan pasando las semanas, podrás ver cómo te sientes cada día mejor, y cómo la ropa te va apretando cada vez menos y menos. Tu cuerpo entrará en un estado de quema de grasas, como si de una máquina se tratase, y ya poco podrás hacer para pararlo.

Cuando esa rutina forme parte de tu vida, solo será cuestión de tiempo llegar a tu peso correcto. Las grasas acumuladas comenzarán a desaparecer y tú te sentirás cada vez mejor contigo mismo.

Prueba estos consejos y cuéntame cómo te funciona. A veces nos complicamos demasiado la vida a la hora de adelgazar, y no vemos lo tremendamente sencillo que puede ser todo.

Al principio del artículo he dicho que esto era un plan para auténticos Titanes. ¿Vas a ser uno de ellos?

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 179 y 180: Descansar los fines de semana

Mi gimnasio está cerrando los fines de semana durante los meses de Julio y Agosto (primera vez que hacen algo así) y la verdad es que en un principio me fastidió bastante que tomasen esa decisión, pero ahora casi que me alegro que sea así.

Llevaba unos días bastante cansado. Este calor asqueroso que hace me está matando (y lo que me queda), pero seguía yendo al gym a darlo todo. Cuando comenzó el mes y me enteré de que iban a cerrar los fines de semana, me propuse salir a caminar todos los sábados y domingos al menos una hora, pero creo que lo cumplí un solo día cuando llegué a casa al borde de la deshidratación por culpa de la humedad del ambiente xD

Así que los fines de semana estoy descansando de hacer ejercicio, y la verdad es que lo estoy agradeciendo mucho. Cuando llega el lunes estoy como más descansado y con mucha energía.

Ni de lejos puedo decir que estoy sobreentrenando (todavía me quedaría mucho para eso), pero vamos, que descansar no me esta viniendo mal. Por supuesto me refiero al ejercicio, con la dieta sigo adelante :)

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Fruta, yogur y lomo de cerdo (400 kcal).
  • Comida: Lentejas (400 kcal) y pechuga a la plancha (300 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas (100 kcal).
  • Cena: Hamburguesa con 80 gramos de pan, queso, ketchup y ensalada (500 kcal).

Total del día = 2000 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

¿Qué es una dieta cetogénica? ¿Merece la pena hacerla?

Ayer escribía un artículo donde os daba unos cuantos consejos para eliminar líquidos, y uno de ellos era que podías hacer una dieta cetogénica durante uno o dos días como mucho porque son realmente depurativas.

Ahora bien, ¿qué es una dieta cetogénica? Quizás no sepas muy bien de lo que hablo, por eso quería dejarlo claro en este artículo que rescato de otro blog de mi propiedad.

Tal y como os contaba en ese artículo, a mi las dietas cetogénicas no me gustan nada. He probado unas cuantas (desde Atkins hasta la dieta Pronokal), y la sensación de sacrificio era constante durante todo el día. Ahora bien, reconozco que estas dietas cetogénicas funcionan de maravilla para lo que buscamos (perder peso), todo hay que decirlo.

Cuando nos ponemos a dieta e investigamos un poquito, podemos encontrar multitud de dietas para adelgazar por internet.

Existen miles de ellas, cada una con su forma y filosofía. Ahora bien, una de ellas es algo especial: se trata de la dieta cetogénica o dieta baja en hidratos de carbono.

La particularidad de este tipo de dietas está en que no contamos calorías a la hora de adelgazar, sino que nos fijamos en la cantidad de hidratos de carbono que comemos a lo largo del día, manteniéndolos en niveles sumamente bajos y entrando en un estado que se llama “Cetosis“.

fases de la cetosis

¿Qué hace que perdamos peso con la dieta cetogénica?

Como decimos, la dieta cetogénica elimina casi por completo los hidratos de carbono, limitándose a consumir sólo una cantidad muy moderada de ellos, y en su mayoría en forma de verduras (hidratos de carbono fibrosos).

Cuando eliminamos los hidratos de carbono, también estamos eliminando la fuente primera de combustible del cuerpo: el azúcar. Así pues, el cuerpo se encuentra con que no tiene su fuente de energía primaria (que repetimos, son los hidratos de carbono) y empieza a quemar todo el azúcar que tenía de reserva. Este azúcar se encuentra en hígado y músculos.

Ahora bien, cuando ya termina de quemar ese azúcar de reserva, tiene que ingeniárselas para volver a sacar energía para poder subsistir. En este caso, utiliza la energía almacenada en la grasa (que es lo que queremos eliminar).

Por lo tanto, al eliminar por completo los hidratos de carbono de nuestra dieta, comenzamos a quemar grasa a las pocas horas. Es por ello que la dieta cetogénica es tan efectiva.

El poder depurador de la dieta cetogénica

Además, la dieta cetogénica es ideal para depurarse. Es una dieta extremadamente diurética, por lo que si te notas que estás reteniendo líquidos, te asegura una eliminación de éllos casi total.

Por todo eso, la dieta cetogénica es perfecta si en realidad quieres eliminar el peso que te sobra rápidamente. En algunos momentos de nuestra vida, nos sentimos realmente pesados e hinchados. Con la dieta cetogénica, esta sensación desaparecerá a los pocos días, pues la eliminación de líquidos retenidos es brutal y comenzarás a sentirte mejor en poco tiempo.

Deberás comer verduras, carnes, pescados y, por supuesto, alimentos con más grasa, como bacon, quesos, etc. Esto es lo bueno que tiene este tipo de dietas, que podrás comer cosas que antes no podías con tu dieta hipocalórica de toda la vida.

La pérdida semanal de peso con una dieta cetogénica es mayor que con una dieta hipocalórica. Además, la dieta cetogénica contiene un número elevado de proteínas, por lo que el catabolismo muscular será mínimo (no perderás músculo) y así evitarás a toda costa el efecto rebote.

Mi experiencia con estas dietas cetogénicas

Como os decía al principio del artículo, he probado varias dietas y he estado en cetosis durante mucho tiempo.

Al principio de todo se lleva bastante bien, pues comes cosas que te gustan y que normalmente no ingieres, como mayonesas, quesos grasos, mucha carne, salsas, etc. Ahora bien, esa “ilusión” inicial se va a la porra al tercer día, que es cuando empiezas a estar un poco harto de seguir comiendo siempre lo mismo.

A finales del segundo día y principios del tercero, era normal en mi empezar con dolores de cabeza. Estos dolores vienen provocados porque tu cuerpo está empezando a cambiar la forma de obtener energía, quemando las grasas que es lo que buscamos. En alguna ocasión he leído que asociaban ese dolor de cabeza a una especie de síndrome de abstinencia por los hidratos de carbono. Sea como sea, es molesto, pero pasa a los pocos días. Mientras tanto, pues se toma algún ibuprofeno y ya está.

Al quinto o sexto día las ganas de comer desaparecen por completo. Se entra en cetosis y tienes una sensación de saciedad durante todo el día. Es una sensación extraña y que realmente ayuda a seguir con la dieta, pero en mi caso en particular no quitaba para que a la hora de comer me deprimiese mucho por ver lo mismo una y otra vez en el plato.

Ahora bien, debo reconocer que estas dietas ayudan mucho a perder peso, y se pierde de forma extra rápida. No quiero quitarle méritos porque es así.

De todas formas, como he dicho en más de una ocasión, es imposible que pierda peso así porque no lo soporto. Prefiero llevar el ritmo que llevo ahora, quitándome cada semana de medio kilo a un kilo y haciendo las cosas bien y disfrutando de la vida, que sacrificarme de esa manera. Es mi forma de ver las cosas.

Espero que con el artículo os haya quedado un poco más claro todo este tema. Si tenéis alguna duda podéis dejarla en los comentarios :D

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 178: Si el calor te quita el hambre … Come !

Ayer hizo un día especialmente caluroso. No sé si os pasa lo mismo que a mi, pero estos calores muchos días me quitan el hambre.

Me cuesta horrores moverme porque me deja como “aplatanao”. Se me quitan las ganas de cocinar y hay días que me alimento a base de bocadillos, ensaladas y cosas que se preparan en 5 minutos.

Al igual que tengo días que me comería un caballo, hay otros que no me apetece nada comer, pero aún así hago de tripas corazón y como lo que debo. No quiero volver a caer en los errores del pasado y entrar de nuevo en lo que se llama tumba metabólica, así que tenemos que consumir las calorías que necesitamos diariamente, sea como sea.

De vez en cuando no pasa nada si te apetece comer o cenar cosas muy ligeras, como una ensalada de frutas, alguna tostada, un vaso de leche … pero no debe tomarse como una costumbre porque tu cuerpo no puede notar la falta de calorías (y eso ocurre cuando llevamos una dieta muy estricta por mucho tiempo, recordad lo que me pasó a mi al principio de la dieta).

Menú

  • Desayuno: Café y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Tostadas con aceite y jamón de York (400 kcal).
  • Comida: Plato de arroz con pollo y verduras (800 kcal).
  • Merienda: Fruta (100 kcal).
  • Cena: Emperador a la plancha (300 kcal) y un yogur (100 kcal).

Total del día = 2000 kcal.

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Cómo eliminar líquidos en un solo día

En alguna ocasión te has sentido pesado, hinchado y con poca energía. A mi desde luego me pasaba mucho antes de empezar el blog, donde entre semana intentaba cuidarme, pero los fines de semana comía lo que se me antojaba sin mesura alguna.

Al llegar el lunes, la ropa me apretaba, y si me subía a la báscula veía que podía haber “engordado” 4 kilos desde el viernes sin ningún problema. Claro, todo eso no es grasa ni mucho menos, la gran mayoría de ese peso son líquidos.

También hay otros factores que pueden favorecer la retención de líquidos, como el calor, la menstruación … pero en realidad nos dá igual: queremos eliminar líquidos como sea, para sentirnos bien con nosotros mismos y para sentir esa sensación de ligereza y bienestar que teníamos antes.

Afortunadamente, para eliminar líquidos existen varios remedios que nos van a ir estupendamente. Estos remedios son naturales y no van a suponer ningún riesgo para nuestra salud, sino todo lo contrario. Una vez los pongas en práctica, notarás cómo empezarás a ir al aseo más asiduamente y en cuestión de horas te notarás mucho más deshinchado y ligero.

Eso sí, debes seguir estos consejos para eliminar líquidos durante el tiempo necesario hasta que te encuentres bien y sobre todo no hagas el tonto como lo hacía yo y evita cometer esas situaciones que lo único que hacen es perjudicarte a corto y medio plazo.

eliminando liquidos rapidamente

Primer consejo: Para eliminar líquido, bebe mucho líquido

Aunque suene contradictorio, necesitas hidratarte bien para eliminar el líquido que tienes retenido. Bebe agua, infusiones con sacarina … lo suficiente como para estar bien hidratado todo el día.

Beber la suficiente cantidad de agua revitalizará tus riñones y éstos comenzarán a trabajar adecuadamente, expulsando todas las sustancias tóxicas y líquidos innecesarios de tu cuerpo.

Así pues, hazte a la idea y ten siempre una botella de agua cerca de tí. Ve dando pequeños sorbos a lo largo del día. Si te cansas de beber siempre agua, puedes hacerte infusiones (infusiones de cola de caballo funcionan muy bien) o incluso tomarte un vasito o dos de coca cola light, que también hidrata y refresca.

Segundo consejo: Intenta cocinar sin sal

La sal retiene líquidos, por eso es mejor que cocines sin ella hasta que te encuentres bien.

De todas maneras, si eres una persona que tiene bien la tensión y nunca has tenido problemas cardiovasculares, cocinar con un poquito de sal no va a hacer que estés hinchado todo el día, así que esta solución aplícala si en realidad necesitas eliminar líquidos de forma brusca y rápida.

Tercer consejo: Masajes y ejercicio

Date una ducha con agua caliente y, una vez enjabonado, date un masaje por todo el cuerpo, dedicando especialmente atención en la barriga y en las piernas.

El masajear zonas donde se es propenso a almacenar líquidos hace que esos líquidos se movilicen, así que ayudarás a que se eliminen de forma natural si realizas ese masaje.

También es necesario que salgas a la calle y des un largo paseo. Mover el cuerpo ayuda a eliminar líquidos, por lo que te aconsejamos que planifiques una ruta y te ciñas a ella. Piensa que estás eliminando líquidos, así que si en esa ruta puedes hacer un alto en algún bar para entrar al aseo, mejor que mejor.

Cuarto consejo: Cuida la alimentación

Si de verdad quieres eliminar líquidos de forma rápida, una dieta cetogénica puede hacer mucho por ello (ojo, este tipo de dietas no son ni mucho menos mis favoritas, de hecho las aborrezco y no las recomiendo, pero reconozco que si las sigues durante un par de días son altamente diuréticas y no van a dañarte). Si no te animas a seguir una dieta cetogénica, puedes cuidar la alimentación, comiendo frutas y verduras a la hora de la cena, las cuales tienen mucha agua y fibra que te ayudará a ir al aseo.

Cuidar la alimentación es fundamental para eliminar líquidos, de hecho es el 80% del éxito en esta tarea. Sobre todo, cuida la cena, pues es la comida donde más grasa (y líquidos) podemos acumular si no hacemos las cosas bien.

Siguiendo estos 4 consejos, te aseguro que la pérdida de líquido va a ser rápida y tu salud no se va a ver comprometida. En unos pocos días (incluso te puedo asegurar que en muchos casos sólo deberás hacerlo 1 solo día) volverás a sentirte bien contigo mismo y esa sensación de pesadez desaparecerá.

Una última advertencia para que quede claro

Estos consejos son los que utilizaba yo para sentirme bien en un tiempo récord. Los seguía durante uno o dos días como mucho, y realmente se notaba la pérdida de peso y la eliminación de líquidos.

Los tres primeros consejos te recomiendo que los sigas y notarás sus resultados. El cuarto os aseguro que no os va a hacer daño (el de seguir una dieta baja en hidratos de carbono durante dos días o así), pero os repito que no es la mejor opción bajo mi punto de vista.

Quería ser sincero con vosotros y explicaros qué hacía en un pasado para eliminar esos molestos líquidos. Desde luego que funcionaban de maravilla, pero sobre todo intentad evitar como sea esos atracones de comida de los fines de semana, porque realmente ahora me doy cuenta de las tonterías que hacía comiendo sin moderación.

Si tienes algún truco más estaría muy bien que lo compartieses en los comentarios :)

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Día 177: ¿Platos de pasta de 1200 kcal?

Sí, ayer me comí un hermoso plato de pasta que rondaba las 1200 kcal, y afirmo con rotundidad que estando a dieta se puede uno comer un plato así sin ningún problema.

En alguna ocasión he sido criticado por hacer algo así, pero nadie se para a pensar por qué puedo comer un plato de spaghettis con tantas calorías, y si lo compenso de alguna manera.

¿Que son muchas calorías para una sola comida? Probablemente. ¿Que hay opciones mejores? Sí, las hay. ¿Que de vez en cuando apetece hacer algo así y saltarse un poco todas las normas? Creo que no te sorprenderás cuando digo que sí, y seguro que me comprendes muy bien si estás a dieta.

Ahora bien, ¿por qué hice algo así? Pues porque se puede hacer sin problemas, siempre y cuando controles lo que comas el resto del día. Os pongo el menú:

Menú

  • Desayuno: Café con leche y galletas (300 kcal).
  • Almuerzo: Fruta (100 kcal).
  • Comida: Ese plato de pasta (1200 kcal).
  • Merienda: Batido de proteínas con agua (50 kcal).
  • Cena: Ensalada con pechuga de pollo (400 kcal).

Total del día = 2050 kcal.

Entra dentro de mis necesidades calóricas sin ningún problema. Durante el día he comido fruta, verdura y proteínas, en una cantidad correcta. ¿Por qué no poder comer un plato tan calórico de vez en cuando? A veces todo no es tan perfecto como desearíamos, y hay que adaptarse a las circunstancias !

Así que si tienes algún plato favorito y te gustaría ponerte tibio comiendo, calcula bien las calorías que tiene (sin engañarte, esto es lo más importante), y come la cantidad que creas oportuna, pero no olvides compensarlo con el resto del día y siendo muy meticuloso, sino estarás metiendo la pata hasta el fondo !

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

¿La cerveza engorda? ¿Puedo tomarla estando a dieta?

Nunca he sido muy apasionado de la cerveza y las bebidas alcohólicas, pero reconozco que con el calor muchas veces apetece tomarse una cervecita fresquita en algún momento.

Ahora bien, una de las preguntas más frecuentes que se suele hacer la gente cuando está a dieta es, ¿la cerveza engorda? Os puedo asegurar que la cerveza tiene un valor calórico reducido y no engorda tanto como se cree.

Como todo en esta vida, el secreto está en saber controlarse, así que la cerveza consumida moderadamente no engorda.

Composición de la cerveza

La cerveza es una bebida natural, tiene pocas calorías, no contiene grasas saturadas, ni azúcares y sí una cantidad importante de hidratos de carbono, vitaminas y proteínas. Se tienen evidencias científicas de que esta tiene efectos beneficiosos para la salud. La cerveza tiene tan sólo 43 calorías por 100ml, es decir, unas 90 calorías por caña, menos que muchos refrescos que habitualmente tomamos en sustitución de la cerveza, ya que pensamos que engorda menos.

¿Que te apetece ir al bar a tomarte una caña? No hay problema, pero ten cuidado sobre todo con el aperitivo que te ponen al lado, porque ese sí que generalmente suele estar plagado de calorías que no contamos, o que simplemente creemos que no es para tanto. Tomar la costumbre de hacer algo así puede fastidiarnos completamente el día, ya que estaremos ingiriendo más calorías de las que realmente necesitamos.

Sin duda alguna, el consumo de cerveza moderado no tiene nada que ver con la obesidad. Está claro que no puedes beber litros y litros (ya no por las calorías que contiene, sino por todo el alcohol que ingerirías), por lo que si estás a dieta, puedes tomarte un bote perfectamente cada día.

cerveza engorda

Cerveza y barriga

Otro de los mitos que suele haber es el tema de la “barriga cervecera”. Hay algo que quiero dejar claro: La cerveza no crea ese tipo de barrigas. Esas barrigas son fruto de muchos años de descuidarse y comer y beber cosas muy calóricas.

Si una persona pasa el día bebiendo cerveza y no cuidando su alimentación, aparecerá una barriga bien hermosa con el paso del tiempo, pero la cerveza en si no será la responsable de tal aparición.

Así pues, puedes beber cerveza con moderación sin miedo a que aparezca esa curva cervecera tan antiestética.

Beneficios que aporta la cerveza

Entre los múltiples beneficios para la salud que aporta la cerveza, podemos destacar:

  • Es una bebida muy diurética, principalmente por el bajo contenido en sodio, así que evitaremos la retención de líquidos.
  • Tiene una gran cantidad de silicio, que viene de perlas para las mujeres porque previene la osteoporosis y la osteopenia. También es un componente fundamental para luchar contra la enfermedad del Alzheimer.
  • Si sufres de estreñimiento la cerveza puede ayudarte a mejorar el tránsito (y por lo tanto disminuye la incidencia de padecer cáncer de colon).
  • Ayuda a mejorar la anemia, ya que es rica en multitud de vitaminas tales como la B y C, además de minerales.
  • La cerveza aumenta la producción de colesterol bueno (el de alta densidad) y regula la coagulación sanguínea, por lo que es excelente para la prevención de infartos de miocardio.
  • Al tener un 95% de agua, es un buen rehidratante, por lo que puedes tomarlo después del ejercicio físico sin problemas (yo también me he quedado sorprendido la verdad).
  • El consumo moderado de alcohol hace que nuestro cuerpo funcione de forma diferente, reduciendo la proporción de grasa. El alcohol produce un efecto represivo sobre el metabolismo de la grasa, reduciendo la grasa y ayudando a regular la presión arterial.

Como véis, una cervecita al día no nos va a hacer ningún daño y además es suficiente para aprovecharnos de sus beneficios. Si de todas formas, te apetece tomar más de esa cantidad, puedes tomarla sin alcohol (pero tampoco abuses, y no olvides contar las calorías que tiene).

Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook